Información Gral

Una multitud atacó un hospital y ayudó a huir a 17 pacientes con ébola

Fue en un barrio pobre de Monrovia, la capital de Liberia. Los internados estaban en aislamiento. Temen que los evadidos contagien ahora a más personas, informó ayer el diario Front Page Africa.

Lunes 18 de Agosto de 2014

Una multitud enfervorizada atacó anteayer un hospital en un barrio pobre de la capital de Liberia, Monrovia, y ayudó a huir a 17 pacientes con ébola que estaban en aislamiento, informó ayer el diario Front Page Africa.

Entre los pacientes hay casos sospechosos pero también confirmados de la enfermedad y ahora se teme que contagien a más personas.

En la barriada de West Point, en la que ocurrió el incidente, viven unas 75 mil personas y se encuentra muy cerca del centro de la ciudad.

El Ministerio de Sanidad había anunciado previamente su intención de poner en cuarentena todo el barrio para evitar que los habitantes se trasladaran a otras zonas, lo que enfureció a los residentes.

"Llevaremos alimentos y otros productos a West Point antes de que las medidas entren en vigor", señalaron las autoridades, pero eso no tranquilizó a los ciudadanos.

"Originalmente había 29 pacientes en la unidad de aislamiento del hospital, pero en los últimos días murieron diez de ellos y otros dos huyeron", informó el diario en base a datos de un enfermero.

Liberia, en el oeste de Africa, es uno de los países más afectados por la epidemia. Más de 400 personas murieron en el país a causa del virus, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Mientras tanto, en Nigeria "una médica que se había contagiado con el virus hace varias semanas se curó y recibió el alta del hospital de Lagos: ahora podrá continuar con su vida normal", informó el ministro de Salud, Onyebuchi Chukwu, en la noche del sábado. Otros cinco de los 12 infectados en total en el país también están mejorando y están "casi curados", aseguró el ministro.

Todos los casos de ébola registrados en Nigeria proceden de un asesor del gobierno liberiano que a finales de julio viajó a Lagos y que se desmayó en el aeropuerto de la ciudad con síntomas de la enfermedad. Poco después murió en cuarentena, pero antes contagió a varias personas, tres de las cuales han muerto.

"En total 189 personas están bajo observación en el país, pero hasta ahora ninguna mostró signos de la enfermedad", según Chukwu.

Por su parte, Kenia prohibió la entrada a su territorio a ciudadanos de los países afectados por el ébola. La medida entrará en vigor mañana, informó el Ministerio de Salud, y afectará sobre todo a viajeros aéreos desde Sierra Leona, Liberia y Guinea. La aerolínea local Kenya Airways anunció que también suspenderá sus viejos a esos países a partir de mañana. Hace unos días la OMS había alertado del alto riesgo de que el brote pase a Kenia, cuyo aeropuerto de Nairobi es un nudo importante del tráfico aéreo regional. Los primeros casos de ébola se confirmaron en marzo en Guinea aunque se cree que ya hubo personas que enfermaron en diciembre. La epidemia se extendió rápidamente a Liberia y Sierra Leona y desde hace unas semanas afecta a Nigeria. Hasta el miércoles pasado, la OMS contabilizaba más de 1.100 muertos y más de 2.100 casos sospechosos y confirmados.

En España surgió un caso sospechoso pero las autoridades confirmaron ayer que no tiene el virus, en base a las pruebas que se le realizaron el viernes. El paciente, de nacionalidad nigeriana, había acudido al área de Urgencias de un hospital de la ciudad de Alicante (sureste) con síntomas propios del ébola como fiebre alta, malestar, vómitos y hemorragias y fue ingresado en una planta de aislamiento. La primera víctima española por el virus fue el sacerdote Miguel Pajares, de 75 años. Fue repatriado el pasado 7 de agosto desde Liberia tras contagiarse allí en un hospital donde trabajaba con una ONG. Murió en un hospital de Madrid cinco días después.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS