Información Gral

Un marido infiel provocó la "destrucción de su familia" y deberá indemnizar a su ex mujer

La Justicia dispuso que un marido infiel que provocó la “destrucción de una familia” deberá indemnizar con 20 mil pesos a su ex esposa por haberla engañado con otra mujer, a la que calificó como una mera aventura pero con la cual, según determinaron las investigaciones, había llegado a tener un hijo.

Martes 22 de Julio de 2008

Buenos Aires.- La Justicia dispuso que un marido infiel que provocó la “destrucción de una familia” deberá indemnizar con 20 mil pesos a su ex esposa por haberla engañado con otra mujer, a la que calificó como una mera aventura pero con la cual, según determinaron las investigaciones, había llegado a tener un hijo, indicaron fuentes judiciales.

La resolución fue adoptada por la Sala E de la Cámara Civil  porteña, en el marco de un divorcio en el que la mujer reclamó una  indemnización por el daño que le produjo la relación que su esposo mantenía en secreto con otra mujer.

Los camaristas Mario Calatayud, Juan Carlos G. Dupuis y Fernando Racimo determinaron que “se destruyó la confianza y se faltó el respeto al inocente”, provocando “un dolor punzante que llevó a  la destrucción de una familia”, y establecieron un resarcimiento de 20 mil pesos, indicaron las fuentes.

En su resolución, los jueces señalaron que el sujeto le  presentó a dos hijos suyos la supuesta amante, que vivía en Brasil, pero  les aclaró que se trataba sólo de una aventura.

“En el caso del daño moral en el divorcio justifica su procedencia en ciertas hipótesis en que se hubiera violado el deber de  fidelidad, sea en público o sin el recato propio de la intimidad. Y en el caso (...) ello sucedió. Baste señalar la actitud del  marido, quien en Brasil pretendió relativizar la situación, señalándoles a sus propios hijos que la mujer que él mismo les presentó se  trataba de una aventura, cuando su relación continúa al día de hoy”, sostiene el fallo.

De acuerdo a la resolución, se probó que el hombre mantenía una relación estable con su amante, ya que luego de la separación tuvo un hijo con ella, le extendió diversas tarjetas de crédito a su nombre y la afilió a una empresa de medicina prepaga.

El hombre intentó neutralizar el alegado daño moral que esgrimió la esposa y sostuvo que el matrimonio “no se rompió  afectivamente a raíz de la aparición de una tercera persona”, sino por otro tema personal y por una supuesta relación sentimental que habría  tenido su mujer con posterioridad a la separación.

Según entendieron los jueces, el hombre violó el deber de fidelidad y ello causó un daño a su esposa, a quien lastimó en su  “honor” y cuando “le debía la mayor de la consideraciones”.

“El que causa un daño, cualquiera sea su entidad, debe repararlo. Es que para mí, con especial referencia al adulterio, que es la situación aquí planteada, y que constituye una de las mayores injurias, el daño moral que sufre el cónyuge inocente queda  configurado con independencia de la mayor o menor publicidad que tenga el hecho ilícito”, enfatizó uno de los camaristas.

Para los jueces, en este caso puntual “se destruyó la  confianza y se faltó el respeto al inocente”, provocando “un dolor  punzante que llevó a la destrucción de una familia”.

En primera instancia la demanda de la mujer, que pretendía la suma de 100.000 pesos, fue rechazada, pero ahora la Cámara, con el voto de los jueces Mario Calatayud, Juan Carlos G. Dupuis y  Fernando Racimo, revocó esa decisión y fijó un resarcimiento de 20 mil pesos. (DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario