Información Gral

Ultimo ejercicio de los aviones Mirage antes de ser dados de baja

Tras 43 años de servicio los cazas de diseño francés y sus versiones mejoradas en Israel serán radiados el viernes 11. Los usaron en Malvinas.

Viernes 04 de Septiembre de 2015

Los aviones de combate Mirage iniciaron ayer una maniobra militar durante una semana en la provincia de Santa Cruz en lo que será su última participación operativa, ya que a fin de año serán dados de baja tras 43 años de servicio.
  Considerados la “columna vertebral de la defensa aérea” del país hace 40 años, estos cazabombarderos e interceptores de diseño francés no serán reemplazados este año por alguna otra aeronave similar, a pesar de que estaba previsto en el presupuesto 2014 elaborado por el gobierno.
  La Fuerza Aérea informó que “en cumplimiento del plan anual de ejercitaciones”, comenzó el ejercicio Ariete, que se desarrollará hasta el viernes 11 en la base aérea militar de Río Gallegos.
  “El último operativo de los aviones Mirage”, destacó la aeronáutica militar a través de un comunicado en referencia a las ejercitaciones en el sur del país.
  Se explicó que esta operación es “de vital importancia para adiestrar, alistar y mantener a las tripulaciones de los diversos sistemas intervinientes, en la concreción de maniobras aéreas bajo condiciones meteorológicas extremas y sobre terrenos que presentan particulares características, típicos de la zona austral”.
  Los Mirage, que tienen sus base en la VI Brigada Aérea de Tandil, realizarán misiones de adiestramiento en tácticas de combate aire-aire y de navegaciones tácticas aire-suelo, se indicó oficialmente, aunque no se especificó la cantidad de cazas operativos ni su nivel de alistamiento mínimo para concretar tales maniobras.
  El ejercicio Ariete adquiere un “cariz trascendente e histórico para la Fuerza Aérea, ya que significa la despedida operativa del sistema Mirage, tras prestar 43 años de servicio ininterrumpido en la Argentina”, recalcó la Fuerza Aérea.
  Estas aeronaves concretaron más de 131 mil horas de vuelo y tuvieron activa y trascendente participación en la guerra de Malvinas, que fue el bautismo de fuego para esa fuerza.
  La Fuerza Aérea Argentina adquirió estos aviones de combate a principios de la década de 1970. Los primeros cazas franceses fueron ensamblados en la base aérea Mariano Moreno, aledaña a la base de Morón, asiento de la VII Brigada Aérea. Según el gobierno, en la VI Base Aérea de Tandil, hay en la actualidad una dotación de 14 Mirage-5 y 11 Mirage-III.
  La mayoría de estas 25 aeronaves en los últimos años no estuvieron en condiciones de operar, por lo cual se decidió su desprogramación como sistema de arma.
  Estos cazas alcanzaban una velocidad máxima de 2.217 kilómetros por hora (Mach 2.1) a 12.200 metros de altura. No serán suplantados por otra aeronave de similares características de combate para a defensa aérea nacional.
  En el presupuesto 2014 que había elevado al Parlamento en septiembre de 2013 el entonces jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, se mencionaba en el folio 115 que “en el ámbito de la Fuerza Aérea se preveía la incorporación del Mirage-1, que reemplaza al sistema Mirage III, en proceso de desprogramación”
  Esos Mirage-1 pertenecían al Ejército del Aire de España de caza y ataque de tercera generación, diseñado y construido por la empresa francesa Dassault Aviation.
  Sin embargo, no se concretó la adquisición de esos aviones y luego trascendió que había intereses por los aviones multipropósito israelíes Kfir Block 60, por el caza polivalente chino J-10 y por el jet de combate Gripen de la empresa sueca Saab. Brasil comprará 36 de estos últimos cazas.
  Para mantener operable la VI Brigada Aérea de Tandil, trasladarán algunos aviones Pampa, cuyo destino original es Mendoza.
  El FMA IA-63 Pampa (Instituto Aerotécnico modelo 63) es un avión de entrenamiento biplaza con capacidades de combate fabricado en Argentina en Córdoba con la asistencia de la empresa alemana Dornier Flugzeugwerke de Alemania.
  El Pampa es un desarrollo del Dassault/Dornier Alpha Jet de 1980. Se han construido 20 ejemplares incluyendo varios prototipos. Es un avión de entrenamiento y ataque a tierra liviano monomotor (turbina Garret estadounidense) biplaza en tándem de ala alta. Mide 10,9 metros de largo y tiene una envergadura de 9,7 metros. Su peso vacío es de 2.820 kilos y tiene una velocidad máxima de 990 kilómetros por hora, con un alcance de 2.700 kilómetros. Puede ser armado con cañones de 30 milímetros, bombas, cohetes y misiles.
      Argentina entonces pierde su principal plataforma de caza al radiar a los Mirage en sus distintas versiones.
     En la categoría de aviones caza quedan cuatro A4R asentados en San Luis, de los cuales dos están en servicio; 34 Pucará en Reconquista (Santa Fe), con unos 20 en servicio;  27 entrenadores Tucano y otros 19 Pampa.

El desempeño de esas naves en la guerra

El 1 de mayo de 1982 tuvo lugar el bautismo de fuego de la Fuerza Aérea en la primera jornada de ataques a las fuerzas inglesas. En esa acción, los escuadrones de Dagger (la versión israelí de los Mirage) completaron 13 salidas.
  La Fuerza Aérea perdió 55 hombres en la contienda, de los cuales 29 eran pilotos, 12 integraban tripulaciones de vuelo y 14 de tripulaciones de tierra. Además, Aviación de Ejército perdió seis efectivos y la Aviación de la Armada cuatro.
  Por otra parte, las pérdidas de aeronaves de la Fuerza Aérea en combate en las islas asciende a 47: 10 Douglas A-4B Skyhawk, 9 Douglas A-4C Skyhawk, 2 Mirage M-III EA, 11 IAI M-5 Dagger, 2 bombarderos Canberra, 13 Pucará, un carguero cuatrimotor C-130 Hércules, un avión ejecutivo Learjet 35A.
  Deben sumarse además los aparatos que se perdieron por accidentes operativos o por haber quedado en las islas y que fueron capturados después del cese de fuego: 11 Pucará y 2 helicópteros Bell 212.
  Los escuadrones de Dagger completaron 115 salidas de combate, en las que fueron derribados once aviones. Los pilotos de Dagger que perdieron la vida en los ataques son el primer teniente José Ardiles, y los tenientes Juan Bernhardt, Pedro Bean, Héctor Volponi y Carlos Castillo.
      A pesar de las evidentes desventajas de los Dagger argentinos en el combate aire aire contra los Sea Harriers ingleses, la Fuerza Aérea se adjudica al menos el derribo de uno de esos cazas.
      Gran Bretaña perdió 13 Sea Harriers y una veintena de helicópteros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS