Información Gral

Taxistas porteños apedrearon las oficinas donde se inscriben los choferes de Uber

Unas siete mil personas se postularon como "conductores asociados" para la futura implementación del servicio. "Son ladrones", gritaba un grupo de indignados taxistas.

Lunes 28 de Marzo de 2016

Choferes de taxis porteños, que se oponene a la instalación de Uber en Argentina, se acercaron hasta el edificio donde la empresa entrevistaba a eventuales choferes asociados y no sólo gritaron e insultaron a empleados y postulantes sino que hasta arrojaron algunas piedras.

En un hotel de Avenida de Mayo, Uber (que tiene su servicio funcionando en 400 ciudades de de 63 países) dio sus primeros pasos en Argentina. Tras lanzar la convocatoria oficial por Twitter, siete mil personas se inscribieron el primer día para solicitar ser "conductor asociado" de la empresa.

Los taxistas se agruparon rápidamente ante la novedad y un grupo incluso se presentó en las oficinas del hotel Castelar, en avenida de Mayo 1100, para arrojar piedras, insultar al servicio y emprender también contra los choferes que quieren sumarse. "Son ladrones", gritaban algunos, enfurecidos ante la gran convocatoria de Uber.

A la convocatoria fueron muchas personas, todos ellos hombres, muchos de los cuales fueron taxistas o remiseros, con un promedio de edad de 50 años.

Por su parte, el secretario general del Sindicato de Peones de Taxis de Buenos Aires, Omar Viviani, manifestó su rechazo al nuevo sistema de viajes particulares y advirtió que no dejarán que Uber se instale “bajo ningún concepto”.

“Como esto es todo tecnología, ahora han contratado algunos CEO para ver si arman el servicio. Pero con nosotros van a tener inconvenientes porque no lo vamos a permitir”, señaló el dirigente.

En declaraciones radiales, Viviani anticipó que el 6 de abril próximo los taxistas realizarán una asamblea en el gremio, en la que se declararán en “estado de alerta y movilización”.

Según comentó, “las empresas de radiotaxi tienen aplicaciones que han hecho ellos mismos. Es decir que si usted quiere, con una aplicación solicitar un auto en cualquier esquina de la Ciudad de Buenos Aires, usted lo puede hacer. Acá lo que quieren es desregular todo el sistema”.

Viviani aseguró, asimismo, que “el gobierno nacional está en contra de esto que propone Uber. De hecho, hay una ley en la Ciudad de Buenos Aires que prohíbe la instalación de cualquier sistema que no sea por radiotaxi”.

Por su parte, la gerente de Comunicación de Uber para América Latina, Rocío Paniagua, destacó que el lanzamiento de Uber en Buenos Aires “es inminente, porque es la gran ciudad de América Latina en la que no tenemos presencia todavía”.

“Es un mercado en el que tenemos grandes expectativas, porque sabemos que hay muchas necesidades de movilidad, por ser una ciudad grande”, enfatizó.

Paniagua explicó que Uber “conecta a una persona que requiere un servicio de transporte privado con otra que se lo puede ofrecer. Es como un Mercado Libre, pero de transporte”.

“La manera de pedir un Uber es mediante una aplicación de teléfono celular, a través de la cual la persona se debe registrar con una cuenta de correo, una tarjeta de crédito, y listo”, añadió.

Y reconoció que “como es un modelo completamente nuevo y distinto de lo que existe, esperamos que haya un poquito de resistencia” cada vez que la empresa decide instalarse en determinada ciudad.

Cómo funciona

El sistema se basa en el carpooling (un sistema para que varios pasajeros compartan autos) pero que en este caso no es gratuito, sino que conecta a personas que precisan viajar con conductores particulares que se asocian a Uber y cobran por el servicio.

De todas formas, las tarifas son más bajas que las de los taxis tradicionales y ese es uno de los puntos en los que la compañía basa su expansión.

El sistema usa la ubicación GPS del teléfono y la de los conductores disponibles, y a través de la conectividad con internet asigna automáticamente al auto más cercano. Para ser parte de la empresa, los conductores no precisan tener pagar la licencia de taxi, como ocurre con el servicio convencional.

Quien precisa el viaje, solo necesita indicar el punto de partida y llegada, y el sistema muestra un costo estimado.

Otra de las ventajas que publicita la compañía en su sitio web es que Uber no requiere el manejo de dinero efectivo, ya que se paga con una tarjeta de crédito que se ingresa en la aplicación. En algunas ciudades también permite pagos en efectivo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario