Información Gral

Rusia ofrece ayuda militar al cuestionado presidente de la vecina Bielorrusia

Masivas manifestaciones rechazan las dudosas elecciones de hace una semana, que dieron ganador a Lukashenko, en el poder desde 1994.

Lunes 17 de Agosto de 2020

Rusia anunció que "estaba lista para ofrecer ayuda militar si fuera necesaria" al cuestionado presidente de Bielorrusia Alexander Lukashenko, mientras los manifestantes realizaban ayer una de las mayores protestas contra la última reelección del autócrata. Las últimas elecciones, del domingo 9 de agosto dieron a Lukashenko, un ex comunista en el poder desde 1994, otro mandato. Pero las sospechas de fraude se multiplicaron, y la Unión Europea y otros organismos internacionales no han reconocido la legitimidad del resultado. Tampoco lo han hecho países vecinos de Bielorrusia, salvo Rusia. Para Rusia, que mantiene una relación ambivalente con Lukashenko, Bielorrusia es una pieza estratégica en la confrontación geopolítica con Occidente. Vladimir Putin teme que se repita lo sucedido en 2014 en Ucrania, cuando un presidente autoritario aliado del Kremlin fue derrocado por una revolución popular y se abrió paso a un nuevo gobierno proeuropeo. Putin reaccionó desencadenando una guerra en la parte oriental de Ucrania, que aún hoy se mantiene en estado latente. Ahora, la sombra de una nueva intervención militar rusa sobrevuela sobre Bielorrusia.

Al menos dos manifestantes han sido asesinados y miles han sido detenidos en la represión de multitudinarias marchas opositoras desde las elecciones del 9 de agosto. Es un hecho que en Bielorrusia hay hartazgo con Lukashenko, llamado "el último dictador de Europa" y una pieza clave en el juego de ajedrez regional de Putin. Lukashenko cita los resultados oficiales que le dieron un poco más del 80 por ciento de los votos. Pero la credibilidad de estos resultados dentro y fuera del país es casi nula.

El Kremlin comunicó que Putin le dijo a Lukashenko que Rusia "estaba dispuesta a ayudar a Bielorrusia" de acuerdo con un pacto militar colectivo "si fuera necesario" y que "el país estaba siendo sometido a presiones externas". Ayer el gobierno organizó una manifestación a favor del presidente en el centro de Minsk, la capital. Fue la primera desde las elecciones. Ante un público de escasas 4.000 personas según medios independientes, Lukashenko denunció que "las tropas de la Otán están a nuestras puertas. Lituania, Letonia, Polonia y Ucrania nos ordenan celebrar nuevas elecciones", añadiendo que Bielorrusia "moriría como Estado" si se celebraran nuevas comicios. Los seguidores del autócrata eran empleados públicos llevados de todo el país en trenes y autobuses. El contraste con la enorme manifestación opositora de pocas horas antes fue muy grande. Sviatlana Tsikhanouskaya, líder de la oposición, convocó a una gran "Marcha de la Libertad" en Minsk.La manifestación fue la más masiva desde las cuestionadas elecciones, en las que la dirigente opositora habría sido derrotada por Lukashenko. Asimismo, hay señales de descomposición en el régimen de Lukashenko. Igor Leshchenya, el embajador de Bielorrusia en Eslovaquia, declaró su solidaridad con los manifestantes en un video. Otros funcionarios, incluyendo policías y personal de la televisión estatal, también han salido en apoyo de las protestas.

Putin ha tenido una relación problemática con Lukashenko, pero no olvida que Bielorrusia alberga los ductos que llevan las exportaciones de energía rusa a Europa Occidental. En términos militares, Rusia la ve como una zona "buffer" o de amortiguación ante la Otán.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario