Información Gral

Por qué no funcionan los celulares en Argentina es una preocupación que traspasa fronteras

Un informe de la BBC Mundo revela que hay 62 millones de líneas en servicio pero que el espectro radioléctrico es el más bajo de la región, incluso no hay redes de cuarta generación, las 4G.

Martes 16 de Septiembre de 2014

Hablar por celular en Argentina es una odisea porque las comunicaciones se cortan, algo que puede corroborar cualquier habitante y que llama la atención de otros países que tienen vínculos intensos con el país.

El sitio BBC Mundo ha realizado un detallado informe que hoy recorre el mundo en el que se desarrollan las razones por las que Argentina a pesar de ser el primer país de América Latina en lograr el 100% de penetración de la telefonía celular, es decir tantos móviles como habitantes, no se condice con la posibilidad de establecer realmente la comunicación.

"Hoy esa cifra sigue creciendo: con una población de 40 millones hay 62 millones de líneas en servicio. Sin embargo, tener un teléfono y poder usarlo son dos cosas muy diferentes. Cualquiera que haya querido llamar a alguien a un celular en Argentina habrá notado lo difícil que es comunicarse", afirma.
 
Los expertos señalan que los motivos son múltiples, pero uno de los principales es la escasa cantidad de espectro radioeléctrico en uso, la cifra más baja de la región, según los parámetros de la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT).
 
"A pesar de que la demanda de la telefonía celular se multiplicó en los últimos años, el Estado argentino no ha otorgado espectro nuevo para comunicaciones desde 1998", le dijo a BBC Mundo el experto en telecomunicaciones Enrique Carrier, de la consultora argentina Carrier y Asociados.
 
Este es el motivo por el cual Argentina es uno de los únicos países de la región que aún no tiene redes celulares de cuarta generación, o 4G, como se las conoce.
 
Pero esa no es la única restricción que padecen los usuarios de celulares argentinos ya que también hay un uso limitado de la tecnología anterior, el 3G.
 
Es que desde 2008 el Estado tiene reservado, sin uso, el 25% del espectro del 3G, lo que significa que los clientes de las tres principales empresas de telefonía celular del país, Movistar, Personal y Claro, solo pueden utilizar el 75% de las frecuencias, lo que ha hecho colapsar los servicios móviles.
 
En ese sentido, el informe aseguira que la buena noticia para los usuarios argentinos es que la situación debería mejorar pronto: el Estado licitará en noviembre el espectro 3G ocioso y también las frecuencias necesarias para desplegar la tecnología 4G.
 
Según Carrier, hubo una mezcla de "dejadez" y de presiones políticas y económicas por parte de los grupos interesados en participar en este millonario negocio, que retrasaron el proceso.
 
"No queremos generar monopolios", justificó De Vido, quien anunció que el gobierno usaría esas frecuencias para crear una empresa estatal de telefonía móvil, que se llamaría Libre.ar, aunque finalmente no se concretó.
 
Pero a pesar del anuncio, realizado oficialmente por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner durante un acto en diciembre de 2012, lo cierto es que pasaron los años y la empresa estatal nunca se lanzó.
 
Así, mientras la cantidad de líneas se multiplicaba por ocho en una década, las redes radioeléctricas no sólo siguieron siendo las mismas que había en el siglo XX, sino que había un 25% menos.
 
Finalmente, en mayo de este año, De Vido, el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el secretario de Comunicaciones, Norberto Berner, anunciaron que se licitará las frecuencias de 4G y las restantes de 3G que siguen sin uso.
 
 
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario