Información Gral

Murió un chico que contrajo rabia luego de ser mordido por un perro

Un chico de 8 años que contrajo rabia al ser mordido por un perro falleció ayer a la tarde tras permanecer internado con muerte cerebral en el Hospital de Niños Héctor Quintana, en Jujuy, según precisó el ministro de Salud de esa provincia, Víctor Urbani. El niño, que había sido mordido por un perro el 23 de abril pasado e internado el 29 de junio...

Miércoles 23 de Julio de 2008

Un chico de 8 años que contrajo rabia al ser mordido por un perro falleció ayer a la tarde tras permanecer internado con muerte cerebral en el Hospital de Niños Héctor Quintana, en Jujuy, según precisó el ministro de Salud de esa provincia, Víctor Urbani.

  El niño, que había sido mordido por un perro el 23 de abril pasado e internado el 29 de junio, murió pasadas las 16 en el centro médico, y ahora una muestra de su tejido cerebral será enviada al Instituto de Zoonosis Luis Pasteur para definir la causa de muerte.

  Mientras tanto, la cartera sanitaria inició una investigación administrativa para determinar si hubo responsabilidad por parte del centro médico por no garantizar el tratamiento de diez vacunas diarias y que nunca les fueron aplicadas al niño, según confirmó el ministro.

 

No siguió el tratamiento. "El chico tenía indicaciones de vacuna por ser menor y por haber sido mordido. Se lo suturó, se le dieron antibióticos y la antitetánica. Su familia fue citada para la vacunación antirrábica y no concurrió; es una familia humilde y el sistema de salud lo sabe y tenía que intervenir", indicó Urbani, en alusión a que los médicos deberían haber rastreado al paciente para obligarlo a vacunarse.

  La madre del nene, Silvia Paci de Gareca, dijo que se enteró del diagnóstico recién anteayer.

  Relató que al día siguiente de que un perro mordiese a su hijo (el segundo de cinco hermanos), llevó al niño "a la salita del barrio donde le pusieron una inyección antitetánica y nada más. Si me hubieran indicado (la antirrábica) yo lo hubiera hecho", y explicó que cuando fue internado su hijo "no tenía signos de rabia, sólo le dolía el estómago, no tenía dolor de cabeza ni fiebre".

  Ahora se hará una necropsia para definir si efectivamente se trató de un caso de rabia, aunque ya hay serios indicios de que es así: dio positivo el examen de anticuerpos contra ese virus, el cuadro clínico coincidía y además está el antecedente de la mordedura, explicó una fuente médica.

  Aunque en un principio los padres se oponían a hacer el estudio, que la Justicia ordenó realizar.

  La decisión fue tomada tras la intervención del ministro Urbani, quien se entrevistó con los padres "a efectos de transmitir el profundo pesar que tenemos por esta situación y a tratar de convencerlos de que era necesario realizar una autopsia para confirmar definitivamente el caso", precisó el funcionario de Salud provincial.  (Télam y DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario