Información Gral

Máxima Zorreguieta será la primera argentina en convertirse en reina

El Parlamento holandés aprobó la iniciativa que le permite obtener el título de soberana. Desde ya que habrá que esperar que abdique la reina Beatriz, madre del príncipe Guillermo.

Sábado 14 de Mayo de 2011

Máxima Zorreguieta podrá ser oficialmente Reina de Holanda. Claro que esto sucederá una vez que la reina Beatriz, de 73 años, abdique al trono. El parlamento holandés, en La Haya, votó ayer a favor de la iniciativa que permite a la mujer del príncipe heredero de los Países Bajos Guillermo Alejandro obtener el título de soberana de ese país.

La propuesta contó con el respaldo decisivo de los partidos en el gobierno VVD, liberal de derechas, y el democristiano CDA. En cambio, los partidos de izquierda consideraron “anacrónico” que la esposa de un rey se convierta, de forma automática, en reina.

La imagen de Máxima en Holanda es muy alta, a tal punto que superó la de la propia reina Beatriz. La noticia seguramente puso muy feliz a la argentina que el próximo martes cumple 40 años.

Holanda homenajea estos días a Máxima con exposiciones y documentales por su primera década como princesa.

Para celebrar los diez primeros años de la popular Máxima en el país, el palacio Het Loo, antigua propiedad de la familia real, ha recogido en una exposición los momentos más destacados de la vida de la princesa en Holanda.

Inaugurada por la propia Máxima y su suegra, la reina Beatriz, la muestra expone fotografías de los actos oficiales, los vestidos de calle y de gala de la princesa, sus zapatos, sombreros y hasta el traje de novia con el que selló su compromiso con el príncipe heredero.

Después de casi una semana de su apertura, la exposición ya ha atraído a “más visitantes de los habituales en este museo”, según explicó la portavoz del Palacio Het Loo, Susan te Riet.

“La gente pregunta explícitamente por la muestra y en estos días hemos tenido hasta 1.500 visitantes por día, mientras que lo normal son entre 500 y 800 personas”, especificó.

Y es que Máxima, el miembro más popular de la familia real de Holanda, ha sabido ganar con su espontaneidad latina el corazón de los holandeses, que la vieron llorar la ausencia de sus padres el día de su matrimonio. Los Zorreguieta no acudieron a la boda de su hija, celebrada el 2 de febrero de 2002, porque el Parlamento holandés decidió que ésa era la respuesta más salomónica a las críticas que Máxima recibió por ser hija de un antiguo ministro del régimen encabezado por Jorge Rafael Videla.

Celebración. Otro homenaje lo ha preparado la televisión pública NOS, que el próximo lunes, coincidiendo con la víspera del 40 cumpleaños de la princesa, emitirá un documental con entrevistas en las que Máxima, argentina de origen y holandesa de adopción, hablará de estos últimos diez años al lado de su príncipe, con el que ha tenido tres hijas.

Como adelanto, algunos medios holandeses ya han publicado que en el programa en su honor, Máxima reconoce que nunca soñó con ser princesa y cree que su vida no cambiará cuando su esposo suba al trono.

Pero mientras que unos la homenajean, la clase política sigue discutiendo sobre si se le debe conceder el título de reina en el futuro o si por lo contrario, como ocurre con los consortes masculinos, no debe de pasar de la categoría de princesa.

La prensa holandesa publicó ayer que los laboristas, los verdes y el partido para los animales (todos en la oposición) son los que han puesto sobre la mesa el debate sobre el futuro título real de Máxima, argumentando que hacerla reina supone una discriminación positiva a favor de las consortes femeninas.

Los partidos en el gobierno, los democristianos de CDA y los liberales del VVD, son partidarios de no cambiar las cosas y dejar que las esposas de los reyes holandeses sigan obteniendo el título de monarcas, y ayer impusieron su punto de vista en el Parlamento.

Según los partidos de oposición PvdA, Izquierda Verde y Partido por los Animales, formaciones de izquierda, mencionaron la igualdad de trato entre hombres y mujeres. Cuando la actual soberana, Beatriz, subió el trono en 1980, su esposo no adquirió rango de rey.

“Para nosotros la igualdad de trato es primordial, sin importar el sexo. No se deben hacer concesiones al respecto”, dijo a la prensa el Partido del Trabajo, PvdA. Por su parte la Izquierda Verde habló de “un sistema sexista y trasnochado”.

Los partidos cristianos CDA, Unión Cristiana y SGP, quieren mantener la tradición que señala que un rey holandés tiene a su lado a una reina. Los partidos liberales D66 y VVD prefieren no complicarse. El líder del D66, Alexander Pechtold lo expuso con un ejemplo sencillo: “Un rey tiene una reina, de otra manera mi hija no entendería nada”.

El Partido Socialista, SP, está de acuerdo con los liberales y los cristianos: “A muchos holandeses les gusta la idea de que Máxima sea reina y no hay motivo para romper la tradición”, dijo el parlamentario socialista Ronald de Raak.

Máxima, el príncipe Guillermo y sus hijas Catharina Amalia, Alexia y Ariane, suelen veranear en Villa La Angostura.

En diciembre del año pasado se alojaron en una residencia del country club Cumelén, donde la familia Zorreguieta tiene una casa hace más de cuatro décadas.

Jorge, padre de Máxima, fue promotor del desarrollo del esquí en el cerro Bayo y hoy uno de sus hijos, Martín, junto con otros socios, tiene el restaurante Tinto Bistró en Villa La Angostura, además de un parador gourmet en el centro invernal neuquino.

Cumpleaños

Máxima Zorreguieta invitó a Holanda a familiares y amigas de toda su vida con sus esposos, como así también a varios representantes de la nobleza holandesa para su fiesta de cumpleaños. Esta vez los invitados desde Argentina asistirán a unos festejos que durarán cinco días y estarán alojados en un hotel muy cerca de la Casa Real. Entre las invitadas están quince amigas del Colegio Northlands de Argentina (donde ella estudió), que irán a la residencia que tiene en La Toscana la familia Real.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario