Información Gral

"Ibamos muy rápido" dijo uno de los pasajeros

El micro había estado a punto de chocar en dos oportunidades antes del siniestro fatal

Domingo 13 de Julio de 2008

"Viajábamos muy rápido y habíamos tenido dos situaciones de peligro anteriores cuando sobrepasamos a otros vehículos con lo justo", dijo a La Capital Félix Mario López de 38 años, quien viajaba en el piso superior del micro de la empresa Almirante Brown que chocó ayer contra una camioneta en Sunchales, accidente por el cual fallecieron ocho personas y otras 50 resultaron heridas.

López viajaba junto a su hijo Lautaro Valentín de 4 años y los dos salvaron la vida de milagro. Ambos habían abordado el colectivo desde el inicio del viaje, a las 15.15 del viernes pasado en la capital salteña y se sentaron en los primeros asientos.

"Por recomendación del guarda nos sentamos en el segundo asiento del lado izquierdo. Tuvimos una demora de 40 minutos en Rosario del Tala y después continuamos la marcha. Nos demoramos porque tuvimos que esperar a una familia que tenía que ir a Buenos Aires. Después de Tucumán empezaron a viajar «a los tiros». Muy, muy rápido. Quizás para recuperar el tiempo perdido".

"Una hora antes del accidente el chofer hizo una maniobra que asustó a los que estábamos despiertos. El colectivo se largó a pasar a un camión con ganado y cuando llegó a la parte de adelante había otro camión con acoplado y no tenía lugar para meterse. Entonces el chofer frenó hasta ubicarse nuevamente detrás del camión que había querido pasar. Un muchacho que viajaba a mi lado dijo «qué hijo de p., llegamos con lo justo», porque venía otro vehículo de frente", explicó López, un salteño que vive en Buenos Aires y se dedica a la venta de libros.

"En el momento del accidente mi hijo estaba recostado sobre mi falda. Lo único que escuché fue un ruido muy fuerte. Y después muchos gritos. Me asusté mucho porque vi al nene todo ensangrentado. Después me di cuenta de que era yo el que sangraba por una gran herida que tengo en la cabeza y lo ensucié a él".

"Al pibe que viajaba al lado mío lo vi salir hacia delante hasta que pasó por donde debía estar el parabrisas. Más tarde me di cuenta que era él. Estaba en el piso inmóvil, a unos tres metros del colectivo. No sé en qué estado. No lo volví a ver".

"Un chico de 19 años nos ayudó a salir, yo estaba descalzo porque mis zapatillas quedaron apretadas debajo del asiento. Una señora que tenía la pierna atrapada entre los hierros me pidió que la ayudara. Cuando lo intenté empecé a sangrar mucho nuevamente. Entonces no pude socorrerla. Después llegaron los bomberos y la sacaron".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario