Información Gral

El monstruo de Austria no para de hablar: "Si moría, mis hijos hubieran sido libres"

Josef Fritzl, el monstruo de Austria, reveló que si él hubiese muerto, sus hijos habrían quedado en libertad, y que no había ningún dispositivo que les hubiera gaseado, como se dijo en un principio. "Cada vez que me iba del búnker accionaba un temporizador que abría la puerta del sótano después de un determinado tiempo.

Viernes 09 de Mayo de 2008

Josef Fritzl, el monstruo de Austria, reveló que si él hubiese muerto, sus hijos habrían quedado en libertad, y que no había ningún dispositivo que les hubiera gaseado, como se dijo en un principio.

En la entrevista concedida a la revista austríaca News, Fritzl explica que había preparado todo por si a él le pasaba algo: "Cada vez que me iba del búnker accionaba un temporizador que abría la puerta del sótano después de un determinado tiempo. Si yo hubiera muerto, Elisabeth y los niños habrían sido libres". Pese a ello, confirmó que les dijo a sus hijos que no podían cruzar la puerta porque se electrocutarían y morirían.

El monstruo, que permanecerá un mes más en prisión provisional, está convencido de que sus hijos no intentaron escapar porque "nunca se creyeron lo suficientemente fuertes como para atacarme" y sólo él conocía el código de la puerta, según recoge The London Paper.

Sobre la duración del secuestro (8.516 días, desde el 28 de agosto de 1984) Josef asegura que en principio lo ideó como algo provisional, pero que "tenía miedo de que mi familia y todo el mundo conociera mi crimen" y que "después de un tiempo era demasiado tarde para traerla de nuevo a casa" (a Elisabeth).

Asimismo, asegura que no mantuvo relaciones sexuales con su hija hasta la primavera de 1985, porque entonces "no me podía controlar más" y "la presión por hacer algo prohibido era demasiado grande como para resistirse".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario