Información Gral

El miedo al ébola vacía los hospitales africanos

El personal médico deserta por la falta de recursos y por la presión de sus familiares. No cede el brote que afecta a cuatro países

Domingo 17 de Agosto de 2014

Cada vez más personal médico huye de los hospitales nigerianos por miedo a contagiarse con el virus del ébola y el hospital Yaba Mainland, de Lagos, donde varios infectados se encuentran en estaciones de aislamiento, se ha visto especialmente afectado por este fenómeno. Muchos médicos y enfermeros han abandonado la clínica también por la presión recibida por parte de sus familias.

En el país más poblado de Africa se han confirmado hasta ahora once casos de ébola y el viernes se informó de la muerte de una enfermera infectada con el virus, que había tenido contacto con un asesor del gobierno liberiano que viajó en julio a la metrópolis Lagos. Hasta ahora cuatro personas han muerto por el ébola en Nigeria.

El problema se ve agravado por una huelga de personal médico que dura más de siete semanas y a la que el gobierno reaccionó el viernes despidiendo a los 16.000 efectivos médicos que la secundaban, exigiendo mejores condiciones laborales y salarios más altos.

Así, el poco personal que queda trabaja las 24 horas para intentar salvar a los pacientes infectados. "Todos parecen tener mucho miedo al ébola y nadie quiere ayudar, lo que representa un gran desafío", dijo el comisario de sanidad local Jide Idris. "Lo peor es la estación de cuarentena, de la que muchos simplemente han huido después de que se conociera la muerte de la enfermera", señaló.

El brote de ébola que afecta a Guinea, Sierra Leona, Liberia y Nigeria es mayor de lo que arrojan las cifras oficiales, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). "Los números están ampliamente subestimados", ha dicho la organización, que estima que llevará seis meses terminar con la epidemia.

La gravedad de la situación ha llevado a que los tres países más afectados, Guinea, Sierra Leona y Liberia, hayan decidido no solo el cierre de fronteras entre ellos para intentar frenar los desplazamientos de personas infectadas. También han decretado medidas internas de contención. Por ello, el Programa Mundial de Alimentos ya está atendiendo a un millón de personas que están en las zonas de cuarentena (entre los tres países reúnen unos 22 millones de habitantes), y la OMS ha hecho un llamamiento para que más países aporten suministros. Además, en la zona es temporada de lluvias, a la que los campesinos de Liberia, por ejemplo, llaman "temporada de hambre", porque las inundaciones impiden trabajar los campos y, además, aumentan las enfermedades como la malaria, el dengue y el cólera.

Las medidas se van volviendo cada vez más drásticas ante la imposibilidad de los países de contener el virus siguiendo los métodos ya probados, de identificar y aislar a los enfermos y sospechosos.

El presidente de Sierra Leona, Ernest Bai Koroma, ha pedido sin ambages ayuda internacional, informa José Naranjo. "Tenemos mucho trabajo que hacer y mucho entrenamiento que recibir", dijo. En el mismo sentido, la presidenta liberiana, Ellen Johnson-Sirleaf aseguraba días atrás que "esto es muy, muy serio". "Nos aproximamos a una catástrofe. Necesitamos médicos y toda la ayuda posible".

En otro giro dramático de la situación, Kenia anunció ayer que prohibirá a partir del miércoles la entrada a su territorio de las personas procedentes de Guinea, Liberia y Sierra Leona, principales países afectados por la epidemia del virus ébola.

Comienza a llegar la ayuda

La ayuda a la zona de desastre llega poco a poco. El Centro de Control de Enfermedades (CDC) de EE UU anunció hace unos días que va a desplegar a otros 50 expertos en la zona. Además, ha enviado equipos de análisis para acelerar la identificación de los casos positivos. EE UU ha anunciado una ayuda de 12 millones de dólares, y China acaba de enviar a Liberia el equivalente a 1,2 millones de euros, aparte de un avión con medicinas e insumos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS