Información Gral

Crimen de La Plata: el ADN no es del karateca y surgen nuevas pistas

Una nueva hipótesis sostiene que actuaron dos asesinos en el cuádruple homicidio. Una tercera línea investigativa apunta a una deuda de juego y a un altercado de una de las víctimas.

Jueves 15 de Diciembre de 2011

El abogado defensor del karateca Osvaldo Martínez, el único detenido por el cuádruple crimen de La Plata, adelantó que pedirá la libertad por falta de mérito tras confirmarse que su ADN no condice con el hallado en la escena de los homicidios.

Una nueva hipótesis tejida en torno al caso contempla la actuación de dos asesinos mientras una tercera línea investigativa intenta determinar si una supuesta deuda de juego y un altercado sufrido por Susana de Barttole, la dueña de la casa donde ocurrió la masacre, pueden estar vinculados al múltiple homicidio.

"Creo totalmente en la inocencia de mi cliente", remarcó Julio Beley. Ayer se confirmó el hallazgo de un patrón genético coincidente debajo de las uñas de dos víctimas, en dos cuchillos y en un palo de amasar, y que dichas muestras de ADN no se corresponden con el ADN del karateca encarcelado.

Martínez es el único detenido y acusado de asesinar el pasado 27 de noviembre a Bárbara Santos (29 años, su novia), su madre Susana de Barttole (de 63); la pequeña hija de Bárbara, Micaela Galle (de 11), y una amiga de las tres víctimas, Marisol Pereyra (de 35).

Sorpresivamente, los investigadores decidieron extraer sangre al remisero Marcelo Tagliaferro, testigo clave en la causa a la hora de involucrar al karateca en el hecho, y a dos ex parejas de sendas víctimas: Daniel Galle (padre de la nena asesinada y ex marido de Bárbara) y Víctor Chavarría (ex pareja de Marisol).

Los investigadores quieren saber si alguno de ellos pudo haber estado involucrado en la matanza que se desató en la noche del 26 y la madrugada del 27 de noviembre en la casa de La Plata donde vivían Bárbara, Micaela y Barttole.

Hasta ahora la principal hipótesis era que, en un brote de celos, Martínez había apuñalado a su novia, luego a la madre y a la nena y cuando la amiga tocó el timbre -luego de bajar del remís de Tagliaferro- la obligó a pasar y también la degolló.

El fiscal platense Alvaro Garganta admitió que se abre otra línea de investigación tras los resultados del análisis de ADN que excluyen a Martínez de la escena del crimen. Una de esas posibilidades implicaría pensar en otro hombre en la masacre, aunque sin dejar de considerar los indicios contra Martínez. Por lo pronto, el fiscal remarcó que la policía científica hizo un "minucioso trabajo" para poder levantar rastros, pero admitió que la escena "fue prolijamente" limpiada por el o los asesinos.

"No había huellas dactilares, costó recoger el ADN y hubo que hacerlo con mucho cuidado -dijo-. Juntamos pruebas a favor o en contra del imputado, nos manejamos de manera objetiva".

El abogado Beley, defensor de Martínez, advirtió que sin el ADN contra su cliente "no hay prueba suficiente para dejarlo detenido". "Dije que el ADN iba a ser el elemento determinante para acreditarla; si no aparece Martínez, es que no estuvo", aseguró el abogado.

“El avenimiento es una pieza arqueológica”

En relación al crimen de Carla Figueroa en General Pico, La Pampa, que también conmociona todos los ámbitos de la esfera nacional, el ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Eugenio Zaffaroni calificó como “una pieza arqueológica” la figura del “avenimiento” prevista en el Código Penal, en base a la cual pudo salir de prisión Marcelo Tomaselli, a pesar de que había violado a su pareja y ahora está acusado de matarla.
  “El Código Penal contiene una pieza arqueológica, en definitiva. ¿Por qué el delito de violación es el único que puede tener esa excusa absolutoria?”, cuestionó Zaffaroni, y agregó: “Sería más lógico que (el avenimiento) lo tuviera el robo: me llevo algo, lo devuelvo, pido perdón, en fin, arreglo la casa un mes, tiene más razón”.
  “Pero en la violación con violencia, violación propia, me parece que es una pieza arqueológica que quedó en el Código”, reiteró en una entrevista televisiva.
  Consultado sobre el episodio sucedido en La Pampa, Zaffaroni dijo que “si es un homicidio calificado por el vínculo es prisión perpetua, la pena más grave” prevista en el Código Penal.
  A la vez, pidió “la pena más dura” para el presunto autor del crimen.
  Tomaselli recuperó la libertad tras haber violado a Carla Figueroa porque la mujer propuso un avenimiento con el imputado. Dos de los tres jueces del Tribunal de Impugnación Penal pampeano aceptaron la propuesta y el violador recuperó la libertad y se casó con ella.
  Por último, Zaffaroni se refirió a la pena que le correspondería a Marcelo Tomaselli y reafirmó: “Esto es un homicidio calificado por el vínculo, es prisión perpetua, la pena más grave”.

Una deuda de juego y un altercado

Los investigadores del cuádruple crimen de La Plata intentan determinar si una supuesta deuda de juego y un altercado sufrido por Susana de Barttole, de 63 años, horas antes de la masacre, pueden estar vinculados al múltiple homicidio.
  Se trata de una nueva hipótesis en la que trabaja el fiscal platense Alvaro Garganta y que tiene como posible blanco del crimen a la dueña de la casa de la calle 28 entre 41 y 42, donde el 27 de noviembre ocurrió el cuádruple homicidio.
  El abogado Fernando Burlando, quien representa en la causa a la familia de Marisol Pereyra, de 35, otra de las víctimas, reconoció la existencia de esta línea de investigación. “Sabemos que Susana solía ir al bingo de La Plata y horas antes de la masacre, al regresar de jugar, tuvo un altercado con un hombre. Ahora se investiga si el juego o una eventual deuda pueden estar relacionadas con los crímenes”, explicó Burlando.
  El abogado aseguró que en relación a esta línea investigativa pidió ante el fiscal que “se secuestren los videos de las cámaras de seguridad del bingo” para poder seguir allí los movimientos de Barttole.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario