Información Gral

Confirman que la francesa a la que le negaron la eutanasia se suicidó

La mujer francesa cuyo caso  relanzó el debate de la eutanasia en Francia tras haber pedido a  la justicia el derecho a morir dignamente, se suicidó con  barbitúricos.

Jueves 27 de Marzo de 2008

París- La mujer francesa cuyo caso  relanzó el debate de la eutanasia en Francia tras haber pedido a  la justicia el derecho a morir dignamente, se suicidó con  barbitúricos.

El fiscal de Dijon, Jean-Pierre Alacchi, aseguró que los  análisis toxicológicos que ordenó determinaron que Chantal Sébire  absorbió una “dosis mortal” de barbitúricos, informó la agencia  Europa Press.

La mujer, que tenía un tumor incurable que le causaba intensos  dolores, apareció muerta el 19 de marzo pasado en su domicilio  ubicado cerca de Dijon, dos días después de que un tribunal le  negara su petición de que se le practicara la eutanasia activa.

“Los análisis realizados demuestran la presencia en la sangre  de una concentración tóxica de un barbitúrico, el `Pentobarbital',  un producto de uso veterinario. Las concentraciones observadas  triplican prácticamente la dosis mortal de este producto”, precisó  el fiscal.

Los primeros resultados del análisis toxicológico demuestran  también la presencia de paracetamol y de un tranquilizante, el  `Lexomil', en dosis terapéuticas, que no puede estar relacionadas  con su muerte.

La autopsia ordenada por el Ministerio Público no clarificó  las causas de su muerte, por lo que el fiscal ordenó análisis  complementarios sobre sustancias encontradas en su cuerpo.

Ahora se investiga cómo pudo conseguir Sébire el barbitúrico  en cuestión, que no se vende en farmacias.

Su caso reabrió en Francia el debate sobre la eutanasia y  motivó que el Gobierno encargase un estudio sobre eventuales  “lagunas” en la legislación del país sobre eutanasia y el derecho  a morir dignamente.

La petición para que le practicasen una eutanasia activa y  morir sin dolor era la primera de este tipo a la que se enfrentaba  la justicia francesa desde que se aprobó en 2005 la ley sobre ese  derecho de los pacientes.

En ciertos casos, la legislación contempla el derecho a “dejar  morir”, dejando de administrar tratamiento, pero no permite a los  médicos practicar la eutanasia activa.

De acuerdo con esa normativa, a Chantal le habían propuesto la  posibilidad de un coma inducido que pudiera aplacar su dolor hasta  el momento de la muerte natural. (Télam)



¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario