Escenario

Llega con dos recitales el folclore futurista de Desierto & Agua

Andrea Feiguin y Dany Riaño integran Desierto & Agua, un dúo que ellos mismos definen como de folklore futurista, electrónico o trip-hop andino.

Jueves 07 de Diciembre de 2017

Andrea Feiguin y Dany Riaño integran Desierto & Agua, un dúo que ellos mismos definen como de folklore futurista, electrónico o trip-hop andino. Ella toca el bombo legüero, sampler y la trutruca mapuche; él canta y toca la guitarra, la zampoña, el ronroco y la quena. Interpretan un repertorio de canciones propias, y las letras de sus temas van del compromiso social al ecológico. En Rosario darán dos recitales: hoy a las 22 en Pugliese (Corrientes 1530) y mañana a las 21 en Jeckyl & Hyde (Mitre 343).

EM_DASH¿Cuál es el desafío de DyA?

Andrea: el principal desafío es hacer llegar nuestras canciones a mucha gente, para eso estamos siempre en la búsqueda de nuevos modos de comunicar. Una de las formas es viajar por todo el país y tocar en cada ciudad y pueblo. Trabajo de hormiga que lleva tiempo, pero a la larga si lo nuestro gusta funcionará. Buscamos dar nuestra visión del mundo, la conexión necesaria con la madre tierra para darle sentido a la vida. Ojo que no es una bajada de línea, se trata de entusiasmar a través de los sonidos a las almas para que brillemos más fuerte.

EM_DASH¿Ustedes hablan de trip-hop andino, ¿cuál sería el hilo conductor entre Tilcara y Bristol?

Dany: estamos probando esta mezcla llevarlas a la ropa que usamos en los shows, vamos jugando con pulseras de led entre los pelos vistiendo chaquetas con aguallos y pantalones chupines de colores fuertes. Lo último que estrenamos son dos máscaras (una de serpiente y otra de condor). Algo es seguro, estamos jugando más que nunca.

¿Están grabando un tercer disco, ¿a qué apunta este registro?

Dany: Lo terminamos de grabar, es un disco doble que se llamará "Peña pop". La primera parte sandrá en enero del 2018. Este material es un viaje que visita paradas en el trip-hop, el folclore dub, el huayno y la vidala. Hay mucho sonido de madera, quenas, toyos boliviano y pincuyos que pintan paisajes andinos, trutruca mapuche que se entrelaza con el low y sampler de las maquinas. Apunta a temáticas actuales que se deslizan a los oídos en un cocktail musical, donde lo ancestral y lo novedoso conviven en un mismo trago.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});