..

El tren urbano de la capital provincial, un fiasco que ya no rueda y cosecha críticas

Fue caballito de campaña y dolor de cabeza para las autoridades. Para la oposición "no es más que un despilfarro que ha costado mucho dinero". La historia, desde el vamos.

Domingo 20 de Marzo de 2016

El tren urbano de la ciudad de Santa Fe está otra vez parado. En rigor, marchó sólo pocos días. Y en estas semanas en las que debió brillar en la ciudad —estaba previsto que los pasajes fueran gratis para que los ciudadanos se acostumbraran a su presencia— se convirtió en el jarrón chino que el intendente José Corral se sacó de encima, al parecer, concesionándolo a una empresa privada.

La denuncia del trámite la hicieron concejales de la oposición que están que trinan y el intendente no tuvo explicación este jueves cuando hizo su discurso de apertura de sesiones ordinarias en el Concejo Deliberante. Prefirió obviar el incómodo tema en el que los peronistas —cuyos tres bloques pueden actuar de consumo y encima suman un voto más que el oficialismo radical— han encontrado un valioso ariete con el cual punzar a la gestión corralista.

El tren urbano santafesino parece estar maldito. O, como prefieren decir los peronistas, "no es más que un despilfarro de efectismo que ha costado mucho dinero". Pasa que fue el gobierno de Cristina Kirchner, a través de su ministro de Transporte, Florencio Randazzo, el que salvó al tren urbano ya desahuciado para entonces en el último año de su gestión poniéndole unos cuantos millones a las obras que restaban. Entonces Mario Barletta desafiaba a internas al candidato socialista a la gobernación.

Primer papelón. Barletta fue el de la idea original cuando era intendente. Lejos de una satisfacción, la formación lo hizo protagonizar el mayor papelón político del momento. El día en que debió realizar su recorrido inaugural de bautismo _entonces era mucho más pretensioso ese recorrido y no los 4 kilómetros actuales_ sólo marchó unos metros. El primer apeadero construido estaba mal diseñado e impedía el paso por el ancho de los dos vagones que integran la formación. A partir de tal ridículo los radicales odiaron al tren urbano y los peronistas lo amaron.

Pero fue la falta de autorización nacional la que a Barletta le permitió una excusa para olvidarse del mal trago del fallido transporte urbano del siglo XXI llamado a distinguir a la ciudad.

El gobierno nacional afirmó, palabra o palabra menos, que el tren, al correr por las vías (de jurisdicción nacional) debían adecuarse a la regulación ferroviaria que tenía el país y por ende no podía ser un subsistema del transporte urbano de jurisdicción municipal como había pretendido Barletta. De modo tal que, culpando a la Nación, el municipio capitalino dejó al tren tirado en la vía, literalmente.

La "era Randazzo". La ambición política de Randazzo de convertirse en candidato presidencial del peronismo para suceder a Cristina llevó a rescatar del olvido al tren urbano de Barletta que ahora debía ser puesto en marcha por su sucesor, José Corral, entonces aspirante a convertirse en el primer intendente reelecto de la ciudad.

Randazzo puso toda la plata que hizo falta —unos cuantos millones— y se olvidó de las exigencias acerca de que el tren urbano debía ser considerado un transporte ferroviario. Corral cambió el recorrido. Apenas 4 kilómetros, desde el bulevar hasta el puente negro. Anuncios, inauguraciones, fotos y campaña electoral en torno al tren que volvió a ser útil para unos y otros. Los peronistas santafesinos echaron espumas de todos colores.

Pasadas las elecciones —a las que Randazzo ni llegó— y conseguida la reelección por parte de Corral, el tren volvió a ser el dolor de cabeza que era antes para el radicalismo. No sólo estuvo roto semanas sin que se consiguieran los repuestos, sino que luego apenas retomó la marcha atropelló a un peatón en un accidente raro y confuso. Felizmente el peatón aclaró que...¡fue él quien atropelló al tren!

Corral respiró y declaró en la prensa que se trató de "un incidente, afortunadamente, sin consecuencias, que nos alerta a todos respecto de cumplir con todas las señales de este personaje nuevo que tenemos en la ciudad, que tiene las señales lumínicas, sonoras. Tenemos que estar todos muy atentos".

Juan Carlos Cesoni, concejal peronista de extracción kirchnerista, explotó de furia e ironizó: "Nos asusta que los santafesinos se choquen el Tren Urbano" iniciando una campaña para lograr interpelar a algún funcionario tanto como para hacer saber que "desde 2010 a la fecha se llevan gastados unos 3.857.000 dólares; es decir unos 60 millones de pesos y todavía no anda".

Los concejales opositores lograron que el secretario General de la Municipalidad de Santa Fe, Carlos Pereira, acompañado por el fiscal municipal Federico Sedlacek y el subsecretario de Planeamiento de la Movilidad, Marcelo Duquez, concurriesen a una reunión para explicar el accidente que ocurriera el lunes 8 de marzo cuando el tren urbano embistió a un peatón, de 48 años, en la zona de Aristóbulo del Valle y J. M. Zuviría, que fue asistido por el servicio de emergencia y trasladado al hospital José María Cullen.

Privatizado. La semana última el tren urbano volvió a protagonizar la discusión política urbana. Fue cuando la edil peronista Alejandra Obeid denunció en los medios que había sido privatizado sin que nadie se enterara.

Otra vez la oposición se enfureció con el jarrón chino y buscó tirárselo por la cabeza a Corral. "Desde el accidente que ocurrió entre el peatón y el tren urbano queremos convocar una sesión extraordinaria para echar un manto de luz sobre el nuevo sistema. Hicimos una reunión de trabajo con Carlos Pereira. Si bien nos quedaron muchas dudas, nos enteramos que hay una autorización precaria para que Autobuses Santa Fe opere el Tren urbano", reveló.

Obeid exigió también "participación y control el Concejo Municipal. No puede ser que los santafesinos ignoremos esta situación. No puede ser que estas decisiones se tomen a escondidas de los santafesinos. Queremos saber si habrá alguna ganancia o será deficitario".

Desde el municipio ya no hablan de tren urbano, sino de tranvía. Por las dudas, Corral, al inaugurar el periodo ordinario de sesiones ante los concejales, ni tocó el tema.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});