El Mundo

Trump usa aranceles para obligar a México a frenar la inmigración

La medida pone en peligro el nuevo tratado de libre comercio de América del Norte, pendiente de aprobación legislativa en los 3 países

Sábado 01 de Junio de 2019

En un anuncio sorpresivo que podría poner en riesgo un importante acuerdo comercial, el presidente estadounidense Donald Trump impondrá un arancel del 5 por ciento sobre todas las importaciones de México para presionar al país a tomar medidas para detener el flujo de inmigrantes centroamericanos que tratan de cruzar la frontera hacia Estados Unidos. El porcentaje del arancel aumentará gradualmente "hasta que el problema de la inmigración ilegal se solucione". No existen muchos antecedentes de una medida de comercio exterior tomada en represalia contra otro país por motivos de migraciones. En esto Trump vuelve a mostrar su carácter atípico e imprevisible. Expertos señalaron que la medida comprometerá el nuevo tratado de libre comercio de América del Norte, aún pendiente de aprobación en los Legislativos de EEUU, México y Canadá.

La decisión mostró que Washington está dispuesto a llegar a tal extremo y a buscar nuevos recursos para presionar a México a emprender acciones — incluso con el riesgo de obstaculizar el nuevo tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que es parte fundamental de la agenda legislativa de Trump y crucial en sus esfuerzos de reelección. Trump informó la medida en Twitter, luego de comentarles a periodistas unas horas antes que tenía planeado hacer un "anuncio importante" que sería el "más grande" que ha hecho hasta ahora sobre la frontera.

"El 10 de junio, Estados Unidos impondrá un arancel de 5 por ciento sobre todos los productos que lleguen a nuestro país desde México, hasta que los inmigrantes ilegales que pasan por México y entran en nuestro país se detengan. Los aranceles aumentarán gradualmente hasta que el problema de la inmigración ilegal se solucione", tuiteó Trump, y agregó: "Y entonces los aranceles serán eliminados".

El mandatario acusa al gobierno mexicano de no hacer lo suficiente para frenar el flujo de inmigrantes de países como El Salvador, Honduras y Guatemala que han emprendido el viaje hacia Estados Unidos para solicitar asilo. Trump se ha mostrado dispuesto a tomar medidas cada vez más radicales y llamativas en la materia, ya lo que lo considera fundamental para su campaña de reelección del año próximo.

Pero la sorpresiva amenaza arancelaria se produce en un momento peculiar, considerando lo fuerte que ha presionado el gobierno para la aprobación del T-MEC, que reemplaza al antiguo TLCAN o Nafta de 1994. También ocurre menos de dos semanas después que Trump levantó los aranceles sobre el acero y el aluminio de México y Canadá, una medida que parecía eliminar un obstáculo para la aprobación del nuevo tratado comercial.

La Casa Blanca percibe el pacto, acordado en noviembre pasado por los tres países, como la piedra angular de la agenda legislativa de Trump para 2020. Pero requiere todavía de la aprobación de los tres congresos de las naciones involucradas para ser ratificado. Trump presionó desde el inicio de su presidencia en enero de 2017 sobre México y luego sobre Canadá para lograr un resideño del viejo Nafta mucho más favorables a Estados Unidos. Finalmente logró sacar adelante el T-MEC negociando de manera bilateral con cada uno de los socios.

Daniel Ujczo, abogado de comercio internacional en Ohio, señaló que la medida pone contra las cuerdas a los legisladores que quieren votar a favor de T-MEC, debido a que las compañías en los estados y distritos a los que representan terminarían pagando esos nuevos aranceles. "Sin dudas los aranceles congelan el T-MEC", afirmó Gary Hufbauer, experto en leyes comerciales del Instituto Peterson de Economía Internacional. Trump cuenta con la autoridad para imponer aranceles bajo la "Ley Internacional de Economía de Emergencia", al declarar una emergencia nacional, tal como hizo. "Es legal, pero es absurdo", declaró.

A fines de marzo, Trump amenazó con cerrar toda la frontera entre Estados Unidos y México si las autoridades mexicanas no frenaban por completo la inmigración ilegal. Tan sólo días más tarde se retractó y dijo que estaba satisfecho con las medidas implementadas por México.

Funcionarios aseveraron que hay varias cosas que México puede hacer para evitar que los aranceles entren en vigor, incluyendo reforzar su frontera con Guatemala, y presentar un "acuerdo de tercer país seguro" que dificulte a quienes ingresen a México solicitar asilo en Estados Unidos. "Juzgaremos el éxito por el número de personas que cruzan la frontera y esa cifra necesita comenzar a bajar de inmediato, en un número importante", dijo el jefe de despacho de la Casa Blanca, Nick Mulvaney. El funcionario negó vínculo alguno con el T-MEC.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});