El Mundo

Trump: los demócratas le iniciarían juicio político esta semana

La iniciativa partirá de la Cámara baja, dominada por los demócratas, pero difícilmente el proceso llegue a su fin: el 20 de enero asume Biden

Domingo 10 de Enero de 2021

Gana fuerza en los EEUU la idea de iniciarle juicio político o "impeachment" al presidente Donald Trump, luego de que impulsara a sus fanáticos a atacar el Congreso el miércoles pasado. El procedimiento de acusación se iniciaría esta semana, posiblemente este lunes, pero es poco probable que prospere antes de que Trump termine su mandato el próximo 20 de enero.

El objetivo de los demócratas de llevar rápidamente a juicio político al presidente Donald Trump ha ganado apoyo y se iniciaría el trámite esta seamana. Pero es difícil que prospere, dado que su mandato termina en pocos días el 20 de enero. Sin embargo, es notoria la caída de apoyo a Trump entre los republicanos. Este domingo un senador le exigió la renuncia. Agregó que el papel del mandatario saliente en el asalto al Capitolio era causa suficiente para reclamar su renuncia. A la vez, el vicepresidente Mike Pence, hasta hace poco un fiel servidor de Trump, no descartó otro instrumento: la destitución de Trump mediante la aplicación de la 25a Enmienda de la Constitución.

El influyente senador republicano Pat Toomey, pidió el domingo la renuncia de Trump, afirmando que es lo mejor para el país tras el motín prtagonizado por partidarios suyos en el Capitolio. Toomey era un fiel seguidor de Trump hasta hace pocos días. "Es la mejor manera de avanzar, la mejor manera de dejar atrás a este personaje", afirmó Toomey, aunque advirtió que no cree que Trump dejará el cargo antes de la toma de posesión del nuevo gobierno el 20 de enero.

Toomey es el segundo senador republicano que ha pedido la renuncia de Trump, después que lo hizo la senadora de Alaska Lisa Murkowski . Toomey habló en el programa de gran audiencia "State of the Union'' de CNN y en el "Meet the Press'' de NBC. Son dos de los programas políticos de domingo más influyentes en EEUU.

Toomey, republicano por Pensilvania, dijo el sábado que Trump ha cometido "delitos que se pueden procesar''. El representante demócrata Hakeem Jeffries afirmó que el presidente Trump está fuera de control y que "presenta un peligro inminente y directo a la salud y la integridad del pueblo estadounidense''.

Jeffries, uno de los jefes de la bancada demócrata en la Cámara baja, señaló que como rama del gobierno, el Poder Legislativo tiene el deber de mantener a raya a Trump, ya sea mediante un juicio político, exigiendo su renuncia o exigiendo que el gabinete use la 25a Enmienda de la Constitución para declararlo no apto para el cargo.

Jeffries observó que si bien Twitter le cerró la cuenta al mandatario, éste sigue teniendo el poder de lanzar un ataque nuclear o empezar una guerra por otros medios. El Congreso tiene "la responsabilidad constitucional'', afirmó el legislador en "Meet the Press'' de NBC. "Donald Trump está total y completamente fuera de control e incluso sus viejos cómplices se están dando cuenta de ello'', declaró Jeffries. Deliberadamente, Jeffries usó un término penal-policial para referirse a los republicanos que apoyaron a Trump hasta el mismo día miércoles, cuando debía certificarse en el Congreso el resultado electoral que consagraba a Joe Biden como presidente electo. Al menos 11 senadores y un centenar de representantes republicanos pensaban presentar ese día objeciones al resultado del Colegio Electoral. Pero ante el brutal asalto de los "trumpistas", cuando se restableció el orden, retiraron casi todas sus objeciones y Biden fue declarado presidente electo. Varios senadores prominentes, como el texano Ted Cruz, lideraban la jniciativa de objetar el resultado electoral.

Por su parte, el senador republicano Roy Blunt declaró que no ve razones para considerar responsable a Trump por los disturbios de la semana pasada, pero le advirtió que más le vale "tener mucho cuidado'' en sus últimos 10 días en el cargo. Blunt, senador por Misuri, reconoció que la conducta del mandatario fue "claramente irresponsable'' pero aseveró que los estadounidenses "deben estar pensando más en el primer día de la próxima presidencia'' que en la destitución de Trump.

En declaraciones al programa "Face the Nation'' de la CBS, añadió que en su opinión Trump no cometerá el mismo error: "En mi opinión personal, el presidente se quemó los dedos al tocar el horno caliente y no lo volverá a hacer''. Esta postura intermedia parece hoy mayoritaria entre los republicanos de las dos Cámaras del Congreso.

El jefe de la bancada demócrata en la Cámara de Representantes, Jim Clyburn, afirmó que la votación sobre un nuevo impeachment a Trump podría ocurrir esta misma semana, pero que la entrega de los cargos al Senado, que es la cámara juzgadora, podría ser aplazada hasta que sean confirmados los miembros del gabinete del presidente entrante Joe Biden. "Es posible que sea martes o miércoles pero creo que será esta semana'', afirmó el demócrata de Carolina del Sur. Añadió que le preocupa la posibilidad de que un proceso contra Trump le quite tiempo a la misión de confirmar a los secretarios de Biden.

El líder del Senado, el republicano Mitch McConnell, ha declarado que un proceso contra Trump no será antes del 20 de enero, el día en que Biden asumirá como nuevo presidente. Claramente, McConnell no impulsa el juicio político, que ya rechazó el año pasado, cuando los demócratas de la Cámara baja impulsaron un primer intento de impeachment.

Clyburn, en declaraciones a CNN, denunció que McConnell "está tratando de estropear el proceso'' pero que la presidenta de la Cámara baja, Nancy Pelosi, decidirá cuándo designar a los directivos del juicio y enviar los cargos al Senado.

Clyburn dice que una posibilidad será "darle a Biden 100 días para que su gobierno arranque con fuerza y posiblemente enviaremos los cargos después''. El sábado por la noche, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, envió una carta a sus colegas demócratas reiterando que Trump debe rendir cuentas, pero no llegó a pedir una votación para un juicio político. Aún así, pidió a su grupo parlamentario estar "preparados para regresar a Washington esta semana''. "Es absolutamente esencial que los que perpetraron el ataque a nuestra democracia rindan cuentas'', escribió Pelosi. "Debe haber un reconocimiento de que esta profanación fue instigada por el presidente''. Pelosi dijo que los demócratas de la Cámara baja "continuarán con las reuniones con miembros y expertos constitucionales y otros''.

El nuevo esfuerzo demócrata para sellar la presidencia de Trump con la marca indeleble del juicio político, por segunda vez y días antes de que termine su mandato, ganó más seguidores el sábado. David Cicilline, legislador demócrata por Rhode Island y líder del esfuerzo de la Cámara baja para redactar los artículos de juicio político _aquellos cargos que acusarían a Trump de incitar a la insurrección_, dijo que su grupo ya tiene 185 copatrocinadores.

Los legisladores planean presentar formalmente la propuesta este lunes en la Cámara baja, que es la acusadora, y donde deben originarse los artículos de juicio político. Si los demócratas deciden seguir adelante, la votación podría ser posible el miércoles, exactamente una semana antes de que el demócrata Joe Biden se convierta en presidente el 20 de enero. No parece un cronograma prudente, para muchos observadores.

Los artículos de la acusación, si son aprobados por la Cámara de Representantes, deben luego transmitirse al Senado para el juicio, y los senadores actuarían como jurados que, en última instancia, votarían sobre la absolución o condena de Trump. Si es declarado culpable, Trump sería destituido de su cargo y reemplazado por el vicepresidente.

Si la Cámara baja decide presentar un juicio político, lo más pronto que el Senado podría comenzar un juicio político según el calendario actual sería el 20 de enero. El mismo día en que asume Biden en una asamblea legislativa que reúne a las dos alas del Congreso.

El vice no descarta la destitución

El vicepresidente de los EEUU Mike Pence no descarta invocar la 25ª Enmienda, según reporta la CNN citando fuentes según las cuales le gustaría preservar esta opción en caso de que el presidente Trump se vuelva más inestable. Trump, sin embargo, confía en que su vicepresidente no avanzará en esta opción para la que necesita además la mayoría del apoyo del gabinete.

Según la agencia Bloomberg, el presidente y algunos de sus aliados también están convencidos de que los demócratas están yendo demasiado lejos con un posible segundo impeachment, que ve como muy poco probable que prospere en el Senado, tal como ocurrió hace un año, cuando la acusación de la Cámara baja fue archivada apenas llegó al Senado.

En tanto, el 56% de los estadounidenses cree que Donald Trump debe ser removido de su cargo antes del final de su mandato, según surge de una encuesta de Ipsos. El estudio indica que el 43% de los encuestados están en contra de la destitución. El 67% está convencido de que Trump tiene toda o parte de la responsabilidad de los enfrentamientos en el Congreso, mientras que el 15% cree que no tiene la culpa.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS