El Mundo

Rusia, China e Irán tratan de interferir en las elecciones de Estados Unidos

La Contrainteligencia de Washington ha detectado numerosas operaciones de esas tres naciones para distorsionar el voto de los estadounidenses.

Viernes 30 de Octubre de 2020

El principal funcionario de contrainteligencia de seguridad electoral de los Estados Unidos confirmó que Rusia sigue siendo la mayor amenaza para la seguridad de las elecciones de 2020 y que el régimen iraní sigue tratando de socavar al gobierno de Donald Trump, al tiempo que advirtió que China representa la mayor amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos. China, dijo el funcionario, prefiere un triunfo del demócrata Joe Biden en las elecciones del martes próximo, dado que considera "imprevisible" al actual presidente.

William Evanina, director del Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad, dio su opinión sobre los desafíos que plantean los adversarios extranjeros de Estados Unidos a pocos días de las elecciones entre el presidente Trump y el demócrata Joe Biden durante una entrevista en la televisión pública PBS.

Durante el verano, Evanina publicó una evaluación de la Comunidad de Inteligencia que concluyó que los Estados Unidos estaban muy preocupados por la intromisión en las elecciones por parte de Rusia, China e Irán y que mientras el Kremlin quería perjudicar a Biden, Pekín quería que Trump perdiera la reelección y Teherán buscaba socavarlo.

"Como funcionario de contrainteligencia de EEUU y desde una perspectiva electoral, Rusia representa la mayor amenaza. Y tienen las mejores herramientas, capacidades e intenciones. La democracia realmente asusta a Vladimir Putin y al establishment ruso", dijo Evanina. "Pero también diré que el Partido Comunista Chino representa el mayor riesgo de seguridad nacional para nuestra nación. Creo que es importante que el público estadounidense entienda que el objetivo final de Rusia e Irán es desestabilizar nuestra democracia. Para ambos regímenes, su peor 'kriptonita' es la democracia. Por lo tanto, cualquier cosa que puedan hacer de cualquier manera para desestabilizar la democracia y seguir sembrando la discordia y abrir cuñas en nuestra sociedad es su objetivo final".

Del FBI y el DIN

El Director de Inteligencia Nacional (DIN) John Ratcliffe y el director del FBI Christopher Wray dieron una inusual conferencia de prensa la semana pasada advirtiendo que Rusia e Irán habían obtenido acceso a la información del registro de votantes de Estados Unidos. Ratcliffe anunció que "hemos confirmado que información de registro de votantes ha sido obtenida por Irán y por separado por Rusia. Estos datos pueden ser utilizados para comunicar información falsa a los votantes registrados". Wray subrayó que los votantes deben tener confianza en que sus votos contarán. Paradójicamente, alguien que atenta contra la credibilidad de la democracia en EEUU es el propio president Trump, quien no se cansa de desacreditar al voto por correo, que ha sido masivo este año por efectos del Covid-19.

"Estamos tratando de identificar si los datos tomados por Rusia e Irán estaban disponibles públicamente. Pero en este momento, todo lo que sabemos es que ambas naciones tomaron la información de registro de datos de los votantes de lugares que eran infraestructura relacionada con las elecciones", dijo Evanina a la PBS. "La penetración rusa fue parte de una ciberactividad general. Están haciendo mucha penetración y vigilancia de la infraestructura crítica". Evanina enfatizó que "estamos muy confiados en que nuestros adversarios no podrán manipular ningún voto o cambiar ningún voto a gran escala".

Después del anuncio de Ratcliffe y Wray, el Departamento de Estado y el Departamento del Tesoro emitieron nuevas sanciones contra la Guardia Revolucionaria Islámica y otros grupos paramilitares iraníes que Estados Unidos asegura están involucrados en la interferencia de las elecciones de 2020.

La semana pasada, el Miami Herald informó que correos electrónicos intimidatorios que decían ser del grupo derechista Proud Boys, pero que aparentemente eran de los iraníes, habían sido enviados a cientos de votantes en numerosos condados de Florida, dirigidos a los demócratas. Los correos electrónicos decían que "usted votará por Trump el día de las elecciones, o nosotros iremos por usted".

Críticas demócratas

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, fue una de los muchos demócratas que criticaron las declaraciones de Ratcliffe sobre Irán. "Rusia es el villano aquí, por lo que hemos visto. Irán es un mal actor, pero de ninguna manera equivalente". Pelosi, como otros demócratas, apunta al sesgo del gobierno Trump para alejar del centro de la atención a Rusia, su aliada de hecho en 2016, cuando los hackers rusos atacaron con éxito al Partido Demócrata y dañaron gravemente a la candidata Hillary Clinton, algo que benefició directamente a Trump. Este en los debates presidenciales de 2016 con Clinton, Trump se negó a condenar a Rusia y a su presidente Vladimir Putin por esas operaciones. Una investigación especial fue ordenada por el FBI con posterioridad.

"Ya hemos visto a Irán enviando correos electrónicos falsos diseñados para intimidar a los votantes, incitar el malestar social y dañar al presidente Trump", dijo Ratcliffe, agregando que "no hemos visto las mismas acciones de Rusia". Como se obseva, el sesgo pro-Rusia del gobierno de Trump se mantiene aún hoy, a días de las elecciones.

En cuanto a Evanina, dijo que "sólo puedo comentar los efectos e impactos reales de la semana pasada con respecto a lo que pasó con las intenciones de Irán, los iraníes realmente creen que Estados Unidos están tratando de lograr un cambio de régimen (en Irán), así que, lógicamente, están en contra de este gobierno". "Los iraníes siguen de cerca la política de Estados Unidos y vieron el último debate donde los Proud Boys (grupo juvenil de ultraderecha que Trump se negó a condenar en el debate con Biden) fueron un tema y vieron una oportunidad para un retroceso en Trump, creando una narrativa de que los violentos partidarios de Trump están enviando correos electrónicos amenazadores", dijo un alto funcionario de inteligencia al diario conservador Washington Examiner. Esta argumentación parece más sólida: claramente, el régimen islámico de Teherán prefiere que pierda Trump y gana Biden. Con el gobierno demócrata anterior de Barack Obama firmaron el acuerdo nuclear, luego anulado por el republicano.

Pero el punto es si Rusia está jugando a favor de Trump o no, como ya hizo en la campaña de 2016, y en esto los funcionarios federales fueron muy evasivos, poniendo el acento en Irán y dejando en segundo plano al Kremlin de Vladimir Putin.

China, contra Trump, Rusia contra Biden

La evaluación de la Comunidad de Inteligencia de agosto pasado informada por Evanina indicaba que las agencias de inteligencia de EEUU "están principalmente preocupadas por la actividad actual y potencial" de China, Rusia e Irán. "Evaluamos que China prefiere que el presidente Trump, a quien Pekín considera impredecible, no gane la reelección", dijo Evanina. "China ha estado expandiendo sus esfuerzos de influencia antes de estas elecciones, para tratar de formatear en lo posible el ambiente político en Estados Unidos, presionando a las figuras políticas que considera opuestas a los intereses de China, y desviando y contrarrestando las críticas a China". También dijo que el Partido Comunista Chino reconoció que sus esfuerzos podrían impactar en las elecciones.

En cuanto a Rusia, Evanina, director del Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad afirmó: "Evaluamos que Rusia está usando una serie de medidas para denigrar principalmente al ex vicepresidente Biden y lo que ve como un miembros del establishment anti-Rusia. Esto es coherente con las críticas públicas de Moscú cuando era vicepresidente", dijo Evanina en agosto pasado, advirtiendo que "el parlamentario ucraniano pro-Rusia, Andriy Derkach, está difundiendo afirmaciones sobre la corrupción, incluso a través de la publicación de llamadas telefónicas filtradas para socavar" la candidatura de Biden.

Nada casualmente, la campaña de Trump, a través de su abogado personal Rudy Giuliani, lanzó una campaña difamatoria contra la familia de Biden y sus negocios supuestos o reales con Ucrania y China.

La evaluación de Evanina también dijo que Irán "busca socavar las instituciones democráticas de Estados Unidos, el presidente Trump, y dividir el país antes de las elecciones de 2020". Dijo que la motivación del régimen iraní "está en parte impulsada por la percepción de que la reelección del presidente Trump resultaría en una continuación de la presión de Estados Unidos sobre Irán en un esfuerzo por fomentar el cambio de régimen".

Amanda Schoch, asistente del DNI para comunicaciones estratégicas, dijo al Washington Examiner que "el CI no ha cambiado nuestra evaluación sobre la intención de Irán".

El informe del fiscal especial de Robert Mueller nombrado por el FBI para estudiar las operaciones de Rusia en la campaña de 2016 concluyó que Rusia interfirió en las elecciones de ese año de una "manera amplia y sistemática", pero "no estableció que los miembros de la campaña de Trump conspiraran o se coordinaran con el gobierno ruso". Esta interpretación de la funcionria federal que trasmite el Washington Examiner es polémica, dado que Mueller dijo en su informe final que no tenía mandato para investigar a Trump ni a su equipo de campaña, lo que no implicaba que los considerara inocentes.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS