El Mundo

Prometen plan por las tragedias en el Mediterráneo

Desastre humanitario. El horror del último naufragio, con entre 700 y 900 muertos, provocó una cumbre de emergencia de los 27 países de la UE.  

Martes 21 de Abril de 2015

Ante el horror causado por la muerte en el mar de entre 700 y 900 inmigrantes frente a las costas de Italia el pasado sábado —ayer hubo una nueva tragedia, esta vez en las islas griegas— Europa dedició finalmente ponerse en acción. Los ministros de Relaciones Exteriores y de Interior de los 27 países de Unión Europea prometieron crear esta misma semana un plan de acción para poner fin a la muerte de inmigrantes en el Mediterráneo, incrementando los rescates y capturando a los traficantes. Los gobiernos europeos han sido reacios a financiar las costosas operaciones de rescate por temor a alentar a más desesperados a cruzar el Mediterráneo, pero ahora se enfrentan a la indignación generada por la muerte masiva de los refugiados. También Italia ha dicho en voz alta y repetidamente que ella sola no puede hacer frente al desastre humanitario. "Lo que está en juego es la reputación de la Unión Europea", advirtió a sus colegas el ministro de Relaciones Exteriores italiano, Paolo Gentiloni. "No podemos tener una emergencia europea y una respuesta italiana", agregó al llegar a Luxemburgo para la cumbre de emergencia. De allí salió un plan de acción den 10 puntos.

El jueves, los jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea se reunirán en Bruselas para discutir el plan de acción de diez puntos presentado ayer en la reunión de emergencia de los ministros de Relaciones Exteriores y de Interior en Luxemburgo. "La situación en el Mediterráneo es dramática. Esto no puede continuar. No podemos aceptar que cientos de personas mueran mientras intentan cruzar el mar para llegar a Europa", afirmó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. "Es hora de que haya una acción común, una respuesta común", dijo un portavoz de la Comisión en Bruselas.

En Luxemburgo, los ministros presentaron un plan de diez puntos entre los que se propone duplicar los fondos y aumentar la cantidad de barcos de las misiones de vigilancia marítima europea ya vigentes, "Tritón" y "Poseidón". Actualmente la misión "Tritón" cuenta con un prespuesto de 2.900 millones de euros, y vigila las costas italianas; "Poseidón" se desarrolla en las aguas griegas.

El nuevo plan prevé una fuerte ampliación de los rescates, como así también la posibilidad de que en el futuro se confisquen y destruyan los barcos utilizados por los traficantes de personas, siguiendo el modelo de la misión militar antipiratería "Atalanta", en el Cuerno de Africa, dijo el Comisario Europeo, Dimitris Avramopoulos al presentar el plan de diez puntos. Además, se proyecta que tres organismos europeos, la Europol, la agencia de control de fronteras Frontex y la organización judicial Eurojust, estrechen su cooperación para actuar contra los traficantes de personas. Entre los puntos a discutirse, la Comisión Europea propone cooperar con los países vecinos de Libia, que es uno de los principales territorios de paso de migrantes ilegales que se embarcan para cruzar el Mediterráneo. El primer ministro británico, David Cameron, reclamó por su parte un "plan amplio" para evitar nuevas tragedias. Reino Unido podría contribuir más que hasta ahora, afirmó el mandatario.

 

En Rodas. Un barco precario con 200 inmigrantes naufragó frente a la isla de Rodas, en Grecia. Al menos tres se ahogaron, pero este era un balance muy provisorio, dado que los rescatados contabilizados en tierra eran solo 90. Entre los sobrevivientes hay sirios y etíopes, entre ellos 22 mujeres y seis niños, según fuentes portuarias griegas. "El barco chocó contra las rocas costeras antes del puerto de Rodas" y comenzó a hundirse. Según las autoridades, la nave ilegal partió de las costas de Turquía, como muchas otras que llegan casi a diario a Grecia.

Los cientos de fallecidos en aguas del Mediterráneo son el resultado de un continuo fracaso político y de una "monumental falta de compasión", afirmó el alto comisionado para los derechos humanos de la ONU, Said al Hussein. "Es hora de que los políticos muestren un liderazgo valiente en esta cuestión en lugar de unirse al clamor sin motivo de políticas aun más disuasorias", instó Al Hussein. El diplomático pidió a la UE que busque de una vez vías legales para los migrantes y que ponga a disposición más medios para el rescate.

Se estima que este fin de semana entre 700 y 900 personas podrían haber muerto en un naufragio en el Mediterráneo, 130 kilómetros al norte de Libia y frente a Italia. Según un superviviente, a bordo del barco hundido viajaban 950 personas, aunque el fiscal italiano encargado del caso señaló que se trata sólo de una estimación. Sólo fueron rescatados 28 supervivientes y se recuperaron 24 cadáveres. Hay casi nulas esperanzas de encontrar más supervivientes, en medio de testimonios que aseguran que otros viajeros fueron encerrados en el interior de la embarcación. No está claro que se puedan recuperar los restos del barco.

Dos más. Además, la guardia costera italiana estaba intentando rescatar a otros 450 migrantes que se encontraban en dos barcos en apuros frente a las costas libias, explicó el primer ministro de Italia, Matteo Renzi. Al menos 150 personas se encontraban a bordo de una lancha de goma "muy cerca de Libia", a una distancia de 30 millas naúticas (55 kilómetros). También se intentaba rescatar una segunda embarcación con unos 300 pasajeros a bordo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario