El Mundo

Las empresas surcoreanas ponen un pie en Cuba para comercializar sus productor

Aunque no hay relaciones diplomáticas entre ambas naciones, gigantes como Samsumg y Daewoo ya han abierto sucursales en la isla de los Castro

Sábado 04 de Noviembre de 2017

Grandes multinacionales de la electrónica y la industria del automóvil de Corea del Sur están entrando en la economía de Cuba, mientras ambos países mantienen rotas las relaciones diplomáticas desde hace décadas. "Nuestra oficina es la única representación gubernamental de Corea del Sur en Cuba", aseguró a esta agencia Deok Rae Jeong, director de la Korea Trade-Investment Promotion Agency (Kotra).

   La Agencia tiene oficina permanente en La Habana desde 2005 y en el último año las ventas coreanas a la isla sumaron más de 40 millones de dólares.

   Son cifras que pueden parecer modestas pero que reflejan el objetivo principal surcoreano, que es entrar en un nuevo mercado por desarrollar y ocupar los espacios antes de que llegue la competencia de multinacionales de otros países.

   Deok Rae Jeong considera que la situación sería aun mejor si hubiera relaciones diplomáticas, aunque el pragmatismo comercial ya ha sido capaz de abrir las puertas que la política mantiene cerradas.

   "La posición de Cuba es clara, aunque no tengamos relaciones diplomáticas, ellos (los cubanos) económicamente están abiertos a las empresas coreanas", afirma el responsable de Kotra en La Habana.

   Deok Rae Jeong aconseja a las empresas interesadas en el mercado cubano que tengan paciencia. "Tienen que adaptarse a la situación cubana, porque aquí todo se hace con cautela y de manera planificada, por lo que la toma de decisiones lleva su tiempo".

Invertir tiempo y paciencia

"Hay que invertir tiempo, establecer una relación de amistad y dar confianza a la parte cubana", resume.

   En mayo de este año, la gigante surcoreana de electrónica Samsung Electronics abrió su primera tienda en una zona residencial de La Habana. Aires acondicionados, heladeras, teléfonos móviles inteligentes o televisores de alta definición son algunos de los productos a la venta, aunque todavía con precios muy alejados de los bajos salarios del cubano medio, que no muy superior a los 20 dólares mensuales.

   "Los cubanos están ávidos de recibir nueva tecnología", asegura Orlando Enrique Díaz, representante de Imagen y Ejecución de Samsung. "Lo que más les llama la atención es todo lo relacionado con realidad virtual", añade.

   "Cuba es para Samsung uno de los mercados que más promete", asegura por su parte Rocío Requero, responsable del stand de Samsung en la Feria Internacional de La Habana, que comenzó el lunes y finalizó ayer.

   En la feria Fihav estuvieron presentes 16 empresas surcoreanas, el 80 por ciento de las cuales ya había participado en la edición anterior. "Es muestra del interés por el mercado cubano", asegura Erick Rodríguez, gestor de Importación y Exportación de Kotra.

   "La mayor inquietud es con los tiempos. El mercado cubano lleva sus tiempos, pero una vez que los empresarios entienden el funcionamiento, se les hace más sencillo", señala Rodríguez, quien destaca además que "las empresas asiáticas se caracterizan por ser pacientes".

   Algunas empresas prefieren entrar poco a poco en el mercado cubano pero sin desembarcar totalmente. Desde México, la empresa surcoreana Posco Daewoo Corporation comercializa en Cuba productos como químicos, metales no ferrosos y neumáticos.

   "Hace tres años vinimos a Cuba a conocer el mercado, los clientes y sus necesidades. La verdad es que estamos muy contentos con los resultados", asegura Lucía Arias, representante de Posco Daewoo Corporation, quien asegura que no han tenido nunca problemas con los pagos a proveedores por parte de las empresas cubanas.

   En 2015, la aseguradora de comercio estatal del país asiático K-sure firmó un memorando de entendimiento con Cuba para facilitar también el comercio bilateral entre ambas naciones.

Fondo de garantía de pago

K-Sure concedió al Banco Exterior de Cuba una línea de crédito valorada en unos 70 millones de dólares y también proporcionó un seguro de pago, gracias al cual las empresas de Corea del Sur tendrán garantizados los pagos por la mercancía exportada a Cuba.

   En abril, Marruecos restableció las relaciones con Cuba, rotas en 1980, y dejó a Corea del Sur, Israel y Somalia como los únicos países que no mantienen todavía vínculos diplomáticos con La Habana.

   A pesar de que Cuba es un histórico aliado político de Corea del Norte, un posible restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Seúl y La Habana no es un tema descartable.

   El canciller surcoreano, Yun Byung-se, y su homólogo cubano, Bruno Rodríguez, se reunieron en La Habana en junio de 2016. Una imagen que décadas atrás hubiera resultado imposible.

   El deshielo entre La Habana y Washington aceleró el proceso de acercamiento de Seúl, pero la estrategia económica y cultural de Corea del Sur es anterior al cambio de ruta con la isla que marcó la administración demócrata de Barack Obama.

Cursos de idioma coreano

Para mejorar la imagen de Corea del Sur en la isla, Kotra también abrió en Cuba un curso de idioma coreano y gestiona la transmisión de series coreanas en la televisión estatal cubana, que tienen grandes audiencias en la isla.

   En noviembre de 2014, Oh Young-ho, consejero delegado de Kotra, recibió en La Habana el premio José Martí, en honor al Héroe Nacional de Cuba, por "su papel en la promoción de intercambios económicos y culturales entre la República de Corea y Cuba".

   Anteriormente, el galardón fue otorgado a políticos que están situados en las antípodas políticas de Seúl, como el presidente chino, Xi Jingping, y el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.

   Incluso la comida coreana tiene su representación en La Habana: El "Club SU Miramar", un restaurante en el barrio homónimo, que se destaca por sus terrazas al aire libre.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario