El Mundo

Las elecciones dejan a Turquía en manos del presidente islámico Erdogan

El líder derechista ganó por 52,5 por ciento a la dividida oposición y se prepara para profundizar su proyecto autoritario contrario al laicismo.

Martes 26 de Junio de 2018

El islámico conservador presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, festejó una amplia victoria en las elecciones del domingo, mientras su principal adversario denunció que los comicios no fueron del todo limpios aunque aceptó la derrota. Los observadores europeos criticaron la "excesiva ventaja" del mandatario islámico y su partido en la campaña. Erdogan tiene ahora el camino despejado para profundizar su proyecto autoritario y antilaico en un país fuertemente dividido entre conservadores del interior y progresistas de las ciudades del Oeste.

"Turquía decidió a favor de proteger su democracia, sus derechos y sus libertades, de mantener sus reformas", declaró Erdogan después de que el Consejo Supremo Electoral le declarase vencedor. Según la agencia estatal de noticias Anadolu, Erdogan logró el 52,5 por ciento de votos, frente a un 30,6 por ciento del opositor Muharrem Ince del Partido Republicano del Pueblo (CHP). El Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Erdogan conquistó en coalición la mayoría absoluta de los escaños en las elecciones parlamentarias, celebradas paralelamente a las presidenciales.

Ince reconoció la victoria de Erdogan, pero denunció que los comicios no habían sido limpios. El candidato derrotado expresó su gran preocupación por el futuro de Turquía al afirmar que ahora el país tiene un gobierno unipersonal. "A todas luces, estas elecciones no fueron limpias, desde la forma cómo fueron anunciadas hasta la publicación de los resultados", aseguró. Ince insistió en que hubo irregularidades aunque no incidieron de forma decisiva en los resultados. "¿Ellos han robado votos? Sí, lo han hecho sin duda alguna. Sin embargo, ¿han robado diez millones de votos? No, y reconozco el resultado de las elecciones". Según observadores electorales internacionales, la excesiva cobertura mediática y el estado de excepción bajo el que se celebraron los comicios inclinaron la balanza a favor de Erdogan.

"El presidente en funciones y el partido gobernante disfrutaron de una excesiva ventaja", de acuerdo con las conclusiones de la misión de observadores llevada a cabo por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE). "Las restricciones que hemos visto en libertades fundamentales han tenido un impacto en estas elecciones", dijo Ignacio Sánchez Amor, coordinador de los observadores de la OSCE en Turquía. Sánchez apuntó especialmente a las restricciones en la libertad de expresión, libertad de medios y libertad de reunión. Asimismo condenó el hecho de que no se permitiera la entrada al país a dos observadores.

Ince advirtió de que el "nuevo régimen" es una "gran amenaza" para Turquía. Un solo partido, "incluso una sola persona", se ha convertido en Estado, poder ejecutivo, poder legislativo y justicia, subrayó Ince. "En el sistema no hay ningún mecanismo que impida la arbitrariedad", agregó. "Turquía ha roto su vínculo con los valores democráticos".El candidato presidencial encarcelado Selahattin Demirtas felicitó a su formación, el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), por haber logrado su entrada en el Parlamento.El HDP, prokurdo, obtuvo un "gran éxito" al superar la barrera del 10 por ciento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario