El Mundo

Israel decide si le da otro mandato al derechista Benjamin Netanyahu

El primer ministro gobierna desde 2009 y aspira a superar el récord del histórico Ben Gurión. Su competidor es el general Benny Gantz.

Martes 09 de Abril de 2019

Israel votará hoy en unas disputadas elecciones generales, en las que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, buscará un quinto mandato al frente de su coalición derechista pero en las que la coalicióncentrista Azul y Blanco, del general retirado Benny Gantz, podría ser la más votada. Sin embargo, para los analistas la formación de una mayoría de derecha es casi segura. Netanyahu superaría, de ser reelecto, el récord histórico del "padre" de Israel, Ben Gurión.

Ayer, al cierre de las campañas, los candidatos se reunieron en sus sedes y algunos realizalronn maratonianas llamadas telefónicas o chateaban en las redes sociales con los electores. Netanyahu salió a hacer campaña en el popular mercado de Mahané Yehudá, en el centro de Jerusalén, mientras enfatizó su mensaje de que "el gobierno de derecha está en peligro", y reiteró su promesa de que si consigue continuar al frente del Ejecutivo extenderá la soberanía israelí a los asentamientos judíos de Cisjordania.

Un general al ruedo

El teniente general retirado Benny Gantz, su principal rival, declaró que Israel debe elegir entre "una dirección de unidad" y "esperanza" o seguir con una de "extremismo" bajo el actual primer ministro. Los sondeos dan a su coalición, Azul y Blanco (integrada por Resiliencia para Israel, de Gantz, el centrista Yesh Atid, del conocido político Yair Lapid, y Telem, del también general retirado Moshe Yaalón) la primera posición a poca distancia del Likud de Netanyahu. tras ser jefe del Ejército entre 2011 y 2015.

Gantz, una figura militar muy respetada en Israel, decidió unir fuerzas con el periodista Yair Lapid para buscar el voto desencantado con Netanyahu, cuya imagen se ha visto debilitada por sospechas de corrupción. El acuerdo alcanzado entre ambos contempla que el ex jefe de Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa sería primer ministro durante dos años y medio, tras lo que cedería el testigo al ex periodista para el año y medio restante. El partido del también general Yaalón se sumó luego. De esta forma, el antiguo jefe de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) busca seguir los pasos del mítico Isaac Rabin y de Ehud Barak, que dieron el salto del Ejército a la oficina del primer ministro. Pero claro que eran otros tiempos,cuando el laborismo era la fuerza hegemónica de la política israelí.

Pero ahora las encuestas dan al conjunto de los partidos de derecha —Likud, Nueva Derecha, Zehut, Unión de Partidos de Derecha y las formaciones ultraortodoxas— suficientes escaños para formar un bloque mayoritario y crear un nuevo Ejecutivo, mientras que prevén que Gantz no tendrá escaños para negociar una coalición de gobierno.

Derecha para rato

Por esto, un futuro gobierno de derecha "no está en peligro", considera el analista Yuval Karni en el diario Yediot Ahronot, que señala que "el bloque derechista tiene una clara mayoría" en las encuestas, que indican que mantendrá una ventaja de 63, 64 o más escaños en el Parlamento unicameral de 120 asientos, sobre el conjunto de fuerzas centristas, de izquierda y árabes. Pero ayer, a un día de las elecciones, alrededor de medio millón de israelíes de un censo electoral de 6,3 millones de votantes (84 por ciento judíos y 16 por ciento árabes) duda a qué partido apoyar, y se prevé que lo decida en el último momento, indica el diario Maariv. "Muchos de los indecisos están dudando entre los dos grandes partidos, Likud o Azul y Blanco, y algunos siguen dudando e incluso están considerando no votar", explica el periodista Mor Shimoni.

Polarización y grieta

Netanyahu cuenta con una imagen internacional negativa, por su fuerte inclinación a la derecha belicista. Y a nivel interno su figura provoca una fuerte polarización, algo que al parecer él mismo busca. Ayer el columnista Shlomo Pyuterkovsky, del portal Ynet, destacaba que un video que muestra a una joven lanzando un tomate al primer ministro durante una visita a un mercado en Tel Aviv, había golpeado a la campaña de Netanyahu y que su partido Likud sugirió que el Partido Azul y Blanco rival estaba detrás. "Temen una grieta en el muro de la mentalidad de ‘nosotros contra ellos' que el primer ministro y su gente están tan ocupados promoviendo", señaló el columnista, para el que la polarización es el juego preferido de Netanyahu y su equipo.

Netanyahu, que ocupa el cargo desde 2009 _tras un mandato de tres años en los años noventa_, aspira a superar a David Ben Gurión, padre fundador de Israel, como primer ministro con un mandato más largo al frente del país, algo que lograría en julio en caso de lograr formar gobierno nuevamente luego de las elecciones de hoy.╠

El primer ministro israelí nació en 1949 y creció en Tel Aviv, por lo que en junio de 1996 se convirtió en la primera persona nacida en Israel en acceder al cargo. Debió renunciar tres años más tarde, cuando fue sucedido por el laborista Ehud Barak. Este cayó en desgracia por el fracaso en el 2000 de las negociaciones fallidas de paz con los palestinos de Yasser Arafat.

Cuarenta partidos

Pero con cuarenta partidos que se presentan hoy en las urnas, la fragmentación política israelí seguirá siendo imperante, una característica histórica que ejemplifica la imposibilidad de que un partido obtenga mayoría absoluta en Israel. Los tiempos en que el laborismo era la fuerza dominante han quedado hace muchos años atrás.

De esos 40 partidos, algunos luchan para llegar al umbral de 3,25 por ciento de votos para entrar al Parlamento. Los que lo superen, obtendrán automáticamente al menos cuatro escaños. Entre las formaciones que luchan por su supervivencia están algunas que tienen una larga trayectoria, como el nacionalista laico Israel Beitenu (Israel Nuestro Hogar), del ex ministro de Defensa Avigdor Lieberman, o el pacifista Meretz, favorable a la solución de dos Estados con los palestinos, asunto que ha quedado casi fuera de la campaña electoral.

La seguridad será como siempre muy alta, con 17.000 agentes, policías fronterizos y voluntarios que se desplegarán en unas 10.000 mesas electorales, donde se podrá votar entre las 8 y 22 horas (5 a 19 hora GMT, cuatro menos en Argentina).

Plazo para negociar

Tras las elecciones y las pertinentes consultas con los partidos, el presidente, Reuvén Rivlin, encargará la creación de un nuevo gobierno al candidato con más opciones para formar una coalición, para lo que tendrá un plazo de 45 días que se podrá ampliar otras dos semanas. Parte de la población ya ha empezado a votar, ya que lo ha hecho el personal diplomático en el exterior y los soldados del Ejército destacados en distintas bases militares, que pueden hacerlo 72 horas antes de la jornada electoral.

desafiante. Gantz busca seguir la tradición de generales políticos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario