El Mundo

El presidente de Estados Unidos le puso punto final a su polémica visita a Cuba

Raúl Castro acompañó hasta la escalerilla del avión al presidente de Estados Unidos, su esposa y sus hijas, quienes abordaron el Air Force One a las 17.20. Llegaría a las 0.50.

Miércoles 31 de Diciembre de 1969

El presidente Barack Obama partió esta tarde del aeropuerto José Martí de La Habana rumbo a Argentina, tras finalizar un histórico viaje de tres días a Cuba que selló el proceso de reconciliación entre los otrora enemigos de la Guerra Fría.

Obama, su esposa, Michelle, y sus hijas, Sasha y Malia, abordaron el avión presidencial a las 17.20. Raúl Castro lo acompañó hasta la escalerilla de la aeronave.

Tras concretar el primer viaje de un mandatario estadounidense a la isla en casi 90 años y en el marco de un acercamiento entre las dos naciones tras cinco décadas de ruptura, Obama dejó esta tarde Cuba. La televisión estatal mostró el momento en que la aeronave despegaba y el mandatario cubano, Raúl Castro, agitaba la mano en señal de despedida.

De esta manera, Obama llegaría aproximadamente a las 0.50 de mañana a Argentina, para comenzar la gira oficial de 48 horas.

Esta tarde, disidentes cubanos que durante el año y medio de acercamiento entre la isla y Estados Unidos se mostraron contrarios a la política de Obama y lo criticaron por sus negociaciones con La Habana, expusieron al gobernante su descontento. "Le dije que estoy aquí hoy, pero no debía estar... pero vine para decirle de frente nuestro pensar, nuestras preocupaciones, nuestro descontento", dijo Berta Soler, de Damas de Blanco, tras su encuentro con el mandatario.

Otro de los opositores descontento con la política de Obama fue Antonio Rodiles. "El presidente escuchó casi todo el tiempo y lo que hizo fue explicar su política", manifiestó, y dijo: "Puedo entender cuál es la lógica que está usando el presidente, pero no la comparto".

En su última jornada en la isla, Obama presenció junto al presidente cubano un partido de béisbol entre Rays de Tampa Bay y el equipo nacional, y fue entrevistado por la cadena ESPN, que transmitió en vivo.

Cubanos que siguieron el discurso del presidente Obama, transmitido por la televisión estatal, se mostraron contentos por los llamados en favor de la democracia que

hizo el mandatario.

Obama pidió que en Cuba haya libertad política y aunque reconoció las diferencias ideológicas entre ambos países, aseguró que su estancia en la isla busca enterrar el último resquicio de la guerra fría en el continente.

En un esperado encuentro con la sociedad civil, el mandatario dijo que su país no impondrá el futuro a la isla y que confía que será decidido por los cubanos, en un mensaje salpicado de frases en español.

Aseguró que la prosperidad de la gente depende no sólo de la educación o la salud, sino también de la libertad para expresar libremente sus ideas sin ser detenido y tener, por ejemplo, acceso a internet.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario