Edición Impresa

Vergonzosa situación en un sanatorio

Soy médica, tengo 26 años y trabajo en un servicio de asistencia domiciliaria. Hace unos días tuve que atender una señora de 70 años hospedada en un hotel contiguo al Sanatorio Delta.

Miércoles 08 de Abril de 2015

Soy médica, tengo 26 años y trabajo en un servicio de asistencia domiciliaria. Hace unos días tuve que atender una señora de 70 años hospedada en un hotel contiguo al Sanatorio Delta. La mujer con un cuadro de mediana severidad, acudió a nuestro servicio como última instancia ya que previamente se acercó a dicho sanatorio pidiendo un médico que la asistiera, privilegiada institución donde sorprendentemente le fue negada la atención por los admisionistas, ya que no figuraba en el padrón de socios. Mi responsabilidad como médica en su momento pudo haberse limitado a la consulta y retirarme para continuar mi jornada laboral, pero me hubiera quedado con esa sensación de injusticia ante lo ocurrido y sin haber hecho nada al respecto. Así que dejé mi bolso y me acerqué al sanatorio donde me presenté, expliqué lo sucedido y pedí respuestas: "Acatamos órdenes del director", "no figura en el padrón", "la dirigimos a su sanatorio de referencia". Estimado médico y director del Delta, le acerco un material un tanto importante para repasar, llevar a reflexión, y acercarle a sus empleados: se llama "Ley Nº 26.529 Derechos del Paciente en su Relación con los Profesionales e Instituciones de la Salud", ¿la recuerda? Lamentablemente vivimos en una época donde nos limitamos a hacer lo mínimo e indispensable defendiéndonos con "no es de mi sección", "no pertenece a mi jurisdicción", "no es mi tarea, que se encargue quien corresponde", "no pagó la cuota", "no es socio" y otras frases que podemos utilizarlas en resumidos campos, ¿pero en la salud? Repregunto, ¿en la salud? ¿No somos humanos? Es ilegal e inaceptable que se le niegue la atención médica a un sujeto. Sólo espero que esta situación no se repita allí ni en ninguna otra institución. Y por último, agradezco al médico que se acercó al escuchar mi voz y luchar junto a mí por los derechos de esta señora, ejemplo de tantas otras personas que pasan por la misma situación.

Ana Clara Domenech

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario