Edición Impresa

Un hombre y su música

La música es una de las manifestaciones más sublimes del arte; la que copia el trino de los pájaros, el rumor de las cascadas y el silbo del viento en los pajonales, en los sauzales y en las alamedas

Lunes 01 de Septiembre de 2014

La música es una de las manifestaciones más sublimes del arte; la que copia el trino de los pájaros, el rumor de las cascadas y el silbo del viento en los pajonales, en los sauzales y en las alamedas; la que llega en brazos de los instrumentos que inventaron los hombres con excelsa sabiduría; la que acaricia nuestros oídos y nos hace emocionar. Entre los amantes de la música clásica están aquellos que no tienen predilección sobre algunos de los “genios” que compusieron obras antológicas; pero otros se sienten atraídos particularmente por Mozart, Bach, Beethoven, Liszt, Schubert, Brahms, Vivaldi, Tchaikovsky, Chopin, Paganini, Schumann o Wagner, entre tantos que legaron a la humanidad melodías memorables. Y no son pocos quienes sienten vibrar su espíritu romántico, al influjo de los inolvidables valses de Johann Strauss. Al margen de esa legión ilustre de músicos de los siglos XVIII, XIX, el siglo XX fue testigo de famosos compositores y directores de orquesta como André Kostelanetz, Percy Faith, Glenn Miller, Ray Conniff, Bert Kaempfert, André Popp, Vangelis, Caravelli, Fausto Papetti, Franck Pourcell; Paul Mauriat; Richard Clayderman, André Rieu y el malogrado Waldo De Los Ríos, entre otros. Pero hay un músico, un pianista y director contemporáneo nacido en Buenos Aires: Daniel Barenboim, que a partir de los siete años en que dio su primer concierto, comenzó a edificar un currículum notable compuesto por numerosas giras internacionales, importantes conciertos y las distinciones más diversas. Adoptó la nacionalidad israelí como asimismo la palestina, tratando de llamar a la confraternidad que debiera haber entre esos pueblos enfrentados histórica y cruelmente. Siempre con esa intención, en 1999 con el intelectual y pianista palestino Edward Said fundó la Orquesta West-Eastern Divan, integrada por intérpretes israelíes, palestinos y de algunos estados árabes y otros de Medio Oriente, que lograron hermanarse bajo la universal bandera musical queriendo dar un verdadero ejemplo de convivencia pacífica. Daniel Barenboim: un músico argentino; un director orquestal talentoso pero fundamentalmente, un hombre convencido de que si “la música calma a las fieras”, puede también iluminar con la luz que irradian los sonidos de los instrumentos, el corazón de los líderes de las naciones en pugna.

Edgardo Urraco

Gracias por los niños

Cuando instituciones se proponen llevar a cabo obras, eventos y actos es seguro que el éxito acompañará por el esfuerzo y la voluntad de servicio puestos en acción. Es lo que sucedió en el agasajo por el Dia del Niño en la parroquia del Espiritu Santo de calle Cochabamba al 6300. En ese predio se puso en movimiento la agrupación José Pedroni de los boys scouts, la Secretaría de Cultura del Distrito Oeste y la Vecinal Barrio Belgrano Oeste, donde cada institución nombrada puso su granito de arena para que el agasajo fuera un exito total, teniendo la esperanza de repetir actos en beneficio de nuestros vecinos. Saludamos y agradecemos a todos.

Asociación Vecinal Barrio Belgrano Oeste

Ya van 266 muertos

La cifra que medios capitalinos contabilizan de muertos por la inseguridad en esta provincia bajo administración progresista alcanza a 266, esta noticia sumada a la publicada meses atrás, en que Rosario, Santa Fe y Comodoro Rivadavia eran las ciudades más inseguras del país, nunca fue comentada por el periodismo local. Hace unos días el diario publicó sobre una reunión que sobre el tema inseguridad mantuvieron el administrador político del Ejecutivo provincial y la Iglesia, y con diversas fuerzas deseosas de aparecer en la foto. En un apartado se emiten opiniones sobre el hecho ocurrido en barrio Belgrano, entre los cuales asesinato es el término más liviano, instalando la idea de que el mal está en la gente. Creo que los expertos deben analizar un crimen desde las circunstancias y sobre el móvil, buscando también a los autores intelectuales del mismo. Pregunto, ¿por qué los señores administradores políticos no evalúan la posibilidad de que algo hicieron mal para que la resultante sea esta actualidad? Cuando el progresismo instaló la metodología de incrementar la población urbana, como medio de aumentar el caudal de votos, ¿nunca pensaron que un centro urbano tiene limitaciones habitacionales y de fuentes de trabajo para mantener una sociedad organizada con los servicios correspondientes? Cuando ayudaron a despoblar el interior retaceándole los servicios básicos y mostrarles las ciudades como panacea, ¿nunca pensaron en el futuro estructural? Personalmente, para analizar una tendencia me apoyo en algún ejemplo puntual, y al progresismo local lo asocio a la reacción que tuvo el periodista Luis Novaresio, en su reacción contra el ingeniero Gualberto Venesia, cuando este último presentaba como opción la construcción del puente Rosario-Victoria en la cabecera de la ruta A-012, hoy camino de circunvalación del Gran Rosario. Novaresio lo defenestró con dolorosos adjetivos y la actualidad demuestra que Venesia tenía razón. La dirigencia progresista no mide el resultado general de sus acciones, sino como metas personales. El Ejecutivo no es un centro de estudiantes.

Julio R. Sánchez
DNI 6.043.532

¿Somos discriminadores?

A veces leo los comentarios on line de La Capital con algunas notas que me interesan. En esta ocasión, fue la actitud que tuvieron al ingreso de un club con un muchacho con discapacidad motriz. Uno de los comentarios era: “ Si estaba colmada la capacidad, ¿por qué les permitieron ingresar? Es como si fuera “un judío, o un negro, o un ciego o todos juntos”, no los dejan pasar por estar colmados, entonces dicen que discriminan, para evitarlo los dejan pasar, se produce un desmán y resultan heridos, culpables los que evitaron ser discriminadores, qué gente de morondanga. No voy a poner en tela de juicio la decisión de quien controlaba el ingreso (eso es una cuestión de sensibilidad y empatía), pero sí, que se menoscabe a una persona por su condición. Stephen Hawking es discapacitado, Albert Einstein era judío, Barack Obama es negro y Jorge L. Borges era ciego, por citar algunos. Evidentemente, este comentarista, tiene un grupo predilecto de gente a discriminar. Pero no es el único. Hay gente que discrimina a “los gorrita”, con arengas de violencia inaudita. El tema es la segregación entre argentinos, víctimas del caos social, siendo el Estado quien está cometiendo homicidios por las manos de otros, víctimas de la pobreza material y espiritual. La marginación social apaña la desintegración familiar, la subalimentación, el imposible acceso a medios de enseñanza y sanidad, el desempleo, las escapatorias adictivas, la incomprensible explotación de niños de la calle y sus trágicas consecuencias. Falta una acertada prevención estatal (“pobreza”, muchas veces conveniente a intereses políticos y/o subsidios demagógicos sin retribución laboral): inversión en salud pública, educación y asistencia social educadora (talleres para inclusión laboral, cursos de nutrición familiar). Es como hablar de la oposición al aborto sin antes pensar en una adecuada inserción del niño en la sociedad: campañas de educación sexual, evitar la burocracia y reducir el tiempo en que los posibles adoptantes logren su fin. No pensar en instituciones: internados en sistemas y subsistemas “protectoras de los menores en riesgo” que muchas veces abusan de su autoridad (violaciones, maltratos), donde el chico se va quebrando internamente, pierde su identidad y su escasa autoestima. Este sector de la sociedad donde el potencial del niño se ve minado por ejemplos de violencia familiar y germina en él el rencor, al sentir la desprotección del Estado y la discriminación de la sociedad. Nunca hemos exigido con compromiso al Estado que asuma su rol educador, para ese sector postergado. Como sociedad ahora clamamos por la seguridad, pero no nos dimos cuenta a tiempo de que con nuestra indiferencia a la pobreza y desidia en reclamar por su bienestar, incubamos en algunos casos “el huevo de la serpiente”.

Silvia Buonamico

Peatonal Ricardone

Es muy positiva la iniciativa municipal de convertir en semipeatonales varias cuadras del microcentro. Así se podrá empezar a mejorar el área principal de la ciudad, hoy decaída, privilegiando al peatón, mejorando el ambiente y destacando la arquitectura, como en las ciudades más adelantadas. Pero sugiero que el tramo final de la cortada Ricardone, comprendido entre el pasaje Araya y la calle Mitre a todo lo largo del teatro La Comedia, no sólo sea “semipeatonalizado” sino aún más: convertido en una plazoleta, con colocación de asientos, farolas y arbolado. De este modo ese sitio ahora deprimido se convertiría en un remanso en el área céntrica, daría realce al edificio del teatro y constituiría un nuevo punto de interés urbano.

Roque A.Sanguinetti
DNI 6.065.831

Al Banco Provincial

Hoy 1º de septiembre el querido Banco Provincial de Santa Fe cumple 140 años. Desde siempre es y será el banco de todos los santafesinos. Trabajo en esta gran institución desde hace muchos años, allí también lo hicieron mí padre, mi suegro, mi esposa y ahora uno de mis hijos. Para nosotros ocupa un lugar muy importante en nuestras vidas, en especial para mí. Este banco, el de todos los santafesinos desde finales de los 80, sufrió las consecuencias de muy malas administraciones apañadas por los gobiernos de turno, hasta terminar en una detestable maniobra de privatización donde es entregada en ese momento a un grupo de facinerosos amigos del poder, que con el transcurso de un par de años también dejaron mal parado al banco, allá por 2001. Desde el año 2003 nuestro banco se encuentra bajo la administración del Grupo Peterssen, el cual dirige el ingeniero Eskenazi. Un gran abrazo de gol a todos los compañeros y amigos que trabajaron en el querido Banco Provincial, y a los de ahora, el Nuevo Banco de Santa Fe también; en especial mi reconocimiento por hacer que nuestro banco siga siendo la herramienta económica y productiva de nuestra provincia y uno de los más importantes de la región. Felices 140 años.

Hugo Bertorini
DNI 17.357.475

Estacionamiento en pasaje Storni (III)

Con relación a lo puntualizado por el lector Carlos A. Palmieri, quien comenta mi carta referida al tema del estacionamiento en el Pasaje Storni, a quien le agradezco su preocupación, aclaro que mi propuesta es cambiar el lugar de estacionamiento; vale decir, permitir el mismo sobre la mano izquierda, prohibiéndolo sobre la mano derecha, tal como se encuentra en el pasaje Juan Álvarez (de Paraguay a Presidente Roca, altura 700). Ello beneficiaría a los habitantes del pasaje Storni, toda vez que no verían bloqueadas sus cocheras, y en la salida de las mismas obtendrían mayor maniobrabilidad y, a la par, tendrían mayor y mejor visualización de los rodados que circulan por el mismo.

Roberto Meneghini
DNI 6.069.678

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario