Edición Impresa

Tailandia abre investigación por tráfico de seres humanos

La policía halló en un departamento nueve bebés nacidos de madres de alquiler. Creen que son hijos de un japonés que ya abandonó el país.

Sábado 09 de Agosto de 2014

La policía tailandesa anunció ayer que abrió una investigación por tráfico de seres humanos, tras el hallazgo en un departamento de Bangkok de nueve bebés nacidos supuestamente de madres subrogadas y con el mismo padre, un japonés que abandonó el país.

Los servicios sociales tailandeses y la policía, alertados por los vecinos, entraron el martes en un inmueble en el este de la capital, donde descubrieron a nueve bebés, a sus nueve cuidadoras y a una mujer embarazada, que confesó ser una madre de alquiler, según la policía.

Desde el inicio del caso, un abogado indicó a la policía que uno de sus clientes, un rico ciudadano japonés, era el padre de todos los niños.

"Pensamos que los nueve bebés tienen el mismo padre, este japonés", declaró ayer un responsable policial, que pidió el anonimato. "Nacieron de una madre de alquiler", añadió.

El coronel Pakphum Poolsiripoka, miembro del equipo de investigadores, indicó que en un principio habían unos catorce bebés, pero que cinco de ellos "ya se los llevaron fuera del país", y precisó que el supuesto padre tenía menos de 30 años.

Poolsiripoka indicó que investigan si hubo tráfico de seres humanos o una violación de las reglas del consejo médico, que prohíbe la gestación mediante madres subrogadas con fines comerciales.

El supuesto padre abandonó Tailandia el jueves en un vuelo con destino Macao, indicó el general Suwichpol Imjairach, de la policía de inmigración del aeropuerto Suvanabhumi de Bangkok.

Las autoridades han reforzado la vigilancia tras un caso que suscitó una ola de indignación internacional, cuando una madre de alquiler tailandesa denunció que una pareja australiana para quien gestaba gemelos decidió abandonar a uno de ellos porque padecía síndrome de Down.

Se estableció luego que el hombre, de 56 años y que responde a las siglas de D.J.F., había sido sentenciado en 1997 a tres años de prisión por propasarse con dos niñas, de siete y diez años, a principio de la década de los 80.

Numerosas parejas extranjeras viajan a Tailandia para utilizar los servicios de las clínicas de fecundación in vitro y de las madres subrogadas, aunque las autoridades insisten en que la gestación con un vientre de alquiler a cambio de dinero es ilegal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario