Edición Impresa

Señalado en un crimen que quedó impune

Juan Domingo "Pantera" Cano había trabajado como empleado de seguridad de Newell's Old Boys desde 1995 hasta 2003, cuando la conducción de la barra estaba en manos de Roberto "Pimpi" Caminos.

Lunes 02 de Septiembre de 2013

Juan Domingo "Pantera" Cano había trabajado como empleado de seguridad de Newell's Old Boys desde 1995 hasta 2003, cuando la conducción de la barra estaba en manos de Roberto "Pimpi" Caminos. Ese año, Cano fue despedido del club por reclamar el pago de salarios adeudados. Lo expulsaron a golpes. Uno de los agresores, según denunciaron sus hijos, fue Sergio "Quemado" Rodríguez, un integrante de la barra al que además conocía del barrio.

Tres años después, en abril de 2007, ocurrió un nuevo capítulo de esa disputa cuando Cano fue alcanzado por seis balazos mientras estaba con amigos en una casa de Rueda y Cullen. Una vez más, los familiares acusaron al Quemado por ese ataque le afectó la movilidad de la pierna derecha.

El golpe definitivo fue el 15 de febrero de 2009. Pantera había salido en bicicleta de su casa de Iriondo al 3800. Iba a comer un asado a la casa de un tío. Cuando llegó a Biedma y Riccheri pasó junto a un colectivo con hinchas que volvían de ver el triunfo de Newell's ante Boca en Buenos Aires. Diego "Panadero" Ochoa empezaba a perfilarse como nuevo conductor de la barra y los hermanos Camino estaban prófugos por haber protagonizado el copamiento del club un mes antes. Un año después, en marzo de 2010, Pimpi Camino era asesinado frente a un bar.

Los hijos de Cano aseguraron entonces que, delante del colectivo, iban en un auto Sergio Rodríguez y su hijo Maximiliano o Quemadito, que fue asesinado en Corrientes y Pellegrini el 5 de febrero pasado. Los familiares denunciaron que a Pantera lo embistieron y lo mataron de cinco balazos en el piso. Pero ante falta de testigos, los Rodríguez no fueron citados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario