Edición Impresa

Secuestraron a una mujer en la capital provincial, la liberaron y huyeron sin el botín

Es la esposa de un reconocido empresario metalúrgico de Santa Fe. El caso, que ahora investigan, dejó numerosos interrogantes y dejó perpleja a la opinión pública de Santa Fe.

Sábado 29 de Noviembre de 2014

En un sorprendente operativo comando, que dejó perpleja a la opinión pública de la capital provincial, fue secuestrada ayer una mujer de 76 años perteneciente a la familia propietaria de una de las industrias metalúrgicas más grande de la ciudad. Fue liberada luego de que se depositara el rescate aunque los delincuentes no pudieron hacerse del botín por un hecho casual. Al menos cinco personas llegaron a la casa de los Barnaba sobre la Costanera santafesina al promediar la mañana de ayer. Nadie de la familia se encontraba en la vivienda por lo que los sujetos redujeron al personal y se quedaron a la espera en el interior del inmueble.

Alrededor de las 10.30, al regresar la dueña de la casa también fue reducida y se la llevaron en su propio auto, un Peugeot 308, que abandonaron al rato a advertir que tenía gps. A los pocos minutos el esposo de la mujer recibió un llamado que lo impuso del rescate que exigían por ella, cuya cifra no trascendió oficialmente.

Tras el desenlace del hecho, el Ministerio de Seguridad emitió un comunicado oficial ,informando que gracias a "un fuerte operativo de cerrojo policial, fue liberada esta tarde (por ayer) en San José del Rincón la señora que había sido secuestrada durante la mañana en Santa Fe. Se trata de M.S., de 76 años, domiciliada en el barrio Guadalupe de la capital.

De acuerdo al relato de la víctima, cinco hombres ingresaron a su domicilio, redujeron a la empleada doméstica y aguardaron por la llegada de la señora que en ese momento no se encontraba en la misma. Al llegar e ingresar a su casa la mujer también fue reducida y trasladada en el auto de la familia. Luego, en algún punto, fue trasbordada a otro vehículo. La mujer fue hallada en el transcurso de la tarde en Castelli al 700 de San José de Rincón.

"Desde las áreas que llevaron adelante el procedimiento confirmaron que no se concretó el pago del rescate solicitado en primer momento por los secuestradores. Efectivos de la Policía de Investigaciones y de la Unidad Regional I, trabajan conjuntamente desde el inicio para dar con los autores del hecho. También colaboran las Tropas de Operaciones Especiales. Interviene la Fiscalía Federal Nº 1, a cargo de Walter Rodríguez", concluye el texto oficial.

Esta práctica inusual de dar a conocer por escrito el desarrollo de un hecho dio la pauta de lo sorprendida que estaban las autoridades por la modalidad y audacia del atraco. Ni la policía ni la Justicia dieron hasta anoche indicios de las pistas que siguen para encontrar a los secuestradores.

Rarezas. Extraoficialmente se supo que habrían sido cien mil pesos que se pagaron por el rescate y que, al momento de depositar el bolso con los billetes, una mujer observó la maniobra y llamó a la policía frustrando el acceso de los secuestradores al botín.EN_SPACESin embargo, los secuestradores se conformaron con quedarse con las manos vacías. Al parecer, la mujer ya había sido liberada por decisión de los secuestradores. La policía argumentó que fue por presión del cerrojo que armó la fuerza.

Pero aún así quedan sin responder las rarezas del caso. Si el móvil fue el dinero no se explica que liberaran a la víctima antes de asegurarse su posesión. La presión policial que habría sido disuasiva, según el comunicado oficial, no aclara cómo es que la policía localizó la zona donde habrían llevado a la mujer. Sólo teniendo algún indicio preciso el cerco pudo ser tan efectivo. Y si fue efectivo, cómo es que no se logró apresar a nadie. Tampoco existe certeza si se pagó el botín y por qué los delincuentes lograron fugarse pese al despliegue del cerrojo policial.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario