Edición Impresa

"Sandra es de otro planeta: gracias por dejarme vivir", confió su ahijada

Sonsoles Rey Obligado salió ayer del Hospital Alemán, donde recibió un riñón de su madrina. "Estoy contenta, feliz, quiero volver a vivir. Gracias a Dios puedo volver a jugar con mi hijo", reveló.

Martes 21 de Agosto de 2012

Sonsoles Rey Obligado, la ahijada de la cantante Sandra Mihanovich, expresó ayer su gratitud hacia la artista al ser dada de alta del Hospital Alemán de Buenos Aires, después de ser trasplantada y recibir un riñón de su madrina.

"Estoy contenta, feliz, quiero volver a vivir. Gracias a Dios puedo volver a jugar con mi hijo", dijo Sonsoles Rey Obligado, de 35 años de edad, quien se recupera del trasplante.

En la puerta del hospital donde ella y la cantante fueron intervenidas quirúrgicamente el pasado lunes, la mujer expresó: "Sandra es de otro planeta. Eternas gracias por darme vida, la amo con pasión, gracias por dejarme vivir".

"Podría haber recibido el alta médica el sábado, pero el viernes me realizaron una intervención menor que retrasó todo. Hubo un pequeño accidente, como el de apretar la manguera de la bolsita de la orina con la cama y eso me produjo una fisura en el uréter, que fue lo que retrasó todo", explicó.

En cuanto a la respuesta del órgano trasplantado en su cuerpo dijo: "La verdad es que las funciones renales están muy bien, estoy eliminando varios litros de orina por día así que en ese aspecto los médicos y yo estamos muy conformes"

"Gracias a Dios voy a poder volver a jugar con mi hijo", dijo Sonsoles a Crónica y agradeció a la cantante: "Mi madrina me salvó la vida, la amo con pasión". Sandra Mihanovich estuvo con ella el día en que los médicos le aconsejaron un nuevo trasplante, ya que en 2001 recibió el primer órgano que luego comenzó a fallar en 2011, y allí fue cuando tomó su valiente decisión.

"Mi diálisis fue terrible. Llegué a pesar 44 kilos y eso aceleró la decisión, pero no me la hicieron fácil. Investigaron todo: fotos, vínculo, hubo psicólogos, médicos forenses. A Sandra le preguntaron si era consciente que se iba a quedar sin un órgano y ella respondió: 'lo que vos recibís, es más de lo que das".

La joven ya no podía cargar a su hijo de dos años y debía estar acompañada todo el tiempo. Ahora la vida y su madrina le dieron una nueva oportunidad.

"Ahora lo único que quiero es irme a jugar con mi bebé y correr por la playa, que es donde vivo", agregó.

La empresaria, que vive en Brasil, reiteró su agradecimiento hacia la cantante al señalar: "Me salvaste la vida".

"Dar amor". Por su parte, Sandra Mihanovich habló ayer en el programa de su mamá Mónica y César que se emite por Radio Del Plata, donde contó: "Cuando me muera voy a donar todos mis órganos".

"Yo nunca pensé que se iba a generar tanto revuelo, lo hice por un motivo concreto", indicó.

Además, tuvo tiempo para bromear con la situación al comentar: "Tenía la esperanza de adelgazar con la operación pero el riñón no pesa nada".

La cantante tuvo que sortear una batalla legal frente a los impedimentos que contempla la ley con el fin de evitar la venta de órganos entre desconocidos.

"Dar amor", fue la respuesta de la artista de 55 años ante un tribunal cuando se le preguntó el motivo por el cual quería donar un órgano a su ahijada. (DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario