Edición Impresa

Roban farmacia, huyen en el auto de una clienta y caen tras tiroteo

Lo que comenzó el miércoles a la tardecita con un asalto express a una farmacia de la ciudad de Funes terminó con un delincuente herido tras un enfrentamiento en el barrio Godoy, hasta donde...

Viernes 30 de Agosto de 2013

Lo que comenzó el miércoles a la tardecita con un asalto express a una farmacia de la ciudad de Funes terminó con un delincuente herido tras un enfrentamiento en el barrio Godoy, hasta donde los ladrones llegaron perseguidos por la policía. Todo se desató aproximadamente a las 19.30 cuando dos jóvenes ingresaron a una farmacia ubicada a la altura de la garita 9 bis de la vecina localidad y tras sorprender a los dueños se marcharon llevándose unos pocos pesos, algunas cajas de ansiolíticos y el Ford Focus color gris oscuro de una ocasional clienta. Media hora más tarde, el auto fue visualizado por efectivos de la seccional 32ª, que patrullaban en un vehículo particular, a una cuadra de esa comisaría. Los policías persiguieron a los maleantes y lograron interceptarlos a los pocos metros. Allí detuvieron a uno de los asaltantes y el otro logró huir a la carrera. Aunque luego de enfrentarse con un policía, cayó baleado en la pierna izquierda. Les secuestraron dos revólveres calibre 38.

La farmacia asaltada funciona desde hace un par de meses en calle San Martín al 700 de Funes, un camino de ripio que corre paralelo y al norte de la ruta nacional 9. Una arteria de uso netamente vecinal pero intensamente transitada. Hasta ese lugar, virtualmente desguarnecido cuando cae el sol, el miércoles a las 19.30 llegaron caminando dos muchachos. Su arribó coincidió con el de una clienta que bajó de un Ford Focus color gris oscuro y que les permitió ingresar al local más fácilmente.

Robo express. Lo que pareció una gentileza, que los hombres le cedieran el paso a la mujer después de que el farmacéutico les habilitara el paso con el portero eléctrico, se transformó en el ardid del que se valieron para ganar el interior del comercio. "No tengo intenciones de que el caso tenga publicidad", se excusó respetuosamente ayer al mediodía el dueño de la farmacia, cuando el atraco ya estaba en todos los medios de la zona.

Una vez adentro de la farmacia, los ladrones hicieron lo que indica el manual. Se movieron rápidamente y robaron uno 600 pesos entre el dinero que había en la caja y el que le sacaron a las víctimas. A la clienta, en tanto, le quitaron su alianza, el celular y las llaves del Ford Focus en el que huyeron por calle San Martín hasta Burucuyá y por allí hacia la ruta 9 con rumbo al este, mano que conduce a Rosario y que ayer estaba en reparación.

Mientras los ladrones huían, un llamado ingresó a la central del 911 alertando sobre el robo y se emitió un aviso radial a las comisarías de las Inspecciones de Zona 6 y 11 y a la Unidad Regional XVII de San Lorenzo sobre las características del Focus robado.

Atrapados. Poco antes de las 20, el subjefe de la seccional 32ª patrullaba su zona en un auto sin identificación cuando observó el Focus en las inmediaciones de Rivarola y Benítez, a una cuadra de la comisaría de barrio Godoy. Los vigilantes siguieron al auto y vieron como se detuvo por unos minutos. "Los sorprendieron cuando pararon para repartirse el botín", indicó un vocero de la pesquisa que está en manos de la jueza de Instrucción Mónica Lamperti. Cuando se pusieron en marcha otra vez le cruzaron el paso. Ahí fue detenido Martín A., de 23 años, y domicilio en la localidad de Totoras, en el departamento Iriondo. Según confiaron fuentes cercanas a la pesquisa no tiene antecedentes penales y en su poder tenía un revólver calibre 38.

En tanto, el otro maleante logró huir a la carrera y a unos 300 metros del lugar donde quedó el Focus fue interceptado por otro policía en un patrullero. Esta vez era uno de los subjefes de la Guardia de Infantería quien estaba sobre sus pasos. Entonces se produjo un intercambio de disparos en los que Joaquín Hernán G., de 23 años, fue alcanzado por un balazo policial en la pierna izquierda. El muchacho, domiciliado en el barrio Santa Lucía, también tenía un revólver calibre 38 y llevaba un pequeño bolso negro con algo de dinero, y algunas cajas de alplax y alprazolam.

Los dos detenidos quedaron alojados en la seccional 32ª. Martín A. fue acusado por robo calificado y sustracción de automotor, mientras que a Joaquín Hernán G. se le sumó, además de lo anterior, la resistencia calificada a la autoridad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS