Edición Impresa

Piden al Vaticano archivos sobre la represión de los 70

Organismos de DDHH y querellantes de Rosario canalizaron su pedido a través de Cancillería. Esperan que el nuevo Papa facilite datos clave.

Lunes 01 de Abril de 2013

Familiares de Detenidos y Desaparecidos de Rosario pidieron al Vaticano la apertura de archivos vinculados con el terrorismo de Estado durante los años 70 en Argentina. La presidenta del organismo de derechos humanos y querellante en la causa Feced, Elida Luna, explicó a LaCapital que la solicitud se hizo por intermedio de Cancillería y la Secretaría de Culto de la Nación, cuyo titular, Guillermo Olivieri. Ahora, con la designación del Papa argentino, las víctimas de la represión ilegal decidieron profundizar su pedido y hacerlo visible.

Luna explicó que se trata de conocer datos que pudieran obrar en poder de la Iglesia, tanto en los Arzobispados argentinos, como en la Nunciatura en Buenos Aires o en la propia sede vaticana de Roma. Los organismos estiman que en los registros de la milenaria institución puedan encontrarse datos que permitan conocer el destino de niños robados por los militares o la ubicación de los cuerpos de muchos desaparecidos.

"Empezamos a trabajar sobre esta posibilidad a partir de 2010, que fue cuando se hicieron las presentaciones por (Eugenio) Zitelli (el cura acusado de delitos de lesa humanidad en los Tribunales de Rosario). Allí se hizo una presentación a través del juez Marcelo Bailaque", explicó. Añadió que "siempre pensamos que los archivos los tenían en el Arzobispado, que era un lugar intocable, difícil que lo allanen, entonces lo pensamos e hicimos una presentación para ver si tenían documentación".

En junio de 2012, el juez a cargo de la causa Feced solicitó a la Iglesia local que facilitara los archivos que poseyeran en el Arzobispado de Rosario. Luna señaló que "después de gestionar bastante nos contestaron, y el arzobispo de Rosario, José Luis Mollaghan, nos entregó dos dossiers en los cuales no hay demasiados datos, pero que abre un camino de que no estábamos equivocados: el Estado Vaticano tenía archivos".

"Hicimos este camino desde acá, chiquito, fue un inicio y a partir de eso se nos ocurrió pedir una entrevista con el vicecanciller (Eduardo) Zuain". Una delegación de los organismos de Rosario tuvo una reunión con Zuain en agosto pasado, y en noviembre otro encuentro con el secretario de Culto de la Nación.

Luna indicó que entre los argumentos para el pedido, se consideraron los dossiers que les entregó el Arzobispado de Rosario y los numerosos testimonios en los juicios de lesa humanidad, incluso de parte de los propios imputados, en el sentido de que El Vaticano "tenía copia de los archivos", y destacó que los funcionarios argentinos "nos acompañan en el pedido y nos asesoran".

Vox populi. La querellante en la causa Feced, apuntó que es "vox populi que El Vaticano tiene copia de los archivos" porque "la Iglesia se sentó en la mesa chica para participar y planificar el golpe (del 76), esto ya lo sabemos".

Incluso señaló que "una de las integrantes de Familiares de Santa Fe, durante 1977, se presentó en la Santa Sede con el objetivo de averiguar cualquier dato posible sobre el paradero de su hijo. En el mismo momento que preguntó le exhibieron un legajo con datos de su hijo, que nunca apareció". También recordó que "en Rosario, durante 1978, el entonces arzobispo Guillermo Bolatti recibió a dos madres: Nelly Huarque, ya fallecida, y Norma Vermeulen, a quienes les reconoció que muchos de sus hijos habían sido asesinados".

La Cancillería pidió a fines del año pasado al nuncio apostólico (el embajador del Vaticano) en Buenos Aires, Emil Paul Tscherrig, que revise los archivos de la Nunciatura en busca de material relacionado con la represión ilegal en Rosario, presentando como antecedente los papeles entregados por monseñor Mollaghan. A la vez solicitó al secretario de Estado Vaticano que se les permitiera acceder a esa documentación.

Elida Pity Luna remarcó que "la Iglesia tiene la obligación de que toda la documentación que tengan en su haber la entreguen, mucho más si hay tantas expectativas con el Papa Francisco". Planteó que "incluso cuando Mollaghan nos mandó esos dos dossiers, da a entender que tienen bastante más".

El optimismo, y el hecho de decidir hacer públicas estas gestiones, surge ahora con la asunción de Francisco. Luna señaló que "cuando hicimos el pedido (a fines de 2012) estaba (el cardenal Tarciso) Bertone como secretario de Estado, que no está más. Creemos que es muy válido y una buena posibilidad por el Papa que han elegido, más allá de lo que pensamos de él desde Familiares, porque si bien no es (Enrique) Angelelli o (Carlos) Ponce de León, no quita para nada que se pueda llegar a sentirse obligado a contestar, por el hecho de que es de nuestro país".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS