Edición Impresa

Peligro, maderas voladoras

En calle 9 de julio 3843 (entre Castellanos y Alsina) hace aproximadamente dos años que  la  construcción de un edificio fue detenida abruptamente en el 4º piso por  no se qué conflicto suscitado con la Municipalidad, que le colocó las consabidas...

Jueves 04 de Septiembre de 2014

En calle 9 de julio 3843 (entre Castellanos y Alsina) hace aproximadamente dos años que  la  construcción de un edificio fue detenida abruptamente en el 4º piso por  no se qué conflicto suscitado con la Municipalidad, que le colocó las consabidas fajas de clausura (las cuales, según la conocida tradición de los argentinos, fueron arrancadas en menos de 24 horas). El problema es que tal vez por haber desalojado perentoriamente al personal, no les dieron tiempo para que acomodaran un poco el maderaje que había en el edificio, pues en el lugar quedaron tirantes y tablas sueltas, bandejas de protección colocadas y en preparación, encofrados en preparación y listos para rellenar, etc.. Sabemos que la madera de la construcción es de baja calidad y por lo tanto las lluvias y la temperatura las deterioran mucho en cuanto a su resistencia. En las últimas tormentas se vieron y sintieron caer algunas piezas livianas sobre la vereda y la calle. Yo no sé qué decisión se tomará sobre el futuro del edificio, pero esas maderas en estado de putrefacción deben ser retiradas por seguridad de transeúntes y vecinos, en especial los que estamos en la vereda norte recibiendo todo lo que vuela desde la vereda sur. Espero que las autoridades municipales  actúen ahora, antes que suceda una desgracia, y se eviten tener que poner esa poco creíble cara de circunstancia que tanto hemos aprendido a aborrecer los ciudadanos comunes.
 

Nelso Moirin

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario