Edición Impresa

"No cejaremos en nuestro esfuerzo por eliminar a las bandas narcos"

Lo dijo el mandatario santafesino ayer a la tarde en Jefatura. Anoche continuaban los operativos buscando a los prófugos.

Domingo 02 de Junio de 2013

"No cejaremos un minuto en nuestro esfuerzo por desmantelar las bandas delictivas que operan en esta ciudad y en toda la provincia", dijo ayer el gobernador Antonio Bonfatti. Y enseguida agregó que para eso se cuenta con "el trabajo conjunto del Poder Ejecutivo, la Justicia y la policía". Sin embargo, aclaró que aquellos hombres de uniforme que se corran del camino trazado "serán erradicados y les caerá todo el peso de la ley". Fue en la Jefatura de la Unidad Regional II, en Ovidio Lagos al 5200, donde el primer mandatario santafesino convocó a la prensa para exhibir los logros del operativo que el viernes se realizó en el barrio 17 de Agosto para poner fuera de juego a la histórica banda de Los Monos, sindicada como la principal responsable del negocio del narcotráfico en la ciudad. "Esto es sólo el comienzo del trabajo", subrayó luego Bonfatti.

Todo se plasmó después de las 18 de ayer y el gobernador no estuvo solo. Lo secundó su ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, quien prefirió mantener un perfil bajo y alejado de los flashes. Lo mismo hizo el subjefe de la Unidad Regional II, comisario Luis Bruschi, único policía presente en el acto; y el juez de Instrucción número 4, Juan Carlos Vienna, quien para "evitar prejuzgamientos" en la causa madre que derivó en el operativo del viernes, no hizo declaraciones. Tampoco hablaron oficialmente las fiscales Adriana Camporini, Lucía Araoz, Graciela Argüelles y su par Donato Trotta, todos con investigaciones tendientes a desarticular las redes narcocriminales que operan en la ciudad. Entonces la palabra quedó para el gobernador y para los fiscales de Cámaras, Guillermo Camporini y Cristina Rubiolo, además del Procurador General de la Corte, Jorge Barraguirre, quien llegó al final y dejó fuertes conceptos.

Todos juntos. "Lo primero que hay que resaltar es el trabajo conjunto de la Justicia, el Poder Ejecutivo y la policía", dijo Bonfatti al iniciar la rueda de prensa. Y enseguida mencionó que "las acciones conjuntas articuladas entre los fiscales y el Procurador demuestran que hay un trabajo de inteligencia para abordar el tema del narcotráfico y desarticular definitivamente las bandas que operan en la ciudad y la provincia".

Tras destacar el operativo realizado el viernes, que además de todo lo incautado (ver aparte) llevó tras las rejas a seis personas acusadas de integrar una organización "destinada a ordenar y consumar asesinatos por encargo, amenazar a personas para brindarles protección, acopiar armas de fuego y municiones, y procesar, distribuir y comercializar drogas", según surge de la investigación y tal cual lo resaltó ayer la fiscal Rubiolo, el gobernador dijo que "el tema del narcotráfico ha penetrado todo el mundo, pero a nosotros nos preocupa enormemente el índice de muertes que eso está ocasionando en nuestra provincia".

Al ser consultado sobre la detención del sargento M., un policía que hasta el viernes trabajó en la Secretaría de Delitos Complejos del Ministerio de Seguridad (el área que debería investigar la narcocriminalidad) y que está acusado de "venderle" a Los Monos información sobre quiénes los investigaban, Bonfatti fue tajante: "Caeremos con todo el peso de la ley sobre los policías corruptos. Desde ya tiene la condena ética pero ahora la Justicia determinará su grado de responsabilidad".

Y agregó: "Nosotros sabíamos que había un policía infiltrado y por eso para hacer los operativos del viernes se trabajó con agentes de otras regionales. Eso no implica que vaya a haber cambios en la Unidad Regional II". Y cuando se le preguntó si podría haber más policías involucrados, dijo que "ésto es sólo el principio del trabajo y si hay pruebas se erradicará a cualquier policía vinculado al delito".

Algo más grande. En ese sentido, el fiscal de Cámaras Guillermo Camporini remarcó que "puede haber cobertura policial en el accionar de estas bandas, pero el trabajo originario de esta causa es de la gente de la División Judiciales de la Unidad Regional II". Y destacó: "Por ahora está clara la responsabilidad de un policía, pero no sabemos si tenía autonomía en su conducta o respondía a otros hombres de la fuerza. Eso se está investigando. Es el inicio de algo más grande".

A su turno, la fiscal Rubiolo reconoció el trabajo de todas sus pares de grado y contó que el viernes, cuando salieron de Tribunales hacia el barrio 17 de Agosto, "sólo el fiscal (Guillermo) Camporini y yo sabíamos que tipo de trabajo se iba a hacer". En ese marco dijo que "todo el operativo se realizó bajo la supervisión de las fiscales, dando órdenes, garantizando la integridad de las personas, acompañando el trabajo de la preventora" (policía).

Recordó que la causa original que está en manos del juez Juan Carlos Vienna es el crimen de Martín Fantasma Paz, ocurrido el 8 de septiembre del año pasado en Entre Ríos y 27 de Febrero. "De esa investigación surgieron escuchas y elementos que nos permitieron realizar el operativo", dijo la funcionaria judicial. Pero no quiso abundar en el detalle de esos elementos y pruebas "que le serán expuestos a los detenidos cuando sean citados a declarar y delante de sus abogados".

Cuando parecía que el acto terminaba arribó el Procurador General de la Corte, Jorge Barraguirre, quien tras coincidir en la importantancia del trabajo conjunto del cual ya habían hablado los fiscales y el gobernador, expresó que "es necesario terminar con las investigaciones hechas en compartimentos estancos, la fragmentación y las cuestiones jurisdiccionales que complican el ataque a bandas que se manejan de forma centralizada. Necesitamos una politíca criminal única entre el Ejecutivo y la Justicia", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS