Edición Impresa

Matan a tiros a dos adolescentes tras una persecución en autos motivada por los celos

Si no hubieran existido al menos ochos disparos calibre 9 milímetros, la escena que se observaba ayer al amanecer en Constitución al 3200 era la de un trágico accidente de tránsito. Pero al...

Viernes 06 de Septiembre de 2013

Si no hubieran existido al menos ochos disparos calibre 9 milímetros, la escena que se observaba ayer al amanecer en Constitución al 3200 era la de un trágico accidente de tránsito. Pero al saberse que dentro de uno de los autos había dos pibes de 19 y 17 años ejecutados a balazos, esa escena mutó totalmente. Primero los pesquisas pensaron en un doble crimen con tintes mafioso. Sin embargo, con el correr de las horas los investigadores guiados por el juez de Instrucción Guillermo Pérez Urrechu y su par de Menores, Dolores Aguirre Guarrochena, se inclinaron sobre la hipótesis de que el doble crimen estuvo motivado en una disputa por celos adolescentes.

La secuencia que relataron los vecinos de Constitución al 3200, en el barrio San Francisquito, fue el de una ejecución a sangre fría. Una mujer de la cuadra rememoró: "Eran más o menos las 4.45 cuando se escuchó el estruendo por el choque de los autos. Y sobre el pucho, cuatro o cinco disparos". Por entonces, sobre el desastrozo pavimento de calle Constitución, frente a la escuela primaria 1202 "Gendarmería Nacional", había un Volkswagen Gol negro con un fuerte impacto sobre el lado derecho de su carrocería que lo llevó a quebrar una columna de alumbrado y un Renault 9 azul.

En el interior del VW Gol agonizaban Mariano Nahuel Cejas, de 19 años, y Daiana Estefani Moyano, de 17. El muchacho, que vivía en pasaje Sitjas al 4000 (en inmediaciones de Centeno y Avellaneda) tenía tres impactos de bala, uno de ellos en la nuca. La chica, domiciliada en Presidente Quintana al 3500, presentaba dos balazos y graves traumatismos por recibir de lleno el impacto del auto contra la columna. Un pariente de la joven indicó que los pibes estaban de novios hacía un mes.

Hermanos. A unos cinco metros del Gol quedó el Renault 9, después de dar una vuelta de campana. Los vecinos relataron que los tres chicos que iban en el vehículo, los hermanos Gustavo, Camila y Oriana G., de 19, 17 y 15 años respectivamente, fueron detenidos a unos 150 metros de la escena, por calle Garay entre San Nicolás y Cafferata.

Oriana fue la que peor la llevó ya que por la colisión perdió una parte de su oreja derecha y fue internada en el Hospital de Emergencias. Su hermana Camila fue a parar al hospital Carrasco ya que sufrió contusiones por el vuelco.Y junto a Gustavo, que resultó ileso, quedó detenida por haber participado del doble crimen. La menor, en tanto, fue entregada a sus padres previo paso por la Subsecretaría de la Niñez, Adolescencia y Familia de la provincia. Al lado del auto en el que iban los chicos la policía secuestró una escopeta calibre 16 que no fue utilizada en el hecho, pero no se incautó ninguna pistola del calibre utilizado para la ejecución de Cejas y Moyano.

Rápido y furioso. En Constitución al 3200, entre Deán Funes y la cortada Amazonas, el pavimento está destruido por la realización de las obras de cloacas. Quien transite por allí desestimará inmediatamente que los vehículos estuvieran corriendo picadas, que fue una de las hipótesis preliminares. Lo cierto es que a las 4.45 de ayer el Renault 9 patente SER820 circulaba en contramano por Constitución de sur a norte persiguiendo a alta velocidad al VW Gol patente HAY114. Tras cruzar la bocacalle de Deán Funes y saltar un badén, los autos se tocaron violentamente.

Tras ese choque, el Gol impactó contra una columna de alumbrado de madera y quedó sobre la vereda de la escuela, frente a una placita con juegos infantiles. Más adelante, tras dar una vuelta de campana, el Renault quedó clavado frente a la escuela primaria 1202. Sobre la puerta del acompañante presentaba tres orificios de bala. Dos de esos plomos atravesaron el interior del auto. Uno salió por la puerta del conductor y otro dejó la huella del impacto pero no alcanzó a perforar la chapa.

La inmediatez de la ejecución relatada por los vecinos obliga a pensar si un hombre que vuelca con un auto a alta velocidad puede bajarse rápidamente, matar a dos personas y huir a pie. En algún momento, durante la mañana, los pesquisas barajaron la posibilidad de la presencia en la escena del crimen de un tercer vehículo, de color rojo.

Impotencia. "No sabemos nada, no entendemos nada. Queremos que nos expliquen qué pasó. Ni siquiera sabíamos que Mariano tenía novia. No sabemos quién es la piba que estaba con él y menos qué fue lo que originó este desastre", explicó en la puerta de la comisaría 18ª uno de los parientes del pibe asesinado. "Mariano trabaja en la verdulería de un autoservicio y se compró este auto con sus ahorros. Era un buen tipo, que no se metía con nadie y no tenía antecedentes", relató otra familiar mientras observaba el VW Gol alrededor del cual se incautaron ocho vainas calibre 9 milímetros.

Si bien nadie salió a ver qué pasaba inmediatamente, fueron varios los que observaron la escena desde los postigos de sus puertas o ventanas. "El pibe que bajó del Renault empuñaba una pistola calibre 9 milímetros", comentó a La Capital uno de esos vecinos. Fuentes de la pesquisa indicaron que ese testimonio obra en la causa y es un elemento que complica a Gustavo G.. Sin embargo el arma no fue hallada.

El testimonio de un familiar de Daiana Moyano, en tanto, incorporó en la causa la hipótesis de los celos adolescentes como posible disparador del doble crimen (ver aparte). Ahora todo dependerá de lo que puedan hacer los investigadores y las pruebas de dermotest para saber si el tirador está entre los detenidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS