Edición Impresa

Los valores de la mujer

Nacemos de su vientre, nos cobija con lo más sencillo, el amor, los besos y caricias, nos volvemos grandes, de a poquito claro, cometemos mil diabluras que oculta para no molestar a otros...

Miércoles 03 de Septiembre de 2014

Nacemos de su vientre, nos cobija con lo más sencillo, el amor, los besos y caricias, nos volvemos grandes, de a poquito claro, cometemos mil diabluras que oculta para no molestar a otros, y sin darnos cuenta somos mayores y muchas veces cometemos errores que nos duelen a nosotros, pero más le duelen a ella. Nos enfermamos y ella está a nuestro lado, nos casamos, tenemos hijos, pero son de ella los nietos que les damos, prolonga todo su cariño multiplicado, tal vez con lo que es su continuidad en la vida. Entonces, surge una pregunta ineludible: ¿de qué están hechas estos seres maravillosos? Cuántos esfuerzos por ella realizados que no nos damos cuenta y muchas veces ni valorizamos. No tienen tiempo para ellas, pero para nosotros sí. No hay cosa en el mundo que para sus seres queridos no hagan, y digo cualquier cosa, desde perdonar errores hasta realizar cualquier tipo de tareas, aún sin estar preparadas y no importa de los niveles que se trate, si para sus seres queridos sirve, vale. Son tantas las cosas que les debemos y, aunque a veces nos hieran, siempre será para mejorar algún punto de vista equivocado. Si por enaltecer sus valores se trata, quizás no bastarían estas simples pero sentidas palabras, y es por eso, que, con muchísimo respeto quiero expresar mi agradecimiento, aunque tardío, por haber nacido de su vientre y estar conmigo otro ser maravilloso. La mujer.

Dusan C. Sigulin

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario