Edición Impresa

Los estadounidenses creen que la cámara de gas es mejor que la inyección letal

Dos tercios de los estadounidenses favorecen métodos alternativos (silla eléctrica, cámara de gas) para aplicar la pena de muerte en lugar de la inyección letal, utilizada en la dolorosa ejecución...

Viernes 16 de Mayo de 2014

Dos tercios de los estadounidenses favorecen métodos alternativos (silla eléctrica, cámara de gas) para aplicar la pena de muerte en lugar de la inyección letal, utilizada en la dolorosa ejecución de un condenado en Oklahoma la semana pasada (que levantó una oleada de protestas), según un sondeo dado a conocer ayer.

Según una encuesta realizada una semana después de esa accidentada ejecución, las opiniones en favor de la pena capital no cayeron: 59 por ciento de los estadounidenses continúa aprobando la pena de muerte.

Un tercio de los encuestados piensa que las inyecciones letales no son posibles mientras duren los problemas para conseguir los productos necesarios, y preconizan una moratoria de las ejecuciones.

Pero 20 por ciento favorece el empleo de la cámara de gas, 18 por ciento la silla eléctrica, 12 por ciento el pelotón de ejecución y 8 por ciento el ahorcamiento.

De todos modos, 59 por ciento de los encuestados se declara en favor de la pena capital, en descenso constante desde hace 20 años, cuando en 1994 el 80 por ciento la apoyaba.

Por el contrario, 35 por ciento de los interrogados se opone a la pena de muerte, la cuarta parte de ellos por razones religiosas. En esta categoría, el 70 por ciento piensa que la inyección letal debe ser la única opción si la pena de muerte se impone.

Entre las opiniones favorables a la pena capital, 37 por ciento piensa que la cadena perpetua sería una pena más pesada.

También existe una diferencia entre conservadores y liberales, con solamente 18 por ciento de los republicanos que se oponen a la pena capital y la mitad de los demócratas.

El sondeo para la cadena NBC News fue realizado por Hart Research and Public Opinion Strategies, interrogando a 800 adultos entre el 7 y el 10 de mayo y comporta un margen de error de 3,46 puntos porcentuales.

Los 35 estados de Estados Unidos que contemplan la pena capital tienen en la inyección letal su método principal de ejecución, aunque ocho de ellos también incluyen en sus leyes la posibilidad de muerte por silla eléctrica, gas, horca o incluso pelotón de fusilamiento, según el Centro de Información de la Pena de Muerte.

Sin embargo, la inyección letal se está convirtiendo en una práctica cada vez más difícil por las reticencias de las farmacéuticas a que se usen sus productos y a casos como el de Clayton Lockett, un preso ejecutado el 29 de abril y que pareció recuperar la consciencia en mitad del proceso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario