Edición Impresa

Los aceiteros anticipan la discusión salarial de 2014

El sindicato reclama un salario mínimo de $ 9.000 y asegura que las ganancias del sector sustentan este reclamo. Cómo viene la pelea sindical en el resto de los sectores.

Domingo 27 de Octubre de 2013

Con organización suiza y conciencia sindical bien argentina, los aceiteros se juntaron en un muy concurrido plenario de delegados hace dos semanas para calentar motores respecto a la paritaria que se viene.

   En el Patio de la Madera, los delegados que llegaron desde diferentes lugares del país escucharon durante toda una tarde la exposición detallada de los asesores económicos del gremio, quienes desmenuzaron los números finos del sector a nivel nacional y explicaron las tendencias globales del negocio para los próximos años.

   Luego llegó el turno de los abogados, que recordaron el recorrido histórico del sindicalismo nacional y pusieron en claro el punto de inflexión que significó para ese gremio la llegada como colaborador del laboralista Horacio Zamboni, quien —según dijeron— “los hizo tomar conciencia” de los derechos a reclamar como trabajadores.

   Con ese nivel de preparación, los representantes de los trabajadores aceiteros y desmotadores de algodón nucleados en la FTCIOD y ARA plantearon que a partir de fin de año reclamarán a sus patronales un salario básico de al menos 9.000 pesos, casi 2.000 pesos por encima del que acordaron a fines de 2012.

   Ese número corresponde a un salario mínimo, vital y móvil “real y no el del gobierno”, elaborado desde la facultad de Economía de la UBA y de la UNR y tomado como referencia por el gremio desde el año 2004.

   “Algunos creen que tenemos buenos salarios porque trabajamos en un sector con altas ganancias, pero eso no es así. Tenemos buenos salarios porque tenemos una muy alta conciencia sobre nuestros derechos y los defendemos sin complejos, y el que nos hizo cambiar la cabeza fue Zamboni”, afirmó Daniel Yofra, secretario general de la Federación.

   Por eso y sobre esa base, si bien reconocen que este es un año algo complicado para el sector debido a la alta capacidad ociosa de las plantas de molienda y a las restricciones al biodiesel argentino por parte de la Unión Europea, desde el sindicato destacaron que el costo laboral para las empresas no es mayor al 5% y que los precios —si bien lejos del récord de 2008— siguen siendo altos y en dólares. “Si las grandes aceiteras acaban de comprar 500 millones de dólares en bonos es porque problemas financieros no tienen”, aseguró Sergio Arelovich, cabeza del grupo de economistas locales que asesoran a la Federación.

   “Con menos de un cuarto de ese monto se podría pagar el 25% de aumento a los aceiteros en 2014”, agregó, poniendo el piso a lo que será el reclamo salarial que en poco tiempo circulará en el sector.
  Desde hace años, la paritaria aceitera es la que inaugura la temporada de reclamos salariales y la que le pone un número al aumento promedio que luego saldrán a pedir otros gremios.

Coyuntura particular. Este año, sin embargo, no es igual a los anteriores, ya que las empresas del sector aseguran estar operando con una capacidad ociosa que ronda el 30% de las plantas en promedio.

   A esto se sumaron las medidas tomadas por la Unión Europea durante las últimas semanas respecto a restringir las compras de biocombustible argentino, del que consideran que no respeta las reglas antidumping. “Es cierto que el escenario es complicado porque faltan semillas y la capacidad de molienda es muy grande, y puede ser que estén trabajando con un 30% de capacidad ociosa”, reconoció Adrián Dávalos, el secretario general del Sindicato Aceitero de Rosario.

   Sin embargo, resaltó que durante los últimos tiempos las empresas del sector “se llenaron de plata”, por lo que no es cierto que enfrenten un escenario de estrechez financiera tal que no les permita afrontar sus costos laborales.

   “Las empresas se quieren mostrar débiles pero nosotros no vamos a subsidiarlas con el esfuerzo de los trabajadores”, dijeron ambos dirigentes, quienes resaltaron una y otra vez que desde esa organización “no van a permitir ni suspensiones ni despidos”.

   “Si bien aparecieron algunas alteraciones para el corto plazo, ninguna de éstas le quitó dinámica a la acumulación de capital del sector. Aunque haya un crecimiento suave de los números para el aceite, el poroto y la harina siguen firmes, y este sigue siendo el mayor complejo sojero del mundo”, dijo Arelovich.

   El economista les recordó a los delegados reunidos en Rosario que el pasado día 12, las principales cerealeras que operan en el país prometieron comprar bonos Baade por 500 millones de dólares distribuidos de la siguiente forma: Cargill y Bunge 100 millones cada una, y el resto los 300 millones restantes.

   “Esto significa que existe un excedente que no afecta el proceso de acumulación de las empresas, que agregan así otra fuente de ganancias”, explicó el especialista. Este monto, dijo, equivale a 300 mil salarios brutos de trabajadores del sector, o a la compra de 6.000 viviendas. “Con menos de un cuarto de ese monto se podría pagar el 25% de aumento a los aceiteros en 2014”, agregó.

   Los aceiteros también le reclamaron al gobierno nacional un mayor compromiso respecto a la actualización de los cortes obligatorios de los combustibles fósiles con otros de origen vegetal, para poder suplir las menores exportaciones con ventas al mercado interno.

   Al mismo tiempo, criticaron el papel desempeñado por el Ejecutivo en las negociaciones salariales, ya que desde el Ministerio de Trabajo —dijeron— “se fijan topes a los aumentos que terminan siendo funcionales al empresariado”.

Escenario global. Según las proyecciones de comercio exterior elaboradas por el Usda (el departamento de Agricultura de EEUU), los volúmenes de exportación de porotos de soja durante los próximos diez años se incrementarán un 37%. El dato relevante es que Brasil desplazará probablemente a EEUU como mayor exportador mundial del poroto, con Argentina siempre en la tercera posición con una suba de la participación total en la exportación del 10 al 12%.

   Así lo expresaron Sergio Arelovich y Diego Kaufman, los economistas de la UNR que asesoran al sindicato aceitero respecto a las últimas novedades del sector a nivel local, regional y mundial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS