Edición Impresa

La siniestra sombra de Río Tercero, en 1995

Jueves 05 de Septiembre de 2013

La explosión de ayer en la Fábrica Militar de Villa María trajo a la memoria las detonaciones de su homóloga de Río Tercero de 1995, producidas en esa ciudad cordobesa el 3 de noviembre, que provocaron la muerte de siete personas y heridas a más de 300; decenas de casas en ruinas y centenares seriamente dañadas. La ciudad quedó regada de esquirlas y municiones de guerra. Este desastre está vinculado con el escándalo por venta de armas a Ecuador y Croacia.

El entonces presidente Carlos Menem llegó al lugar a las pocas horas y declaró que se trató de un accidente, instando al periodismo a no hablar de atentado. A partir de esto las sospechas de que fue un hecho intencional se hicieron evidentes.

Los mandos militares y el Poder Ejecutivo Nacional se encargaron de alimentar la teoría del accidente, Carlos Menem era presidente y Oscar Camilión, ministro de Defensa. A partir de allí se iniciaron una causa penal y numerosas causas civiles.

La causa penal fue tratada durante aproximadamente diez años por el juez federal Luis Martínez y el fiscal federal Roberto Massuet, quienes suscribieron siempre la hipótesis del accidente. Durante este tiempo la causa estuvo inactiva. A la par se sucedían amenazas, muertes dudosas, "suicidios" de testigos involucrados; y se realizaban pericias fraudulentas, para avalar dicha hipótesis.

A fines de la década del 90 comenzó a crecer la sospecha de una estrecha relación entre las explosiones y la venta ilegal de armas a Croacia y Ecuador entre 1991 y 1995 (la primera denuncia sobre el contrabando armas apareció en marzo de 1995). En esos años, Argentina le vendió a Croacia y Bosnia 6.500 toneladas de armas, por un valor de casi 34 millones de dólares, con el agravante de que sobre este país pesaba un embargo de las Naciones Unidas, al estar en guerra con Serbia.Según datos recopilados por la Asociación Permanente por los Derechos Humanos (Apdh), "se realizaron cinco envíos en barcos originarios de Croacia. La venta fue realizada por la Dirección General de Fabricaciones Militares (Dgfm). Este organismo fue intervenido por el gobierno del ex presidente Carlos Menem y su interventor era Luis Sarlenga. El intermediario fue el militar Diego Palleros, quien obtuvo un certificado falso que consignaba que el destino final de las armas era Panamá. Esta operación se concretó a través de los decretos secretos 1697 y 2283, firmados por el ex presidente Menem", informaron. "En 1995, Argentina le vendió armas a Ecuador cuando este país estaba en guerra con Perú. Entonces, la Argentina era garante de paz entre ambos países por ser miembro del Grupo del Tratado de Río de Janeiro. La operación se hizo a través del decreto secreto 103, firmado por el ex presidente Menem", dijeron.

En agosto de 2008 el juez federal subrogante de Río Cuarto, Oscar Valentinuzzi, procesó sin prisión preventiva al ex presidente Carlos Menem y a otros dos militares (Heriberto Baeza González, ex secretario de Planificación para la Defensa y el número dos de Fabricaciones Militares, Norberto Osvaldo Emanuel) por la explosión de la Fábrica Militar de Río Tercero. Los tres fueron embargados en 200 mil pesos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario