Edición Impresa

La paradoja del éxito o el fracaso detrás de la final del "Bailando"

Anita Martínez y El Bicho Gómez le ganaron la competencia de baile a Hernán Piquín y Cecilia Figaredo. El humor venció.

Miércoles 17 de Diciembre de 2014

Y un buen día, en una larga noche, Anita y El Bicho levantaron la copa. Así, como si fuera un cuento de niños, se coronó la final de "Bailando 2014", la piedra preciosa de "ShowMatch", que terminó a las 2 de la madrugada de ayer, con altos picos de rating. La emoción atravesó la pantalla en el programa conducido por Marcelo Tinelli. Hasta la pareja perdedora, integrada por Hernán Piquín y Cecilia Figaredo, mostró evidentes expresiones de felicidad por el triunfo de Anita Martínez y Marcos "El Bicho" Gómez. Y volaron los papelitos en un cierre que hasta tuvo un show en vivo de Tan Biónica. ¿El show debe continuar?

No hay dudas, el programa de Tinelli es mucho más que un mero concurso de baile. Aunque todo "ShowMatch" sea acaparado por este "Bailando 2014", que no es otra cosa que una nueva denominación de "Bailando por un sueño", con un sueño que es una excusa para justificar el espectáculo televisivo. Los ganadores de ayer representaron el sueño de la Asociación de protección de animales San Francisco de Asís, mientras que la pareja perdedora lo hizo en nombre de la Escuela especial nº 16 de Virasoro, con alumnos de capacidades especiales.

El formato "Bailando por un sueño" dejó de ser exitoso en otras partes del mundo, pero en la Argentina calienta la pantalla año a año. Y la prueba fue esta final con picos de rating de 29 puntos, y que fue lo más visto del día, aunque las estadísticas dirán que midió casi 7 puntos menos que la última final, que fue en 2012, ya que en 2013 Tinelli se tomó un año sabático.

A lo largo de los cuatro ritmos: clásico, bachata, cuarteto y k-pop (denominación de un género pop oriundo de Corea), el jurado decidió dar por ganador, por 3 a 2, a la dupla de Anita y El Bicho. Tanto Moria Casán, como Nacha Guevara, Soledad Silveyra y Marcelo Polino privilegiaron lo que, en definitiva, votó el público: la espontaneidad, el humor y el repentismo de los ganadores. Es que Piquín, que llegó a su tercera final consecutiva tras ganar las dos anteriores junto a Noelia Pompa, mostró junto a Cecilia Figaredo un vuelo artístico al borde de la perfección. Algo inusual en las otras 26 parejas participantes, y eso que estaban Mora Godoy, Eleonora Cassano, Laura Fidalgo (en muletas, por una lesión que la dejó afuera del concurso) y Maximiliano Guerra. Pero este programa requiere show, y ese show lo brindaron Anita y El Bicho, ratificados por casi el 60 por ciento de los 940 mil votos surgidos de la decisión final del público vía telefónica.

El último programa del año fue más allá de esta definición. Una cuidada producción de Ideas del Sur elaboró un compilado con lo mejor del año, no sólo de las parejas finalistas, sino con los picos emotivos de ocho meses al aire en la pantalla de El Trece. Allí entraron desde las disparatadas composiciones de Adelmar y Titina (lejos, lo mejor de la pareja ganadora), los tortazos, los besos en la boca para todos de Anita y El Bicho, el aquadance, aquella apertura del año fastuosa y despareja, el homenaje de Mimí Pons a su hermana Norma y hasta las desmesuradas lágrimas de Peter Alfonso tras quedar afuera en la semifinal.

Y un párrafo aparte para Tinelli, quien se permite jugar el juego que más fácil le sale y hacérselo creer al público. Las lágrimas de "sorpresa" por un video que le hicieron sus cinco hijos y la emoción de su mujer Guillermina Valdés lo vuelven a pintar como ese personaje que no por poderoso deja de ser terrenal. Y eso es rendidor en una televisión de aire que primero sucumbió ante el cable y ahora pierde espacio con Internet y la posibilidad de verlo todo on line. En ese contexto de cambios vertiginosos en las tendencias y en los hábitos de consumo cultural, Tinelli sigue liderando el rating haciendo siempre lo mismo. Queda en el lector definir si eso es un éxito o un rotundo fracaso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario