Edición Impresa

La galería de Gilberto

Los Krasniasky y los Tealdi somos parientes por elección. Toda una vida compartida con cariño, de ese que no se mide. Simplemente se da y se recibe. Tal vez haya empezado con la amistad de Héctor Tealdi con Gilberto o con Marcelo Krass. No sé.

Jueves 04 de Septiembre de 2014

Los Krasniasky y los Tealdi somos parientes por elección. Toda una vida compartida con cariño, de ese que no se mide. Simplemente se da y se recibe. Tal vez haya empezado con la amistad de Héctor Tealdi con Gilberto o con Marcelo Krass. No sé. Tampoco importa. El hecho es que pasó de una generación a otra en ambas familias, y hoy todos sabemos que el otro está ahí. Como estuvo siempre Gilberto en su galería de arte. Ese espacio inefable, indescriptible y perenne (aunque ya no exista a la vista), que está dentro nuestro. Lugar de encuentros amistosos, de momentos compartidos, de un tiempo glorioso de las artes plásticas en la ciudad.  Años atrás, a esta altura, estaríamos preparándonos para celebrar el Día del Artista Plástico (21 de septiembre). Pero ya no. Se fue el “ángel” que con su andar cansino, manos enlazadas en la espalda y cabellera blanca inmaculada convocaba sin llamar, sin escribir, sin publicar. Convocaba él solo, él estaba ahí y todos íbamos porque sabíamos que todo lo bueno estaba por pasar.  Tu partida duele Gilberto. Pero tu recuerdo ilumina y acaricia. Va un abrazo enorme de todos los Tealdi a todos los Krass. Con el amor de siempre.

Susana Tealdi
susanatealdi@yahoo.com.ar

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario