Edición Impresa

La comida árabe de José "Abuy" Obelli

Esta historia comenzó en 1969 y durante 30 años mi marido, Don José Obelli, se desempeñó como concesionario en el restaurant del Club Sirio de Rosario. Cocinaba más de 120 platos fríos y calientes árabes...

Miércoles 03 de Septiembre de 2014

Esta historia comenzó en 1969 y durante 30 años mi marido, Don José Obelli, se desempeñó como concesionario en el restaurant del Club Sirio de Rosario. Cocinaba más de 120 platos fríos y calientes árabes y cocina internacional con amor y sabiduría para todos y de todas las edades. En los inicios, sólo iban al club hombres exclusivamente, pero don José, a través de la unión en una mesa tradicional y cultural, posibilitó que la familia árabe rosarina hiciera de ésta una institución y adoptara al club como su segunda casa. Cocinaba todo fresco y variado, como en casa, complaciendo a quienes les pedían comida con sabor especial. Como todo, lo hacía con amor, mediodía y noche, para fiestas y eventos. La comida de Don José Obelli (Abuy) fue el deleite de varias generaciones en todo el país y el exterior. Un estilo, un sello que lo distinguía y quedaba en la memoria de los comensales con rostros felices. Entonces, me pregunto: ¿si no queda escrito, fotografiado, filmado y expuesto, significa que nunca existió? ¿O los intereses de algunas personas de esta institución no son importantes de evocar? El mensaje que quiero dejar es que nosotros cocinábamos con amor y tradición la rica y nutritiva comida árabe, y ese amor lo recibían los comensales que concurrían para saborear esta cocina étnica, evocando y rememorando sus propias raíces. En la memoria y el recuerdo está la comida árabe de José Idmon Obelli.Y sería oportuno que también los libros históricos, los videos publicados, las paredes del Club Sirio den cuenta del paso por la vida institucional, para honrar la memoria colectiva y a la verdad. Las instituciones dependen de personas como “Abuy” para su crecimiento sano y perdurable. Las nuevas generaciones no pueden ni deben desconocerlas, son cimientos y bases fundamentales en toda historia institucional que enriquecen a nuestro país.

Lydia Abdelahad de Obelli / LC 2.987.785

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario