Edición Impresa

Investigan la misteriosa muerte de una mujer en su departamento céntrico

Susto fatal ante un robo o deceso natural. Tenía 67 años y la encontraron en la cama de su vivienda de Santa Fe al 1600. No tenía signos de violencia en su cuerpo.  

Miércoles 04 de Septiembre de 2013

Susana Pulsoni tenía 67 años y vivía sola en un departamento del centro de Rosario. Ayer a la mañana la policía convocada al lugar por allegados de la mujer ante la falta de respuesta de ésta a sus llamados, la encontraron "maniatada y tirada sin vida en el piso del dormitorio" de la pequeña vivienda, según refirió un hombre de la Policía Científica que trabajó en el lugar. El misterio que rodea el hecho se acrecentó a partir de que el departamento de la víctima no presentaba demasiado desorden y la mujer no tenía a primera vista heridas ni golpes de ningún tipo, lo que anoche era tratado de comprobar por la autopsia de rigor. En tanto, la puerta del departamento estaba perfectamente cerrada y no presentaba signos de violencia.

En un principio los investigadores sospecharon que Susana había sido víctima de un supuesto robo, pero eso no pudo precisarse hasta anoche ya que la mujer no tenía familiares directos que pudieran hacer un arqueo de elementos faltantes en la propiedad. A última hora de anoche, en tanto, desde el Instituto Médico Legal los médicos foreneses informaron que "no se puede asegurar que la muerte haya sido por motivos naturales" y esperaban datos mas concretos para dar a conocer un informe oficial.

También llamó la atención de los pesquisas la cantidad de paquetes de cigarrillos dispersos en los distintos ambientes del departamento que habitaba Susana y un par de botellas de whisky abiertas que se encontraban en el pequeño comedor. La puerta era del tipo Pentágono y no estaba forzada, aunque el departamento tenía alarma y estaba desconectada. Cuando llegó la policía, los agentes ingresaron a la casa por medio de la llave que tenía una allegada a la mujer, precisamente quien los convocó ante la falta de respuesta de la víctima a sus llamados.

Susana era una vecina mas. Vivía en el departamento D del piso 19 del edificio de Santa Fe 1644. Una mujer joven la asistía en los quehaceres domésticos, ya que Pulsoni tenía problemas para desplazarse y pasaba por una etapa de depresión.

De acuerdo a los testimonios que los pesquisas recogieron en el lugar, el domingo anterior la mujer que ayudaba a Susana en la casa llegó al departamento y tocó timbre. No tenía las llaves de la puerta así que no pudo ingresar. Esperó un rato y se fue. El martes se repitió la situación. Llegó la mucama y tocó la puerta, pero esta vez se preocupó: "Estuvo un rato en la puerta, me dijo que tal vez la mujer estuviera empastillada y después vino la policía. Entonces, al abrir la puerta se encontró con la mujer muerta", dijo un vecino.

En la cama. Según las escuetas declaraciones de los investigadores, Pulsoni estaba sentada en la cama y con un inhalador como los utilizados por los enfermos asmáticos en la mesita de luz. No obstante, llamó la atención que había muchas colillas de cigarrillos en distintos sectores de la casa, aunque el departamento estaba limpio y en orden.

María Elena, una vecina que recientemente se mudo al complejo de más de cien departamentos, dijo no haber escuchado "nada extraño" que la sobresaltara, lo que es un dato no menor ya que la vivienda de la mujer fallecida está exactamente frente a la suya. "Era una mujer común. No escuché nada excepto hoy que vino la policía. La señora era grande y me parece que acostumbraba a comentar las cosas que tenía", dijo por lo bajo.

Los habitantes del edificio de pleno centro rosarino estaban conmocionados el mediodía de ayer. La característica de la propiedad horizontal es que la habitan básicamente estudiantes o bien personas solas. Y el recambio es permanente por los alquileres. Sin embargo existe allí un grupo de antiguos vecinos que conocían a Susana. "Estaba jubilada y aparentaba más edad de la que dicen que tenía. A veces sacaba temas de conversación en la puerta de calle o en el ascensor. Y otras veces parecía como perdida", dijo una antigua vecina.

Por el inhalador hallado en una mesa y por comentarios que la mujer habría hecho con vecinos, los pesquisas suponen que era asmática y no descartan que, en el caso de un posible robo, Pulsoni hubiera sido víctima de un ataque que le ocasionó la muerte.

Tanto los investigadores como los médicos forenses deberán determinar el motivo fehaciente de la muerte y nada se descartaba anoche hasta que la autopsia sobre el cuerpo de la mujer informe lo sucedido en el pequeño departamento.

“Una vecina con ánimo inestable”

Una vecina del edificio sostuvo que “era inestable en su ánimo y tomaba pastillas”. Y, como quien conoce la intimidad del vecindario, agregó: “A veces al combinarlas con bebidas le causaban malestar y tenía un carácter complicado”. En tanto, un vecino del mismo piso dijo que Susana “era una vecina más, que arrastraba su carrito de súper y saludaba siempre. Venía una chica a ayudarla pero no la visitaban mucho”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS