Edición Impresa

Investigan el secuestro de un testigo protegido en causa de Los Monos

Una persona que se encuentra bajo la protección de la Secretaría de Derechos Humanos sufrió un tremendo acto de intimidación según la denuncia recibida en el juzgado a cargo de Juan Carlos Vienna.

Lunes 02 de Septiembre de 2013

Una persona que se encuentra bajo la protección de la Secretaría de Derechos Humanos sufrió un tremendo acto de intimidación según la denuncia recibida en el juzgado a cargo de Juan Carlos Vienna. De acuerdo al parte preventivo policial esta persona fue secuestrada y retenida ocho horas el sábado en una edificación precaria cerrada con candado en Estudiante Aguilar entre Estados Unidos y Nicaragua hasta que, según consta en la denuncia, fue rescatada por efectivos policiales que comunicaron el hecho al juzgado.

Esta circunstancia se dio muy cerca de donde hallaron ayer fue hallado el cuerpo asesinado de un chico de 14 años lo que se consigna en la nota de esta misma página. En la misma calle, sólo separada por avenida de Circunvalación.

Gravísima. Fuentes judiciales consideraron muy oscura la situación, pero también gravísima: una persona que recibe protección tras haber declarado en la causa 312/12 que investiga el crimen de Martín "Fantasma" Paz, en la que refiere actos de violencia tan graves que mereció la cobertura del Ministerio de Justicia de Santa Fe, denunció con detalles cómo la secuestraron. Y una fuerza policial, la División Judiciales, detalló en un parte el modo en que fue liberada de un lugar cerrado, deshidratada y en medio de un shock nervioso.

En la denuncia esta persona, profundamente adicta a las drogas, señala haber sido interceptada en la calle y llevada a una construcción precaria donde la encerraron. "Venimos de parte de Luis M.", le dijeron. Efectivamente esta persona había mencionado como presunto narco a Luis M. en la causa del Fantasma Paz.

¿Cómo la rescataron? El relato ofrece dudas para los investigadores del caso pero es lo que consta en el parte del hecho. Señala que la persona, en virtud del estado de protección, tiene el teléfono de dos empleados policiales de la División Judicial. Y que llamó a uno de ellos con un teléfono celular lo que posibilitó la llegada al sitio y su liberación.

El hecho de una persona retenida con un celular a mano generó suspicacias en ámbitos no policiales. Según el parte preventivo, hubo vecinos que vieron cómo encerraban a la persona y cómo esta gritaba por ayuda luego de que sus captores se fueran. Y entonces le pasaron por debajo de la puerta un celular con el que pudo pedir ayuda.

Ahora el caso está en vías de reconstrucción. Lo único constatable por ahora es que una persona que tenía que estar protegida de modo especial, lo que es difícil por su dependencia de drogas, denunció haber vivido esta situación, con policías que reportan además haberla rescatado. El caso está en conocimiento del gobierno provincial y de Vienna.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario