Edición Impresa

Indignación en Turquía porque el Papa habló del genocidio armenio

Francisco utilizó el término "genocidio" para describir las masacres de armenios y las autoridades turcas reaccionaron

Lunes 13 de Abril de 2015

El Papa Francisco utilizó ayer el término "genocidio" para describir las masacres de armenios hace un siglo, unas declaraciones que provocaron indignación en Turquía, que llamó a consultas a su representante en el Vaticano y dijo que la opinión del pontífice es "infundada" y "parcial".

"En el siglo pasado, nuestra humanidad vivió tres grandes tragedias sin precedentes. La primera, considerada generalmente como el primer genocidio del siglo XX, golpeó vuestro pueblo armenio", dijo el Papa argentino en una misa en la Basílica de San Pedro, citando por primera vez en público una declaración firmada por Juan Pablo II y el patriarca armenio Karekin II en 2001. Muchos historiadores describen estas matanzas como el primer genocidio del siglo XX, aunque Turquía niega con firmeza que hubiera una planificación detrás de esos crímenes.

Como era de prever el discurso ha irritado a autoridades turcas, importantes aliadas en la lucha contra el islamismo radical que está siendo devastador para las comunidades cristianas de Oriente Medio. El Ministerio de Exteriores convocó al representante del Vaticano en Ankara para pedirle explicaciones y después llamó a consultas a su embajador en Roma, Mehmet Pacaci.

El primer ministro turco Ahmet Davutoglu dijo que las afirmaciones del Papa son "inapropiadas" y "parciales", mientras que el jefe de la diplomacia turca afirmó que las declaraciones del Papa "están alejadas de la realidad histórica y legal". El obispo de Roma pronunció estas palabras al abrir una misa en memoria de los armenios masacrados entre 1915 y 1917, en los últimos años del Imperio Otomano. La liturgia fue celebrada junto al patriarca armenio Nerses Bedros XIX Tarmouni, y en presencia del presidente de Armenia, Serzh Sargsyan. "Recordamos el centenario de ese trágico suceso, esa inmensa e insensata masacre cuya crueldad tuvieron que soportar vuestros antepasados", dijo Francisco en la misa.

Los armenios estiman que 1,5 millón de los suyos murieron entre 1915 y 1917, y que se trató de un genocidio, pero Ankara insiste en que no hubo ningún plan de exterminio de la población armenia. Según su versión, se trató de una guerra civil en la que murieron entre 300 mil y 500 mil armenios y otros tantos turcos, cuando los primeros se levantaron contra sus gobernantes otomanos y apoyaron a las tropas rusas invasoras, en plena Primera Guerra Mundial.

Uruguay fue el primer país del mundo en reconocer como genocidio estas matanzas, en 1965. Actualmente, más de 20 países lo reconocen, entre ellos Francia, Italia y Rusia. También lo hizo Argentina, que alberga la mayor comunidad armenia de América latina y la tercera del mundo, con unos 100 mil miembros. "Creo que es muy valiente", declaró a la AFP el vaticanista Marco Tosatti. "Antes de ser Papa, Jorge Bergoglio había declarado claramente en varias ocasiones que se trataba de un genocidio. "Citando a Juan Pablo II, ha reforzado la postura de la Iglesia". En 2014, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, entonces primer ministro, expresó sus condolencias por las masacres por primera vez. No obstante, el poder turco sigue achacando la mayoría de las muertes a los disturbios.

Los asesinados hace un siglo eran principalmente cristianos, y aunque las masacres no estaban abiertamente motivadas por razones religiosas, el pontífice las comparó con las de los cristianos actuales perseguidos por los islamistas radicales en varios países de Oriente Medio y Africa. "Hoy también estamos viviendo una suerte de genocidio creado por la indiferencia general y colectiva", afirmó. Francisco dijo que los otros dos genocidios del siglo XX fueron "perpetrados por el nazismo y el estalinismo", ocurridos antes de "otros exterminios masivos".

Asesores papales sobre abusos analizan el caso del obispo chileno

Associated Press

Cuatro miembros de la comisión que asesora al Papa Francisco sobre abusos sexuales viajaron ayer a Roma para expresar en persona sus preocupaciones ante la designación de un obispo chileno acusado de encubrir al abusador más conocido del país.

Marie Collins, miembro de la comisión, dijo que ella y otros tres integrantes se reunirán con el cardenal Sean O'Malley, de Boston, el lugarteniente del Papa en materia de abusos sexuales, para expresarle sus recelos ante la designación de Juan Barros como obispo de Osorno. Algunas víctimas del abusador, el reverendo Fernando Karadima, dicen que Barros estaba al tanto de los abusos e incluso presenció algunos de ellos varias décadas atrás cuando era protegido del carismático sacerdote, quien fue sancionado por el Vaticano en 2011 por abusar sexualmente de niños.

Collins dijo que si Barros no comprendió entonces que la conducta de Karadima era inaceptable, "entonces no comprende el abuso a los niños" y no debería estar al frente de una diócesis donde sería responsable de proteger a los niños de los pederastas.

Barros, antiguo capellán de las fuerzas armadas chilenas, ha enfrentado una oposición popular y eclesial sin precedentes desde que fue nombrado en enero. Más de 1.300 fieles de Osorno, junto con unos 30 sacerdotes diocesanos y 51 de los 120 legisladores nacionales chilenos, enviaron una carta al Papa Francisco en que lo exhortaron a rescindir el nombramiento.

Barros ha negado haber hecho algo indebido y ha insistido en que no conocía nada de los abusos sexuales hasta que se enteró en 2010 por reportes noticiosos. El Vaticano ha defendido el nombramiento alegando que no había "razones objetivas" para echarlo atrás. Collins, que fue víctima de abusos, dice que las alegaciones de las víctimas de que Barros presenció actividades indebidas y no hizo nada -así como la oposición sin precedentes a su nombramiento- lo incapacita para el cargo y hace poco probable que pueda cumplir su labor de líder. Una reunión entre Barros y fieles molestos con él fracasó cuando el obispo apareció con dos guardaespaldas y perros de policía, medidas tomadas luego de que su ceremonia de consagración fue objeto de protestas violentas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario