Edición Impresa

Hallan 19 kilos de droga en una chacra de Alvear

A partir de una investigación por un robo a una casa de electrodomésticos de zona sur el lunes pasado, la Agrupación de Orden Público de la Unidad Regional II allanó ayer una chacra en la zona...

Viernes 05 de Abril de 2013

A partir de una investigación por un robo a una casa de electrodomésticos de zona sur el lunes pasado, la Agrupación de Orden Público de la Unidad Regional II allanó ayer una chacra en la zona de Alvear. El resultado de la acción rompió los moldes usuales: en el lugar se encontraron armas de todo tipo, siete kilos de cocaína, doce kilos de marihuana, tres vehículos, dos televisores LCD y unos 150 mil pesos en billetes de baja denominación, distintivos de la venta minorista de droga.

Seis personas fueron detenidas, cinco hombres y una mujer que estaba junto a su bebe. Entre los apresados está el dueño del establecimiento: Diego Fabián C, de 36 años, un antiguo conocido de las fuerzas antinarcóticos de la policía provincial y, según testimoniaron por lo bajo oficiales experimentados, dueño de distintos búnker de la zona sur rosarina.

"Esto es un depósito de distribución de drogas. No encontramos una cocina, ni balanzas de precisión, ni material de armado. Todo está perfectamente compactado y embalado, de manera muy prolija, en bolsitas y papel. Acá no fraccionaron la sustancia ni armaron los envoltorios. Esto vino de otro lado", sostuvo un oficial al mando del operativo.

La pesquisa comenzó cuando a mediados de marzo se encontró a pocos metros de la chacra un camión que había sido robado en la ruta 33. A esto se sumó luego el robo a la empresa de electrodomésticos "Calatayud" (ver página 34) oficiales de Orden Público lograron, por medio de datos de inteligencia, información sugiriendo que parte de lo sustraído podría estar en la chacra. Se trata de un establecimiento situado en el límite entre Alvear y Villa Gobernador Gálvez, que puede verse a simple vista, desde el camino que termina en la planta de Cargill.

El operativo. Hacia allí se dirigieron unos 50 efectivos de distintas agrupaciones que atravesaron el camino rural y rodearon la vivienda. Al notar la presencia policial los ocupantes habrían escondido los estupefacientes en un chiquero, próximo al gallinero, y las armas las dejaron en una de las casas que conforman la granja.

Ante la sorpresa el dueño de la propiedad, Diego Fabián C., intentó escapar por la única ruta de acceso a bordo de un Ford Fiesta Kinetic chapa KCJ 333, pero fue interceptado por los móviles y no ofreció resistencia. Al entrar a las distintas propiedades de la chacra los efectivos se encontraron con cuatro hombres y una mujer, dos de ellos escondidos en los galpones y los otros intentando escapar a campo traviesa.

Los uniformados se percataron de que al menos una parte importante de droga había sido escondida en el chiquero.

"Acá hay de todo: pollitos, gallinas, nutrias, caballos y un montón de armas y drogas", dijo por su handy un oficial que no salía de su asombro.

Poblado de animales de granja, el lugar es un establecimiento próspero. Son tres viviendas — en una vivía el dueño junto a su mujer— cuatro galpones, un gallinero, una plataforma para vehículos de gran porte, dos galpones chicos para crianza de dos mil pollos, y distintos corrales en los que se amuchaban ovejas y caballos, todo rodeado por un campo de alrededor de 50 hectáreas con soja lista para la cosecha.

En una de las viviendas se encontraron dos pistolas calibre 9 mm, una Thunder 3.8, dos escopetas calibre 16, una escopeta calibre 32, dos chalecos antibalas y munición para cargar todo este pequeño lote.

Perros feroces. Además en la habitación había dos televisores LCD de 50 pulgadas. Llamó la atención de los uniformados el desplazamiento por el campo de tres perros pitbull, adiestrados y feroces. En la casa en la que se encontró el armamento había dinero en billetes chicos, muchos de diez, cinco y dos pesos. La policía contabilizó 150 mil pesos.

A esa altura, la hipótesis de que el allanamiento tenía conexión con el robo a la firma Calatayud se desplomó. El empresario fue consultado por un periodista sobre lo sustraído en el robo sufrido y éste aseguró que los televisores encontrados en el lugar no eran los suyos y que el dinero faltante no estaba en "cambio chico", una modalidad usada en la comercialización de drogas al menudeo en los búnker.

Dispersos quedaron los vehículos usados por los detenidos: el Ford Fiesta Kinetic, una camioneta VW Amarok y un Renault 11.

Anoche, efectivos de la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones, ex Drogas Peligrosas, barrían el establecimiento en busca de más estupefacientes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS