Edición Impresa

El Vaticano confirmó la visita del Papa a Cuba en septiembre

Broche de oro a la intermediación para el deshielo entre EEUU y la nación caribeña tras 50 años de Guerra Fría. El portavoz papal dijo que Francisco aceptó la invitación.

Jueves 23 de Abril de 2015

El Papa Francisco visitará Cuba en septiembre venidero, en un viaje que volverá a estar cargado de un enorme contenido político. El Vaticano confirmó ayer que el pontífice argentino hará parada en una fecha aún por confirmar en la isla caribeña, justo antes de visitar además Estados Unidos, con ambos países sumidos en un histórico acercamiento diplomático.

"El Papa ha aceptado la invitación", confirmó ayer el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi. "Cuba será una etapa previa a su llegada a Estados Unidos", agregó.

"Es una gran noticia", celebró por su parte el portavoz del Arzobispado de La Habana, Orlando Márquez, en una nota en la que también expresó su esperanza de que Francisco dé un impulso al actual acercamiento entre Cuba y Estados Unidos.

"Creo que su visita, que será de carácter pastoral, servirá para confirmar su apoyo a este proceso y el tradicional interés de la Iglesia por la paz y el bien de las personas", señaló Márquez.

Francisco volverá a ser así protagonista y quizá de nuevo una pieza clave en el deshielo entre Washington y La Habana. Los dos viejos enemigos ideológicos anunciaron a mediados de diciembre que retomarán pronto las relaciones diplomáticas rotas en 1961 tras negociar en secreto durante 18 meses, con el propio pontífice como mediador.

El Vaticano sirvió en octubre como sede para un encuentro entre representantes de Estados Unidos y Cuba, dos meses antes del anuncio.

Con su visita en ambas capitales y sus previsibles reuniones con ambos presidentes, el estadounidense Barack Obama y el cubano Raúl Castro, el pontífice argentino podría dar un nuevo impulso a una proceso de normalización de relaciones largo y complejo, más allá de la prevista reapertura de embajadas.

Después de medio siglo de hostilidades, ambos países tienen muchas diferencias que dirimir aún. Entre otras cosas, La Habana reclama el final del embargo económico y la devolución de la base naval de Guantanámo, y Washington ha asegurado en varias ocasiones que seguirá criticando la situación de los derechos humanos en Cuba.

Francisco no será el primer Papa en viajar a la isla socialista. Su predecesor, Benedicto XVI, hizo una visita pastoral al país antillano en marzo de 2012, y el Papa Juan Pablo II se convirtió en enero de 1998 en el primer pontífice de la Iglesia católica en visitar Cuba.

Sobre todo la visita del Papa polaco al único país de gobierno comunista en el hemisferio occidental causó entonces sensación. La visita de Juan Pablo II desempolvó entonces la fe católica, que había sido mal vista durante décadas en la isla.

El pedido de Karol Wojtyla de que "Cuba se abra al mundo y que el mundo se abra a Cuba", formulado algunos años después de la caída del bloque socialista del Este y con la isla sumida en una dura crisis económica, fue entonces un claro mensaje político. El ex presidente Fidel Castro había visitado dos años antes el Vaticano, en una visita que simbolizaba el final de las hostilidades.

Muchos religiosos dejaron la isla tras el triunfo de la revolución de 1959 y la práctica del catolicismo solía conllevar desventajas laborales y hostilidades sociales en las siguientes décadas.

El pontífice de 78 años volverá a abogar por la reconciliación entre Washington y La Habana, posiblemente durante otra misa multitudinaria en la plaza de la Revolución de La Habana, como las que celebraron sus predecesores, y quizá ya con una embajada estadounidense operativa a algunas calles de distancia. Luego viajará a Estados Unidos, donde se convertirá en el primer pontífice en hablar ante el Congreso. Su encuentro con Obama está previsto para el 23 de septiembre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario