Edición Impresa

"El procesamiento contra Tognoli no se sostiene, es nulo y debe ser revocado"

El abogado Eduardo Jauchen, defensor del ex jefe policial de la provincia Hugo Tognoli, lo mencionó a propósito del fallo del juez federal de Santa Fe Francisco Miño.

Domingo 07 de Abril de 2013

El ex jefe de la policía santafesina Hugo Tognoli sumó un segundo procesamiento en pocos días. Al que el 22 de marzo le dictó el juez federal de Rosario Carlos Vera Barros como supuesto cómplice de un narco del sur provincial, esta semana se le agregó el que le dictó el juez federal de Santa Fe Francisco Miño por haber encabezado una compleja trama delictiva con el fin de proteger a otro narco y desacreditar a una mujer que lo había denunciado. El primero de los fallos fue apelado por el abogado Eduardo Jauchen, quien representa a Tognoli; y sobre el segundo el profesional dijo que “es nulo” y por eso “la Cámara de Apelaciones lo revocará”.

   La nueva causa en la que procesaron a Tognoli se inició en marzo de 2011 con la supuesta persecución del comisario José Luis Baella, quien era jefe de Inteligencia de la ex Drogas Peligrosas y subordinado de Tognoli, al narcotraficante Daniel El tuerto Mendoza. Ese seguimiento terminó frente a la casa de Norma Castaño, titular de la asociación civil Madres Solidarias que tiene un hijo adicto y desde hace un par de años denuncia públicamente a Tognoli por su presunta complicidad con el narcotráfico. Así, Mendoza se encontró con Castaño en una charla que fue filmada por el policía Marcelo Otaduy, vecino de la mujer, en un video que el año pasado fue subido a YouTube con el supuesto fin de desacreditar a Castaño.

   “Tognoli junto con Baella y otros empleados de la fuerza habrían generado esta suerte de investigación al sólo efecto de gestar un encuentro entre Daniel Mendoza y Norma Castaño a fin de que aquel le exija el retiro de las denuncias que había formulado contra Tognoli y otros agentes de drogas”, dijo el juez Miño en el fallo ahora apelado.

   “Voy a interponer un recurso de apelación en el que no sólo voy a expresar agravios (manifestar disconformidad con el contenido y fundamentación de la resolución) sino que lo voy a impugnar de nulidad porque el juez ha dejado de lado por completo parte de los elementos que hay en la causa, a punto tal que su pronunciamiento se descalifica por si mismo e incurre en lo que la Corte denomina una resolución arbitraria. Y es así porque soslaya por completo elementos de prueba que son de absoluto valor probatorio para descartar de plano las argumentaciones por las cuáles se le habían atribuído a Tognoli los hechos por los cuales ahora lo procesan”.

   — ¿No puede ser que el juez haya valorado las pruebas en sentido negativo?

   — No. Al extremo tal que ni siquiera las menciona.

   — ¿De qué pruebas habla?

   — A Tognoli se le reprocha ser cómplice o armar una pequeña investigación que hizo Baella en contra de Mendoza (actualmente preso) y que fue una simple investigación preliminar en la que se realizó la filmación en la que se lo ve con Norma Castaño. Sin embargo, Tognoli ratificó lo que siempre dijo sobre esa investigación: que la hizo Baella por propia iniciativa y que en un comienzo no tuvo noticia de lo que ocurría.

   — ¿Es creíble esa afirmación?

   — ¿Por qué no lo sería?

   — Porque él era el jefe de Drogas y el juez tampoco la creyó.

   — El era el jefe de un área en la que se inician centenares de investigaciones, se reciben denuncias y se buscan y siguen pistas. Pensar que toda la actividad parte sólo del jefe no es serio, tanto como suponer que si éste no da la orden los efectivos permanecen inmóviles sin hacer su trabajo. A Tognoli lo informó después el oficial Moreira, superior de Baella. En cuanto a lo que el juez cree o no, nada puedo decir ni importa. Sí importa lo que escribió en una resolución que, como le dije, voy a impugnar por nula.

   — ¿Usted probó que Tognoli no tenía conocimiento de la investigación de Baella?

   — El oficial Moreira le informó y Tognoli tomó conocimiento de que se había realizado la filmación a Castaño una vez que se había judicializado la investigación. En ese sentido mal puede atribuírsele a Tognoli haber utilizado esa filmación, como se pretende, con la motivación de amenazar a la mujer para que retire una denuncia.

   — ¿Baella no desconocía las denuncias de Castaño contra Tognoli como para no ir de inmediato a decirle que al perseguir a un traficante éste terminó yendo y conversando con ella? ¿Inicia por su cuenta una investigación y no le dice nada al jefe?

   — Hay muchas investigaciones que se inician diariamente y se da conocimiento al superior jerárquico. Morerira era el superior de Baella y éste después le da conocimiento a Tonogli. Pero, además, hay que resaltar que Tognoli tampoco tenía ninguna noticia ni conocía de las denuncias de Castaño en su contra. No sabía nada.

   — ¿Cómo es posible si Castaño declaró que estando todavía el gobierno de Jorge Obeid ella fue recibida por el entonces ministro Roberto Rosúa y que desde entonces formuló denuncias?

   — No, no no. Esas no eran denuncias contra Tognoli. El no tuvo ningún conocimiento oficial hasta el año pasado en que se desató todo esto.

   — La causa había sido archivada y se reactivó en 2012. ¿Eso quiere decir que la denuncia contra Tognoli es anterior?

   — Sí, pero a Tognoli nunca se le dio notificación de nada.

   — ¿Cómo es posible?

   — Esa causa no se movió. No se le notificó a Tognoli ni a nadie. No hubo ninguna publicidad de la causa ni nada.

   — Es sorprendente.

   — Pero es así. Es que ni Norma Castaño esperó que esa causa prosperara. Tampoco pensó que iba a tener la posibilidad ahora de usarla para armar todo esto. Y hay algo más para que abone su sorpresa. El juzgado dice que remitió un oficio a Tognoli pidiendo información sobre la investigación realizada por Baella. Sin embargo, hemos probado que el oficio que el propio juez ordenó jamás llegó a la ex Drogas Peligrosas ni a ninguna otra repartición de la policía. Entonces le reprochan a Tognoli no responder un oficio que el propio juez, más allá de que dice haberlo ordenado, no mandó.

   — Si el juez dice que lo mandó, ¿no debería tener una notificación de que fue recibido por alguien en algún lado?

   — No la tiene. Ya probamos eso. En el expediente el oficio está ordenado pero no hay constancia de que se haya mandado y menos de que se haya recibido. Estas cosas el juez las pasó por arriba y archivó la causa. El la archivó.

   — ¿Hará caer el fallo?

   — Es lo que corresponde.

   — En nulo, dice usted

   — Tal cual interpondré el recurso y luego ampliaremos en la audiencia oral ante la Cámara. Y no tengo dudas. Desde mi punto de vista la causa no tiene que caer, sino que jamás debió subir.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS