Edición Impresa

El Papa Francisco aseguró en una charla que no vendrá a la Argentina antes de 2016

El máximo pontífice lo señaló ante un grupo de exalumnos jesuitas uruguayos que no sabe cuándo llegará a nuestro país, pero que la gira de ese año incluirá a Chile y Uruguay.

Domingo 27 de Octubre de 2013

El Papa Francisco aseguró ayer que no sabe cuándo visitará Argentina, Chile y Uruguay, pero que está seguro de que no será antes de 2016, al recibir en el Vaticano a un grupo de ex alumnos jesuitas uruguayos.

"No sé cuándo está planeado ir allá, antes del dieciséis no, seguro", manifestó el Papa a sus visitantes uruguayos. "Pero lo que sí es seguro es que si visito Argentina, tengo que visitar Chile y Uruguay, los tres juntos. Así que estaremos allí", explicó el Pontífice.

La reunión con los ex alumnos de los colegios jesuitas de Uruguay tuvo lugar al mediodía en la sala de los Papas del Palacio Apostólico, donde Francisco agradeció "la visita y el saludo" y exclamó: "¡Me traen tantos recuerdos de allá!".

"Lo único que me extraña es que no haya ninguno con el mate. ¿No se animaron? Ahí les faltó la veta uruguaya. Porque cuando vino el Presidente de ustedes estábamos con el mate", bromeó Jorge Bergoglio.

"Veo que hay muchos chicos; es una promesa y una esperanza. A mí esto me trae muchos recuerdos de los compañeros que han organizado esto, y cosas lindas", agregó.

El Papa Francisco viajó en julio a Brasil para las Jornadas Mundiales de la Juventud y la prensa italiana había informado entonces de un posible viaje en 2014 a su país natal, Argentina.

"Bueno, les agradezco todo de nuevo, y les pido un favor, que recen por mí, porque acá la gente es muy buena, son buenos compañeros y todos trabajan juntos, pero el trabajo es mucho, y no se da abasto. Recen por mí, por los colaboradores, para que podamos seguir adelante", pidió el Papa a sus visitantes uruguayos.

Si bien no tiene fecha confirmada, el próximo viaje del Sumo Pontífice será el año próximo a Israel, en compañía del rabino Abraham Skorka.

Antes de recibir a los uruguayos, Francisco se había reunido en audiencia privada con el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, con quien habló de la tradición cristiana del país y sobre la relación entre Iglesia y Estado.

Con Martinelli. El presidente panameño Martinelli le manifestó al Santo Padre que desea "acabar con la pobreza" en su país.

El Papa argentino recibió a la delegación de trece personas, entre la que se encontraba la ex presidenta panameña Mireya Moscoso, en la sala del Tronetto, donde Martinelli le preguntó: "Santo Padre, ¿cómo va en esta tarea?".

El Papa le sonrió amablemente y se privó de lanzarle algún comentario, según relataron los presentes en la sala al hablar posteriormente con algunos periodistas.

De allí el Papa y el mandatario se trasladaron a la Biblioteca, donde mantuvieron una conversación de 26 minutos.

Según un comunicado de la Santa Sede, la reunión transcurrió en un "clima de cordialidad" en el que hubo "un intercambio sobre algunos temas relacionados con la situación actual del país, en particular sobre las políticas sociales que el gobierno ha puesto en marcha, y sobre los proyectos de desarrollo para la Nación".

Posteriormente, hablaron de la larga tradición cristiana del país, "reafirmando los históricos vínculos bilaterales y reservando un interés especial a las relaciones actuales entre la Iglesia y el Estado", se indica en la nota del Vaticano.

Al término del encuentro entró la delegación para el intercambio de regalos y las fotos de rigor, donde Martinelli le regaló al Papa un marco realizado en bajorrelieve dorado.

Por su parte, Francisco le entregó un mosaico con la imagen de la antigua plaza de San Pedro, un proyecto que, según ha relatado, "nunca llegó a realizarse".

Además, el Papa donó a Martinelli la medalla de su pontificado, con la errata de emisión ya que en lugar de estar inscripta la palabra "Iesu" está "Lesu", además de rosarios, y una copia del documento de la Asamblea de Aparecida de obispos latinoamericanos del 2007.

En referencia a este último documento, el Papa bromeó al decirle al presidente que no es necesario que lo lea entero porque se le haría pesada la tarea, que lo ideal es que "lea las partes que más interesen". A ello Martinelli ha respondido: "Yo verdaderamente quiero reducir la pobreza en Panamá".

Esta es la segunda visita que realiza Martinelli al Vaticano, después de que en 2009 fuera recibido por Benedicto XVI en el palacio apostólico de Castelgandolfo, en las afueras de la ciudad de Roma.

El día en que fue elegido el nuevo Papa, Martinelli dijo que estaba muy contento con que el nuevo pontífice fuera latinoamericano, "la región donde más católicos hay" en el mundo.

"Le comentamos al Santo Padre que nos gustaría que fuese recordado como quien combatió la demagogia y el populismo que tantos pobres causa en América Latina", escribió en su cuenta de Twitter Martinelli a los pocos instantes de salir de la sede de gobierno de la Iglesia católica del Vaticano.

La marcha de San Lorenzo

El presidente de Panamá también le preguntó al Papa argentino cómo iba su equipo, San Lorenzo de Almagro, a lo que Francisco respondió un poco desconsolado: "El otro día perdimos". Se refería a la derrota frente a Lanús (2-3) donde el equipo de Boedo perdió la oportunidad de sumarse a la punta con Newells.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS