Edición Impresa

El mundo según cinco dibujantes

¿Cuándo fue que aprendí, o creí aprender, que el mundo puede reducirse a una línea? ¿Y que en esa línea encontrará todo lo que desea pero también aquello que no quiere encontrar?

Domingo 13 de Enero de 2013

¿Cuándo fue que aprendí, o creí aprender, que el mundo puede reducirse a una línea? ¿Y que en esa línea encontrará todo lo que desea pero también aquello que no quiere encontrar? Era joven, por cierto, y la obra de Paul Klee me había advertido que haría visible lo invisible para todos aquellos que deseaban ver. Y he encontrado es estos días, sin saber si los estaba buscando o no, algunas reflexiones bajo ciertos espacios en blanco que se encontraban rodeando algunos dibujos de Klee. Siento la necesidad de nombrarlos, pues tengo con ellos una deuda que nunca podré pagar. "El balanceamiento del mundo" (1914); "Teatro del mundo" (1918); "Flora prehistórica" (1920); "Un jardín para Orfeo" (1926) y ese "Inalcanzable" de 1934 que abarca tantas cosas en la historia del hombre que nos sorprendemos de haber llegado hasta este momento plagado de incertidumbres que ignoramos como hicimos para salvarlas, a menos hasta ahora. En cada línea el dibujo cuenta su historia, nos hace patente lo desconocido, no sólo aquello que se encuentra en lo profundo del creador sino todas esas cosas que, misteriosamente o acaso sin misterio alguno, pertenecen a todos.

El susurro de la línea

En una línea o en las incontables, cae una llovizna que la moja, un susurro que estalla dulcemente en tu cuerpo y en mis manos.

Una línea es un susurro

Hay dos susurros que anhelan ser uno solo. Las manos que desean el toque profundo y la línea que nos llevará a mundos que no conocemos.

Cielo e infierno

Dibujar una línea es el infierno. Dibujar aquella otra es el cielo. Entre el sexo y la castidad absoluta flotan las peras, los álamos y los mirlos. Un dibujo: el mundo. Dos dibujos: el mundo desaparece.

Enigma de una línea

Nació de la primera mirada que atrajo la atención del hombre y se detuvo a mirarla. Era una línea horizontal, vertical, que se arrastraba quietamente y será una línea que no se detiene, que sigue y que sigue hasta que ya no estemos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS