Edición Impresa

El mundo despidió al gran escritor García Márquez, cuyos restos ya fueron cremados

Hermetismo de la familia, que veló al gran escritor colombiano en su residencia de Ciudad de México. Aún se desconoce el sitio donde serán depositadas las cenizas del premio Nobel.

Sábado 19 de Abril de 2014

El cuerpo del escritor colombiano Gabriel García Márquez, que signó el camino de la literatura latinoamericana, fue cremado ayer en una ceremonia privada en Ciudad de México, tras su fallecimiento ocurrido el jueves a los 87 años en esa ciudad donde vivía desde hace más de tres décadas. Aún no se ha anunciado dónde reposarán las cenizas del premio Nobel de literatura de 1982.

El cadáver del novelista fue trasladado desde su residencia hasta una funeraria del barrio Pedregal en un coche fúnebre escoltado por un cordón de al menos 40 policías en motos. Una operadora de la funeraria J. García López, horas después, únicamente informó: "El servicio ya se completó", declinando dar más detalles.

"Los restos del escritor se incineraron en privado", dijo la directora del Instituto Nacional de Bellas Artes de México, María Cristina García.

La familia del escritor guardó un completo hermetismo durante toda la jornada.

El mundo literario y un universo de lectores lloraron la pérdida del narrador, a cuya casa, situada en el exclusivo barrio del Pedregal del sur de Ciudad de México, llegaron numerosos invitados para expresar su pésame a la viuda, Mercedes Barcha, y a los hijos Rodrigo y Gonzalo.

"Mercedes está tranquila, está muy bien, contestando constantemente el teléfono. Llena de tristeza pero tranquila", describió el veterano periodista mexicano Jacobo Zabludovsky al salir de la vivienda.

Hasta anoche no se dieron a conocer oficialmente las causas del fallecimiento del narrador. La familia dispuso que no haya honras fúnebres en la funeraria donde su cuerpo había sido llevado el jueves en medio de un gran despliegue policial.

El autor de "Cien años de soledad", considerado el padre del llamado "boom" de la literatura latinoamericana, nació en Aracataca el 6 de marzo de 1927 y en sus últimas apariciones públicas no hizo declaraciones a la prensa.

Llamado Gabo por su familia y amigos, había sido diagnosticado de un cáncer linfático en 1999, y en 2012 se dijo que padecía demencia senil, lo que fue desmentido luego en un video que lo mostró celebrando su cumpleaños.

Más obsequios y ramos de flores fueron entregados en la vivienda, como uno de margaritas y rosas blancas enviado por la cantante colombiana Shakira, amiga del escritor. "Mi más sentido pésame, Shakira", se leía en el mensaje.

Frente a la casa de García Márquez se vivieron ayer escenas sorprendentes. Su hijo Rodrigo trató de entrar a la vivienda pero la puerta eléctrica no quiso abrirse y, ante la insistencia de los medios para que hiciera una declaración, prefirió marcharse.

Poco después llegó un gran susto con el fuerte sismo de 7,2 grados de magnitud que sacudió Ciudad de México. Un gran candelabro negro que cuelga en la fachada se agitó por más de un minuto.

"Cuba perdió a un amigo", aseguró el viernes el presidente Raúl Castro, quien escribió a la viuda para expresarle su pesar. García Márquez residió en Cuba por varios años, en los cuales entabló una cercana y polémica amistad con el líder Fidel Castro.

Las condolencias de Castro se sumaron a la de muchos líderes en el continente.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ofreció a la familia de García Márquez todo el apoyo necesario por si desean que se le brinde un homenaje en su país. "Colombia entera está de luto: ha muerto el compatriota más querido y más admirado de todos los tiempos", dijo Santos.

Mariano Rajoy, jefe del ejecutivo español, envió un telegrama en el que expresaba en nombre de España el "más sincero afecto y admiración por el escritor imprescindible y más universal de la literatura en español de la segunda mitad del siglo XX".

El presidente estadounidense Barack Obama recordó que tuvo "el privilegio de conocerlo en México y allí me presentó una copia de Cien años de Soledad con su firma, que hoy atesoro".

El presidente ruso Vladimir Putin definió a García Márquez como "un gran amigo de Rusia". "Un gran escritor y pensador nos ha dejado", destacó el mandatario.

La guerrilla marxista de las Farc dijo que se "abraza en sentimientos de pesar" con la familia del escritor, en un mensaje transmitido desde La Habana, donde se encuentra en unas históricas negociaciones de paz con el gobierno colombiano.

"Con la despedida de este hombre magnífico, reiteramos hoy, que como Aureliano Buendía soñamos y haremos la paz", dijo la guerrilla en referencia a uno de los personajes más trascendentes del escritor.

El presidente uruguayo José Mujica escribió: "América Latina ha perdido a uno de los más grandes puntos de referencia en materia de su verdad, de su dolor, de su alegría", a la vez que aseguró haber conocido la obra del colombiano cuando estuvo preso (1972 a 1985).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS